BEBÉ FRIKI

Viajes

Madrid

Libros Molones

Juegos y Juguetes

martes, 19 de octubre de 2021

Ganadores de los Premios 20 Blogs en categoría de Crianza y conciliación.

 La verdad es que no creí que volvería a pisar una gala de los premios 20 Blogs... ¡y mucho menos ganarla!. Siempre se dice que estar nominado es ya un premio pero en este caso sí que lo decía convencida. 

El año pasado nos llevamos el premio a Mejor Blog de Cine y fue una fantasía y este año no íbamos a presentar ningún blog. Pero, cosas del destino e insistencia mediante, al final acabamos entre los mejores del año. 

Una gala entre amigas de hace mucho tiempo y otras más nuevas pero con un ambiente envidiable. 

Yo tenía mis favoritos. Ir a una gala sabiendo que no te juegas nada y apoyando a las compañeras era una experiencia nueva. No os engaño, siempre quieres ganar, es obvio, menos nosotros que somos así de cafres y sin nervios se vive de otra manera. 

Mis deseos estaban con Criando 24/7 y cuando dijeron el nombre de Bebé Friki casi me supo mal porque hace un trabajo envidiable facilitando la vida a familias que lo tienen más complicado que el resto. Era mi favorita. Nosotros en el fondo hablamos de ocio, de cultura y de crianza alternativa. De cosas divertidas que hacer en familia sin más esperanza que ayudar a alguien a pasar un rato con los canijos. 

La gala nos hizo conocer gente fantástica, reírnos como nunca después de una pandemia y olvidarnos de nuestras penas del primer mundo. Llevarse el premio fue un plus, un regalo inesperado. Poner cara a Aprendiendo con Julia, ver de nuevo a "la molona" o conocer el proyecto de Rocío es lo que realmente me llevo de esa noche. Y torturar a Celia, por supuesto. 

El premio a Crianza y conciliación en un año como este es una utopía. Y es que si criar es difícil, criar en pandemia es un milagro. Y conciliar… Amigos, conciliar no existe. Habiendo pasado por todas las fases de la “presunta conciliación” que van de horarios imposibles, renuncias a puestos, reducciones de jornadas y a relegar mi carrera profesional a un puesto no cualificado para poder estar con mi hijo, esas cosas que poco se dicen en alto pero están ahí. Decisiones obligadas. Y dolorosas. Pero que tomaría más veces si fuera necesario. También reconozco que, a lo mejor, en el camino mandaría a más gente a tomar por saco incluyendo jefas (en femenino) o las empresas en general. Pero creo que lo de conciliar es luchar contra molinos siendo El Quijote. Y las aspas dan unas hostias importantes. 

Reconozco que cada vez que se reconoce mi trabajo en un blog o entra una propuesta relacionada "con lo mío" pienso en dejarlo todo y tirarme a la piscina. Luego, la semana siguiente, suben la cuota de autónomo y pienso que en el trabajo en el que estoy no estoy tan mal y… vuelta a la misma. Prioridades, querida. No debería ser así pero... así es.

Y ahí estás, renunciando a parte de lo que eres para criar un bicho que pretendes que haga un mundo mejor… Un trabajo ingrato y altruista, totalmente invisible que alguien tiene que hacer. 

Pero seamos positivos y celebremos. 

Queremos daros las gracias por estar ahí desde hace casi 9 años, apoyando y dando consejos. Compartiendo y preguntando… Y es que el mundo del blog es un poco como la vida, a veces te dan crisis de fe y piensas que mucho mejor dejarlo pero llegan momentos como estos y conversaciones con compañeras como las del otro día y se te pasa. Porque lo bonito de la crianza y la conciliación es que todas las historias son diferentes pero a la vez iguales y compartirlas siempre ayuda a alguien. 

GRACIAS A TODOS


miércoles, 13 de octubre de 2021

El juego del calamar y los niños

 Estas últimas semanas la gente se está volviendo muy loca. La gran sorpresa de la temporada en forma de serie coreana nos está dando muchos quebraderos de cabeza. La ficción de Netflix no es excesivamente original, ni extremadamente violenta en comparación con otros de sus contenidos, el problema viene cuando muchos niños empiezan a tener comportamientos violentas derivados de su visionado. Pero creo que todo el mundo está opinando de forma muy liviana y sin analizar todos los factores que afectan a este fenómeno.

La serie ¿seguro?

La serie de Netflix es un contenido de adultos dirigido a adultos por varios motivos. Uno de ellos es la violencia del contenido pero hay bastantes más a parte de eso. Alguna escena de sexo, lucha de clases, psicología, lucha por la supervivencia, … contenidos que no son capaces de procesar y que además hacen que algún que otro capítulo donde no se centran en los juegos llegue a ser incluso aburrido. ¿Es una serie para niños? Pues no, es una serie recomendada para mayores de 18 años por algo. 

En esta casa sabéis que los contenidos audiovisuales los consumimos siempre en familia y no siempre hacemos caso de las recomendaciones de edades porque cada niño es un mundo. En nuestro caso tenemos un baremo establecido en función de la tolerancia del niño y a sus gustos personales. Por ejemplo ponerle una película musical es un suicidio pero las pelis de acción le chiflan y es perfectamente capaz de diferenciar la realidad de la ficción. Muchos niños no llegan a ese punto hasta una edad mucho superior. Eso no nos convierte en malos padres, al contrario, ver contenidos que crean preguntas y dudas enriquecen las conversaciones y favorecen el pensamiento crítico. 

Una vez aclarado esto voy a decir que mi hijo no ha visto el juego del calamar pero reconoce a sus personajes porque su omnipresencia es abrumadora y le hemos explicado lo que es. No la ha visto porque creo firmemente que le va a resultar aburrida y no va a entender muchas de las tramas. No porque maten gente. Estoy bastante segura que de que los padres no dejan a sus hijos ver El Juego del calamar en sus casas pero casi todos son capaces de reconocerlo en una foto como reconocen a Darth Vader sin haber visto La guerra de las galaxias. Más aún cuando aparecen en Tik Toks, YouTube o sus videojuegos de referencia como Minecraft o Fortnite. 

Voy llegando al punto, gracias por la paciencia. Si acompañamos a nuestros hijos en sus actividades no deberían llegar a jugar a Fortnite hasta los 14, que por cierto usa el mismo sistema de Battle Royale que El Juego del Calamar,  o al GTA hasta los 18 pero parece que los videojuegos no se vigilan tanto como la tele. Me atrevería a poner la mano en el fuego a que la inmensa mayoría de esos niños que juegan al juego del calamar en el patio no han visto los episodios (que casi son 10 horas de serie) si no que han extraído conclusiones de clips de otra procedencia descontextualizados y sin criterio. 

También me niego a creer que los niños por ver una escena donde matan gente decidan ponerse a darse mamporros en los recreos, eso sí, los YouTube es lo han recreado a la perfección y su experiencia pila de juego se aproxima bastante más a eso. 

¿Quién es el malo? 

Pues no hay malos. Eso haría las cosas más sencillas. Hay responsabilidades delegadas y niños con acceso libre a internet. Echar la culpa de la violencia a ver una serie o un videojuego no es civilizado. Tampoco creo que un niño que tenga ya valores se plantee que matar gente sea malo o bueno. O que pegar en el recreo se pueda achacar a un contenido determinado. Ya de base fallan muchas cosas para llegar a esas recreaciones. Un niño normal no se pone a pegar gente porque sí. Punto. 

Soluciones

Yo preguntaría algo sencillo. ¿Dónde han visto El Juego del calamar? Esto ayudaría a entender donde está el problema. Si lo han visto en su casa, acompañados y con un adulto que les explique lo que sucede me parece una serie muy interesante para ver la maldad  del ser humano, la riqueza, la pobreza, la tradición… Si lo han visto en YouTube hagamos autocrítica y vigilemos contenidos. Si lo han jugado en una consola recordad que también los juegos tienen una clasificación recomendad que se llama PEGI, pero lo más importante, que son juegos en línea y los peligros no están sólo en lo que ven si no también en con quién juegan y lo que hablan entre ellos. 

Llega Halloween

No me seáis cafres. Ahora llega Halloween y la gente, incluidos los niños, se disfrazarán del Juego del calamar Y NO PASA NADA. 

Seguro que que veréis vampiros, hombres lobo, Jasons, Chuckies y Freddies. Y pongo la mano en el fuego a que el 99% de esos niños no han visto esas películas. Es muy posible que pase lo mismo con El juego del calamar. Es más, todos los que disfrazaron de La casa de papel pueden reciclar el mono así que no van a ser uno ni dos, van a ser muchos. Y NO PASA NADA

Es más, en la casa de papel también matan gente y nadie se llevó las manos a la cabeza. 

Así que os pido por favor que antes de ponerse a criticar un disfraz penséis que son eso, disfraces, una forma divertida de pasar un rato y que igual que no han visto Frankenstein o Drácula (el mío si lo ha hecho, aclaro) no habrán visto El juego del calamar ni van a mataros por las calles. 

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Japan Weekend en familia. Septiembre 2021

Seguro que muchos habéis oído hablar de este evento que lleva años celebrándose en Madrid en diversas ubicaciones desde la casa de campo hasta su actual sede en el IFEMA. Es tal su aceptación que pronto se empezaron a organizar en diferentes puntos de la geografía. Este año pueden visitarla también en Bilbao o Valencia y ha tenido sedes en Barcelona, Granada o Burgos. Es un punto de encuentro para los amantes de la cultura japonesa en todas sus formas y cada año crece un poquito más. Esta edición, tras un parón pandémico, ha devuelto su esplendor a la feria y además ha sido una lección de saber hacer las cosas. Si todo sale bien la Japan suele tener dos ediciones anuales, una en febrero (antes conocida como la "pequeña Japan") y en septiembre así que apuntalo en la agenda.

¿En qué consiste?

Se trata de una reunión para los amantes de la cultura japonesa en todas su formas y consta de varias partes tematizadas. Organizan talleres, exposiciones, actuaciones, concursos... todo ello siempre ambientado en la cultura oriental, no sólo de Japón, también china, la popularidad creciente de Corea, y un largo etcétera. Para entendernos y si no habéis visitado nunca una Japan os vamos a explicar más o menos lo que encontraréis por zonas. 

1. Los escenarios. 

En anteriores ediciones han llegado a tener hasta 4. Por motivos obvios este año las estrellas internacionales no han venido pero siempre se han organizado conciertos de autenticas leyendas musicales. A parte del escenario para actuaciones existen otros tres entornos más: Escenario principal para concursos de Cosplay, actuaciones y eventos con más afluencia. Escenario de conferencias para poder disfrutar de charlas pausadas sobre temas muy diversos: cultura, animación, cosplay, maquillaje... y el escenario de actividades donde hay espacio para bailar, conciertos tradicionales ... 

2. Zona de artes marciales. 

Con un tatami donde se realizan varias sesiones de demostración para que podamos ver de primera mano las técnicas de artes marciales al más puro estilo Miyagi. 

3. Casetas de las escuelas. 

Las grandes escuelas de idiomas siempre han montado grandes casetas donde dan charlas, conferencias, talleres o te escriben tu nombre en japonés, por poner un ejemplo. Si estás interesado en aprender chino, japonés o coreano o viajar por el mundo disponen de asesoramiento y cursos con estancias en el extranjero. Mientras te diviertes haciendo algún taller también puedes aprender un poco más con su personal que suele ser de lo más amable. 

4. Zona de firmas.

Los grandes invitados que van de personalidades, youtubers, cantantes o cosplayers famosos pasan por estos stands donde venden su merchandising y puedes sacarte fotos con ellos. Suele ser uno de los grandes alicientes de la Japan.

5. Compras.

Se dividen en tres grandes partes: la comercial ( básicamente cualquier cosa que se te ocurra comercializado por grandes marcas); Stands no comerciales de artesanos manuales y Artist House con artistas de diversa índole vendiendo sus creaciones. No os vamos a engañar, la Japan es un evento donde se gasta uno dinero. Y depende de tus gustos bastante. Las zonas comerciales son casi el 70% del espacio de esta feria pero también uno de sus mayores reclamos, tal es así que el segundo día la mayoría de los puestos están arrasados. En cuanto a los precios se adaptan al mercado de este tipo de productos por lo que merece la pena. 

6. Restauración

En esta ocasión con dos grandes zonas en los laterales de los dos pabellones designados para esta feria. Es habitual encontrar colas kilométricas para comer en las horas puntas pero en esta ocasión han habilitado muchas plazas sentados y creo que desde que la visitamos es la primera vez que no comemos en el suelo. El menú no puede ser otra cosa que Ramel, Gyozas, Oniguiris,... Y de postre taiyakis o dorayakis. existen menús un poco más económicos pero por una media de 10€ se puede comer. 

7. Zona de Videojuegos

No puede faltar la zona dedicada a los videojuegos. Concebir la cultura oriental (japonesa sobre todo) sin una Nintendo es casi imposible. Hay dos zonas, una de compra y otra de juego porpiamente dicho donde tratear con consolas de diferentes generaciones. La zona de conslas con aforo limitado este año pero con colas bastante más manejables que las de comida. 

8. Exposición. 

Este año optaron por hacer la exposición en espacio abierto de forma que fue mucho más fluido aunque menos espectacular. 

También faltaron los stands de grandes marcas y editoriales que suelen patrocinar la feria así que aquel que fuera a comprar películas o mangas lo tuvo un poco más reducido en esta ocasión. 

Los eventos

La Japan debe concebirse como un evento que requiere un poco de planificación. La mañana suele estar más despejado por lo que es una ocasión perfecta para dar una vuelta relajada y empezar a empaparse del espíritu de la reunión. Nuestro consejo es que seleccionéis sabiamente el día para asistir a los eventos que os interesen, sobre todo si vais con niños pequeños. El día más recomendable suele ser el del concurso de cosplay por ser más vistoso y además con el aliciente de encontrar a sus participantes en los pasillos y hacer alguna foto. 

Mira atentamente los horarios para decidir si algún evento les interesa, posiblemente alguno de los Youtubers que participan les llame la atención y sea una forma ideal de engancharles a la convención. Si son pequeños descarta las conferencias pero puedes ir a zonas de baile o batallas de playbacks. Todo es adaptarse a sus ritmos. 

En esta ocasión no hubo grandes concierto pero lo reemplazaron sabiamente por eventos con Drag Queens en pleno auge del movimiento aunque hay que reconocer que ya fueron pioneros trayendo estrellas como Phi Phi O'Hara de la cuarta temporada de Rupaul allá por 2018. 

Conclusiones

Nosotros llevamos años visitando la feria con el peque pero es cierto que siempre ha consumido anime y es un jugador redomado de Pokémon. Si vuestros niños son más de Disney quizás sea una lucha perdida (aunque princesas Disney encontraéis en los pasillos del Ifema). La edad ideal para ellos es a partir de los 8 o 9 años pero más pequeños pueden disfrutar a su manera con un peluche y un dorayaki. 

Eso sí, las jornadas pueden ser maratonianas y agotadoras si queréis hacer cosas concretas. Dividirse en grupos para descansar o relajar el programa ayuda mucho.

Normas Covid

Es anecdótico pero nuestro último gran evento en familia antes de la pandemia fue la edición de febrero de 2020 y nuestro primer evento en la era Covid ha sido esta edición de septiembre de 2021. Para esta familia la Japan Weekend ha sido como cerrar el circulo. Hemos notado muchas diferencias en cuanto a la organización, casi todas ellas positivas. En primer lugar la idea de las entradas escalonadas (aunque se suprimió cuando se levantaron las restricciones) demostraba el espítitu de la organización con la seguridad. 

A la entrada se establecieron controles de temperatura y finalmente se pudo entrar y salir del pabellón sin problemas. Esta última medida se podía haber completado (y seguramente lo hagan en un futuro) con zonas exteriores para comer para haber sido perfecto. 

En cuanto a las comidas es el año que más espacio han tenido. Podemos criticar un poco la precariedad de las mesas o la limpieza de la zona de comidas (que dependía del civismo de los comensales). 

La solución a las distancias de seguridad pasaron por mudarse a unos pabellones más amplios y altos por lo que la ventilación era más que suficiente (donde celebran habitualmente la Madrid Games Week) y la separación de los puestos aumentó en casi el doble con respecto a ediciones anteriores por lo que guardar las distancias no era complicado. 

No ha habido grandes actuaciones internacionales pero las han suplido con talento local y además seguro que así la gente se ha controlado más y comportado mejor. 

Un punto a parte merecen los asistentes que llevaban permanentemente las mascarillas y guardaban las distancias sin generar agobio en ningún momento. 

El escenario principal contaba con señalización para poder separarse y estaba todo el mundo sentado en perfecto orden. En el escenario pequeño también estaban señalizadas las sillas de separación de seguridad. 

No sentimos en ese sentido peligro en ningún momento. Es más, en algún momento puntual del domingo se cerraron los accesos de pabellón a pabellón porque en todo momento se controlaban los aforos de ambos. En ese sentido un 10. 

Si tienes alguna duda ¡Pregunta! Será un placer ayudarte a organizar tu visita a la Japan Weekend


miércoles, 22 de septiembre de 2021

Soportújar, el pueblo de las brujas. La Alpujarra con niños

 La zona de la Alpujarra granadina es fascinante. Por su singular localización y su aislamiento durante décadas fue calado de cultivo para leyendas y fantasmas. El folclore local alimentado por los propios vecinos dieron lugar a anécdotas y cuentos de una riqueza increíble. Muchas de estas historias han sido ahora rescatadas con fines turísticos. No os vamos a engañar, el planteamiento de Soportújar es básicamente atraer al turista con reclamos pero es que los reclamos están tan bien ideados y quedan tan bien en las fotos que es cuestión de tiempo que se hagan auténticos álbumes de las recreaciones que han ido instalando a lo largo del pueblo. 

Soborcoxar era el nombre morisco de este encantador pueblo blanco. Lugar de portales. Lo anecdótico es que la mutación hacia Pueblo de las brujas no parece lógica pero precisamente en época mora nacen las leyendas que llevan a este pequeño pueblo a aparecer en los mapas. Tras la expulsión de los moriscos llegaron de Galicia familias para repoblar la zona y como todo el mundo sabe los gallegos y las brujas van de la mano así que corrieron los rumores de que la mujeres instaladas en la zona practicaban hechicería. ¿Quieres conocer todos los rincones de este precioso pueblo de la Alpujarra? 

Cueva del Ojo de la bruja y Puente encantado. 

Los misterios de Soportújar empiezan antes de entrar en el pueblo. A menos de un kilómetro se encuentra la conocida como Cueva del Ojo. Cuentan que la cueva estaba habitada por una bruja que poseía el poder de verlo todo. De hecho es habitual sentirse observado en todo este trayecto a través de los ojos de los gatos de la localidad que dicen que permiten ver a través de ellos a las brujas. En la cueva a la que se accede por una pequeña escalinata puedes ver una replica de una bruja en plena preparación de calderos mágicos. al fondo de esta reconstrucción aparece una misteriosa grieta. Se supone que la grieta es un portal que permite el paso de las almas entre los dos mundos. ¿No os parecen historias fascinantes para compartir con los más pequeños? 

El otro acceso a la cueva es un puente que se construyó recientemente pero se ha ganado el apelativo de Puente encantado. En ese acceso por rampa hace accesible en lugar con carritos y sillas de ruedas (aunque no es de lo más cómodo).

Si queréis ser pragmáticos podemos afirmar que estas leyendas servían a un bien mayor. Muchos sospechan que fueron ideadas por las madres de las criaturas para que ninguno se alejara del pueblo. La verdad es que si me visualizaos con 7 años pensando en pasar por delante de un portal místico que conecta con el infierno es posible que no saliera de mi casa, así que menos aún del pueblo. 

La cabeza de Baba Yaga

El pueblo no sólo posee leyendas locales, también tiene un poquito de las grandes brujas. Es el caso de Baba Yaga que pertenece a la mitología eslava y da mucho chungo porque entre sus aficiones está comerse a los niños bendecidos. Pero no sólo esta gigante cabeza es parte del recorrido. Un poco más adelante podréis ver su peculiar casa (para mí de lo más bonito del pueblo y con un estilo a lo Ghibli muy atractivo). En su casa hay paneles informativos sobre la historia, los conjuros para hacerla aparecer y demás. Si lo lleváis aprendido de casa podéis hacer de la experiencia todo un cuento de hadas. Os animo a investigar un poco sobre esta bruja porque os cautivará.  Su gran cabeza es el comienzo de la ruta por el pueblo que se os antojará un poco peculiar. 

Los monumentos o reconstrucciones están dispersos por todas sus calles y no existe un mapa. Los lugareños os pueden ayudar a encontrarlos todos, no os dejéis nada por visitar. A fecha de 2021 os recogemos los puntos inaugurados pero están trabajando en ampliar la oferta por la gran demanda que existe y el éxito que ha conseguido gracias al reclamo de las brujas. Y os prometo que merece la pena. 

El mirador del Embrujo y la Era de los aquelarres. 

En otra época podíamos hablar de la plaza del ayuntamiento pero ahora mismo este imponente mirador se lleva las miradas del visitante por otros motivos. La fuente con las brujas y las vistas sobre la Alpujarra merecen una foto familiar. Además en la pequeña fuente frente a la plaza podéis encontrar una cápsula del tiempo que será abierta en 2065, otro misterio que sumar a este pintoresco pueblo. 

La fuente se activa con un pedal y por la noche se ilumina creando aún más magia. Es la primera parada lógica pero también la primera bifurcación del camino. 

Desde aquí puedes decidir ascender al punto más lejano conocido como la Era de los Aquelarres (o mirador de los aquelarres) donde de nuevo tenemos reproducciones, estatuas y figuras. Fue el lugar donde las brujas acudían a realizar sus embrujos. 

La fuente del dragón y el pozo de los deseos.

Si decides ir hacia la zona baja del pueblo en una pequeña esquina encontrarás esta peculiar fuente con un letrero que te indica las virtudes de sus aguas. Lo primero que debes saber es que para beneficiarte de ellas deberás beber directamente de su pene. Tal cual.  Si te animas podrás disfrutar de un efecto afrodisiaco y aumentarás la fertilidad. Si no te animas siempre puedes rellenar una botellita y llevarla de regalo a un ser querido. Es la única fuente “para adultos” del recorrido por si queréis ahorraros explicaciones. 

En ese caso sacad la cartera para echar unas monedas en el cercano pozo de los deseos. Seguro que eso desvía la atención hacia el dragón. 

La serpiente, la escoba, la araña y los calderos. 

No puedes irte del pueblo sin ver la gran serpiente que se encuentra en sus peculiares soportales. Es una excusa como otra cualquiera para ver la arquitectura más característica de Soportújar. 

Además hay otras esculturas temáticas repartidas por el pueblo, una de las más populares es la escoba con el gato negro que, permitidme de nuevo la referencia, me lleva de nuevo a Ghibli y me hizo sentir un poquito Kiki la aprendiz de bruja con gato incluido. 

Un poco más abajo encontraréis unos calderos en un equilibrio precario y una araña digna de El Señor de los anillos en una de las grandes paredes blancas llegando al final del pueblo. 

La casa de Hansel y Gretel 

Si hay una bruja que recordéis de la infancia que coma niños seguro que os viene a la mente la de Hansel y Gretel. ¿Recuerdas donde vivía? En una casita de chocolate y chucherías. ¿Será posible que exista algo así? 


Pues en lo alto de la calle asoma una colorida mansión donde las puertas tienen chocolate y cuelgan bombones por la fachada. No se puede visitar por dentro, por si la bruja tiene hambre, suponemos. Pero es una preciosidad por fuera. 

La casa de Baba Yaga. 

Es, para mi, la parada estrella. Imponente y gigante la casa se eleva en unas patas de gallina. Conjuro mediante puedes descubrirla. 

Ocupa toda una plaza tapando un poco la fuente del chorro, os merece la pena asomaros a verla y descubrir también su acertijo. 

En un gran libro podréis leer los misterios de la casa y leer un poco más sobre Baba.

La calle más estrecha de España.

Es una auténtica experiencia pasar por este callejón que en su parte más estrecha tiene tan sólo 48 centímetros. También según reza el cartel es la calle más mágica de España. Pasar sin doblarse es complicado y cruzarse con otra persona es una utopía imposible. A los peques les encantará. Si no la localizas puedes buscar en el mapa la Calle Zanjilla. 

Centro de interpretación de la brujería. 

Se fundó en el antiguo colegio. Debes consultar sobre sus horarios de apertura ya que en ocasiones lo puedes encontrar cerrado. Fue de las primeras iniciativas que realizaron en este llamado Proyecto Embrujo que se inició en 2011 y que sigue sumando poco a poco nuevas experiencias. Propone un recorrido por la historia de la hechicería, si tenéis niños un poco más mayores seguro que les interesa (o si sois turistas curiosos). 

Una noche mágica.

En noviembre el municipio realiza la Noche de las brujas con tematización. Las calles se llenan de brujas (no sabemos si de las de verdad) y es una experiencia. Si estáis por la zona es un día excepcional para hacer la visita. 


La verdad es que no íbamos con muchas expectativas más allá de alguna foto vista en internet y fue una de las paradas que más nos gustaron del camino. Juntar un pueblo blanco con todas estas atracciones para los críos hizo que la familia entera lo pasara bien. Si estáis por la zona no olvidéis incluirlo en la ruta, no decepciona. 

Y recordad que en la entrada del pueblo tenéis el acceso al sendero de O Sel Ling. 

jueves, 16 de septiembre de 2021

Nimona. Noelle Stevenson. Astiberri.

 Ya sabéis que nos gusta mucho hacer reseñas productivas y basadas en experiencias personales. Me parece básico saber un poco de la persona que escribe sobre un libro porque al final su recomendación es válida también por afinidad o experiencias comunes. Yo negó una buena experiencia con el webcomic. Me encanta desde hace tiempo inmemorial. Pero reconozco que no suelo seguir cómics seriados. Normalmente me enfrentaba a tiras cortas y autoconclusivas con personajes protagonistas recurrentes. Vamos, como leer Mafalda en el siglo XXI. Tengo muchísimos recuerdos de viñetas que al convertirse en libros han acabado en la estantería. Pero lo que proponen desde Astiberri Editorial con Nimona es una vuelta de tuerca más, se trata de un cómic por partes que forma una historia completa… pero además es una historia buenísima. 

Nos encontramos en una especie de época medieval donde existen héroes y villanos forjados para alimentar al populacho. Lo que descubriremos es que los buenos no tienen por qué ser tan angelicales y los malos tan diabólicos. En ese sentido nos movemos en una escala de grises maravillosa. De hecho nuestra protagonista es una chiquilla que decide que va a ser la compinche de Balister Negrocorazon. Esto no hace gracia al gran villano que considera que la niña es un lastre hasta que descubre que posee la increíble capacidad de transformarse en cualquier cosa animada que exista. Eso es algo muy útil para hacer el mal pero pronto los arrebatos de entusiasmo y las ganas de Nimona de ser mala malísima hacen que se metan en problemas con el régimen establecido y es que hasta para ser malo hay que seguir unas normas.

Podría contar mucho más sobre la historia porque es el punto fuerte de la narración ya que desarrolla aspectos muy originales y maduros para ser una novela gráfica para público juvenil (bueno, mi yo adulto quiere quejarse sobre esta afirmación pero nos entendemos) pero no lo voy a hacer porque destriparía las partes más emocionantes de la novela gráfica. 

La historia de Nimona

Nimona nace como un proyecto de clase. Con tan solo 20 años Noelle Stevenson la crea y desarrolla para luego darle forma de historia completa con un mimo y un detalle encantador. Que no os engañe la ambientación medieval porque su mensaje de empoderamiento y rompiendo los estereotipos en los que se apoyan sus personajes lo hacen único y maravilloso. 

El cómic posee acción a raudales, emoción y amistad pero también mucho humor. El personaje de Nimona os robará el corazón mientras que el resto de sus compañeros os harán oscilar entre dos tierras hasta el desenlace de una historia que incluye dragones, metamorfos, científicas excéntricas, caballeros, justas, organizaciones secretas y un mensaje para que persigas tus sueños que es encantador.

¿Quién es Noelle Stevenson? 

Pues esta pipiola nacida en Estados Unidos allá por 1991 es una de las autoras de cómics más reconocidas del mundo cuando con, precisamente, Nimona ganó el Premio Slate Cartoonist Studio al mejor webcómic, un Eisner y un premio Cybils. También fue nominada al premio Harvey, seleccionada por The New York Times como uno de los cien mejores libros del año (New York Notable Book) y finalista del premio Andre Norton, así como del Premio Nacional del Libro de EE.UU., lo que convirtió a Stevenson en la finalista más joven (23 años) de la historia de este galardón. Continuó publicando obras como 4 Wizards, escrito con Todd Casey. Pero para los que amamos profundamente el cine y las series también debemos resaltar que es la coguionista de la multipremiada serie Leñadoras (Sapristi) y ha escrito guiones para compañías como Disney, BOOM! Studios, Marvel o DC Comics, entre otras. Además, ha sido productora ejecutiva de la serie de animación She-Ra y las princesas del poder (maravillosa, la tenéis en Netflix).

Pero no es hasta este año que Astiberri reedita Nimona y publica El fuego nunca se apaga que narra un diario personal desde lo s19 años a la edad adulta que además tiene una pinta excepcional. Muchas gracias a la editorial porque cada vez que eligen un nuevo autor para traerlo por primera vez a España nos encontramos con una perrita, una maravilla por descubrir.

Mi veredicto… ¡No puedo ser objetiva!Me he enamorado de Nimona, de sus cambios de humor, de su historia, de su profundidad creciente y del desenlace de la aventura que me parece inteligente y emotivo. Podría decir que soy fan de Nimona pero también lo soy del malo de la historia, es muy difícil no dejarse encandilar por un malo on principios. De hecho es complicado no acabar cogiendo cariño a la mayoría de los personajes. 

La edición es además preciosa. Al final incluye episodios especiales de navidad y los bocetos del desarrollo de los personajes en una edición cuidad con una portada que combina el mate con el brillo y que te seduce desde la cubierta. 

Lo puedes comprar en AMAZON 

FICHA DEL LIBRO 

Nimona 
Noelle Stevenson 
 272 páginas. 
Color Rústica con solapas. 
22.5 x 15.8 cm 
ISBN: 978-84-18215-50-6 
Año de publicación: 2021 1ª edición 
Txikiberri


martes, 14 de septiembre de 2021

¿Estamos pasándonos a la hora de "hacer felices" a nuestros hijos?

 Hace mucho tiempo que vengo haciendo esta reflexión. Son cosas como los cumpleaños, las navidades, o los veranos cuando pienso en el esfuerzo que están (o estamos) haciendo los padres para que los peques sean lo más felices posible. Eso incluye maquillar algunas cosillas, gastos desproporcionados en alguna celebración o agendas veraniegas adaptadas 100% a las criaturas. Pero a pesar de que encontrar el equilibrio es difícil creo que hay varios factores que no tenemos en cuenta a la hora de valorar nuestras actuaciones. ¿Crees que nos estamos pasando con los niños?

1. La compensación

Creo que en el caso de padres trabajadores el exceso en ocasiones puntuales viene de la mano del sentimiento de culpa. De las veces que no estamos porque tenemos que trabajar dentro o fuera de casa. Por las ausencias y las extraescolares del curso. Esa ausencia se suple con regalos o detalles ocasionales (o no tanto) para que los niños sientan ese apego que no ha hecho el roce de todo el año. Una consola por el cumpleaños, un salón lleno de regalos en navidad, parques temáticos en verano... 

2. Las propias expectativas

Otras veces quizás tenemos referentes de nuestra infancia. ya sea en una dirección o en otra. Si algo nos gustaba de pequeños lo repetimos, si algo nos faltó intentamos que a ellos no les pase. Vamos poniendo parches a nuestros propios traumas a través de nuestros hijos.

3. El coronavirus

Os va a parecer una tontería pero creo que en una franja concreta de edad el coronavirus ha hecho que muchos niños hayan perdido determinadas experiencias vitales y los padres intentamos rellenarlas (más mal que bien). 

Pongo un ejemplo. El otro día encontré en la cartera un vale para las atracciones del centro comercial. Llevaba allí año y medio, el tiempo que hemos dejado las rutinas. En ese tiempo todas las atracciones que solía usar ya no son de su edad. Algunas incluso por su tamaño las tiene ya prohibidas. Le quedaban tres viajes. Podía haber sido un castillo hinchable a la salida de un cine, o un recorrido en los coches una tarde que hubiéramos ido a merendar. Una tarde de hace un año que nunca llegó. Me invadió una profunda tristeza. Como si fuera culpa mía que ese vale nunca se hubiera usado. Me quedé mirándolo un rato grande. Muy fijamente. Y cuando pasó una niña por mi lado de unos 5 años se lo regalé a su madre. Creo que no voy a olvidar nunca lo mal que me hizo sentir ese trozo de papel. 

Ahora me he dado cuenta de que el ahora es lo único que cuenta y que no es posible aplazar cosas. Y eso casi es peor porque a cada plan que me ofrecen digo que si. Sin pensarlo. por si nunca se puede repetir. y creo que tengo que echar el freno aunque reconozco que es bastante divertido (ojo, dentro de la responsabilidad y las cosas que se pueden hacer, no estoy tan loca). 

4. El culo veo

Yo no era de querer cosas porque las veía a los demás pero reconozco que las redes sociales han alimentado mi afán consumista. Es ver una foto de un paraje o un plan y los anoto delicadamente en la agenda de cosas pendientes. Lo cierto es que no nos faltan las ideas pero también que igual que a veces apunto cosas para vivir experiencias también apunto cosas de consumismo de lo más básico. Incluso para mi. Así que si los niños estaban hiper regalados ahora están hiper regalados de cosas que nunca usarán. Creo que puedo hacer una lista de más de 20 personas que compraron juguetes de maderita y que solo sirvieron de decoración en casa porque sus hijos querían Legos, Barbies o cochecitos. Un propósito bonito sería escuchar más lo que piden  razonar si lo piden de verdad y dejar de comprar cosa que me gusten a mi. ¡Basta de meter cosas en casa! Así el crecimiento de Wallapop se ha ido de las manos. 


En resumen, creo que hay que plantearse dónde reside la verdadera felicidad de los niños ¿Estoy loca o hay alguien más como yo ahí fuera?

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba