BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta matemáticas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta matemáticas. Mostrar todas las entradas

martes, 3 de noviembre de 2020

Aprender mates con los cromos y cartas coleccionables


Tengo que reconocer que en mi infancia hice muchas colecciones de cromos. Recuerdo que cuando lanzaban una nueva un señor iba a la puerta del cole te regalaba el álbum y cromos como si fuera una cabalgata de reyes. Era una autentica locura. Si te lo montabas bien acababas consiguiendo cromos suficientes para comenzar la colección sin problemas. Y además te ahorrabas un dinero porque los álbumes costaban "muchas pesetas". Creo recordar que cuando empecé a dejar de coleccionar el sobre ya andaba por las 25 pesetas lo cual para la época era un pastizal. Aunque también recuerdo que Panini ofrecía regalos a los primero que mandaban un numero determinado de sobres vacíos y eran barbies o libros bastante guays. 

De esa forma la primera semana la colección estaba tan encauzada que acabas terminándola casi siempre. También era una época donde vivía cerca del Rastro y los domingos íbamos a intercambiar a la voz de "sile" "nole" en la plaza y cuando había un cromo super complicado siempre podíamos acabar la colección comprándolos en los puestos por un precio desorbitado o pedirlo a Panini que tenías que mandar la petición por correo postal y pagar en sellos. ¡Me acabo de sentir muy vieja contando todo esto! Pero lo que quiero decir es que las colecciones han evolucionado y cambiado mucho pero si hay cosas que se mantienen y es la ilusión por abrir un sobre, hacer tu lista, colocar los cromos o las cartas en el álbum y cambiar con los amigos. 

Este año hemos empezado a hacer una colección, es quizás el peor año para hacerlo porque no dejan a os peques llevar nada al recreo y no se mezclan en clase por lo que hacer cambios de cromos es una inversión inviable. Además nos hemos decantado por alguna colección de cromo-cartas, que son tarjetas rígidas que son más complicadas porque se clasifican por nivel de rareza y algunas son infinitamente raras y se cotizan a precios de oro en el mercado negro, y el precio del sobre ya oscila entre los 80 céntimos y los 2€ ... pero ¡Oye! Vamos a intentarlo. Y así de paso repasamos mates. ¿Cómo? Pues como lo hemos hecho toda la vida pero engañando a las criaturas para que lo hagan con alegría. 

Clasificación manual de cromos: Centenas, decenas y unidades. 

Después de tener un buen taco de cromos lo primero que hemos hecho es poner en unos papeles las guías básicas para que el peque se oriente. Es obvio que dependiendo de la edad les va siendo más fácil pero con 6-7 años puedes conseguir que lo hagan de forma autónoma. Lo primero es trabajar con las centenas. Después poco a poco por decenas cada pequeño montón. De esta forma poco a poco lo van entendiendo de una forma que les resulta útil. Después llegando a la unidad la cosa se pone emocionante porque ya toca pegarlo.

Hacer las listas.

Las listas de cromos que te faltan son también una forma ideal de fomentar la organización, la caligrafía y además presta atención y ponen mucho interés. 

Si además ya tenéis la lista hecho es una forma genial para que repasen los números el comprobar si los sobres que van abriendo tienen nuevos para pegar. De esa forma no manosean los álbumes y siguen repasando los números. Cuando la cosa está muy mal siempre pueden repetir la lista para tenerla a limpio y demás. 

Cambiar cromos.

Lo mejor de las colecciones es cambiar cromos y aunque este año la cosa no está tan bien porque es más complicado... ¿por qué no buscar nuevas formas? Usar los whatsapp del cole para que se pongan de acuerdo y cambien los cromos de forma virtual y además les animamos a que escriban un poco a sus amigos o les cuenten algo de forma que al final intercambiar se convierte en una forma de practicar otras disciplinas. ¡Adelante!

¡Ah! Si estás haciendo la colección ¿Quieres cambiar cromos con nosotros?

lunes, 30 de marzo de 2020

Dinolandia ¡Mira, busca. encuentra! de VVKIDS

Nunca pensé que lo diría pero... ¡Cómo molan las mates! He encontrado el libro perfecto, combina la gracia de los libros de buscar y encontrar con la aventura de los dinosaurios y encima las mates. Así dicho os llamará la atención porque resulta extraño pero el hecho es que es un libro donde no se lee, no se dan datos, pero sí te permite escribir en él números y encima garantiza horas de diversión.


Os va a llamar poderosamente la atención porque el libro del que os vamos a hablar hoy es un libros para jugar y disfrutar. Y así, a lo loco, y sin darnos cuenta aprender el camino. Su autora Agnese Baruzzi ha dado en la clave que activa todo cerebro infantil entre los 6 y los 12 años. Ha combinado los dinosaurios con las mates. Que así dicho ya os digo que la idea de hacer mates no te la habría comprado pero es que a la mitad del libro descubrí que en realidad estábamos haciendo sumas y además super complicadas.

Uno de los principales encantos de Dinolandia es su formato gigante. Es un libro grande, muy pero que muy grande. Y además no es un libro de leer, en sus paginas no encontrarás ninguna historia fascinante o las anécdotas sobre los grandes herbívoros del cretáceo, no, solo encontrarás dinosaurios, decenas, cientos, incluso miles de ellos. Y tu objetivo será encontrarlos, contarlos y sumarlos.

Para completar esta aventura vas a necesitar una gran dosis de paciencia y atención. Con esa primera fase tendrás la primera parte de la misión, localizar los dinosaurios que se tienen que contabilizar porque en cada pagina hay misiones diferentes y bichos que contar. A veces serán grandes y pocos, otros son canijos y millones. Lo que he aprendido de esta hazaña titánica es que se pueden contar dos veces y seguramente no te de el mismo resultado... la solución es muy fácil ¡pon a contar a toda la familia!

Nosotros empleamos un folio a parte para no escribir en la pagina y volver a contar dinosaurios continuamente. Con seis años aún es complicado abarcar las sumas que propone pero hacemos grupos de sumas para intentar llegar al resultado final con cierto margen de error. Os voy a contar un secreto pero me gustaría que no os chivarais porque es una cosa que tiene que quedar entre nosotros, al final tenéis la resolución de los problemas para hacer si sois capaces de contar bien o si tenéis que volver a encontrar algún dinosaurio que se hay escondido en la pagina de turno.

Debo decir que el libro me ha enamorado. Primero por los dibujos, laberintos de diseños imposibles con divertidos colores y dinosaurios pintorescos que animan a ser contados. Después por la idea, que parece de lo más  sencilla pero que en realidad ha dado muchísimo juego en casa y para terminar porque afrontar las matemáticas de forma lúdica ha sido todo un acierto para el canijo... bueno y para los abuelos, la tita o mamá. Es increíble ver que un canijo pida hacer matemáticas de forma autónoma y lo haga con gusto, y además disfrute y repita.

¡Gracias Vicens Vives por hacerlo posible! Es tan insólito que os vamos a nominar al Premio Nobel de la tarea en casa.

Lo puedes comprar en Amazon

viernes, 14 de febrero de 2020

Cinco actividades creativas que hacer con Legos

Los Legos son un autentico reto. Desde los Duplo en la infancia más temprana hasta la adolescencia.. y , por qué no, para los adultos. Los grados de dificultad de los sets unidos a las capacidades y gustos de cada persona hacen que hay sets montables en horas, días, semanas o meses. Así que no hay excusa para poder usar estas construcciones en familia pero lo que os queremos contar es actividades divertidas y libres para explorar las piezas de Lego. ¿Te animas?


1. RebuildingTheWorld.

En casa teníamos una media docena de sets a medio montar porque del uso se han ido deshaciendo y en ocasiones los reparabanos y oras simplemente algunas piezas han desaparecido para siempre y no era posible volver a reconstruirlos porque habíamos tirado el libro o esa rueda tan importante estaba en paradero desconocido viviendo en algún rincón del salón desde hacía meses. En este punto de inflexión decidimos tomar una decisión drástica a tope: desmontarlo todo.

Obviamente es una cosa muy loca pero a excepción de algún set de exposición y los Dimensions todas las demás piezas pasaron a mejor vida y reposan plácidamente en el cubo de los Legos. El resultado es que tenemos miles de piezas de muchos tipos, desde las clásicas a especiales y podemos fabricar desde una moto avión a un recinto de dinosaurios mutantes. No hay problema si algo se pierde o se desmonta. El límite es la imaginación. Contra más grande y raro sea... ¡Mejor!

2. Las planchas: Crea tu propio cuadro con Legos

La mejor compra del mundo han sido las planchas grandes que usamos como base de las construcciones, desde ellas podemos hacer torres gigantes, casas o simplemente escribir palabras con las piezas pero nuestra obra maestra es el proyecto de creación de retratos con las planchas inspirados en el fotomatón de Lego de Londres.

Con mucha imaginación y paciencia, y con muchas piezas individuales también, no os voy a mentir, montamos este cuadro con una foto y una web on line para ayudarnos.

Es necesario comprar, eso si, las piezas que necesitáis para la obra que podéis hacer en color o en blanco y negro con el fondo de color (el original de la tienda es amarillo). Nosotros queremos hacer tres cuadros, uno para cada miembro de la familia con el fondo de un color diferente cada uno.

Se tarda en montar unas dos horas y es cosa de paciencia pero hasta los más peques pueden ayudar a su realización sin problemas. Tenéis los datos para hacerlo en este POST. 

Os dejamos un vídeo para que veáis lo sencillo que es.


3. Obstaculos varios.

Construimos increíbles laberintos para hacer pruebas. Las más fáciles son laberintos con canicas y chapas y las más emocionantes son las batallas de blades donde hacemos pequeñas estructuras que derribar con nuestras peonzas. Algo super básico que le da una nueva vida a las piezas.

4. Ejercicios con números y Torres de memoria.

Si conocéis el juego de regletas para contar de colores... pues es básicamente lo mismo que usar piezas de Lego, Tenemos variedad en los bloques suficientes como para hacer pequeños ejercicios de sumas y composiciones matemáticas sencillas.

Para los que son un poco más pequeños las torres de memoria son un increíble ejercicio. Consiste en crear una torre con bloques de diferentes colores y dejar unos minutos para recordar el patrón, lue
go el rival debe recomponer la misma figura del ejemplo de memoria. Es un ejercicio muy sencillo y que puedes hacer con Lego Duplo o con Legos normales y poner capas en función de las habilidades de cada niño y sus edades.
5. Trabajo en equipo: Torre infinita.

Nuestro favorito en este caso, y gracias a la cantidad de piezas que tenemos de desmontar los sets es la "Torre infinita" en la que dos o tres miembros de la familia construimos una torre lo más alta posible con una base pequeña. Así se pone emocionante y contra más se sube mas complicado resulta. Dejamos mucho espacio para las "caídas accidentales" de la torre y una vez vamos viendo que con bases pequeñas no subimos más de un metro ponemos bases de dos, de tres, ... y así hasta el infinito.

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba