Cosas Molonas

Viajes

Mis Cosas

Lo último publicado

Los zapatos lavables de Congitos.

miércoles, enero 17, 2018 Cuentame qué opinas
No sé si os pasa a vosotros. Llegas al colegio y de repente todo lo haces sentado o tumbado, restregándote por los sueños, trepando, saltando... lo normal. Y eso se convierte en zapatos destrozados y echados a perder, cosa mala. El ritmo de los “escolares” en esta casa es una cosa brutal.


Habíamos escuchado hablar muy bien de los Conguitos, marca española y de la zona donde veraneamos, que en Alicante hacen los mejores zapatos del mundo mundial, y eso siempre suma puntos. Había un modelo en concreto que era para poner un millón de emoticonos de esos con  corazones en todas partes. Unos zapatos de piel lavables. Espera que lo tengo que decir con más entusiasmo LAVABLES. Que, ojo, al ritmo vital que llevan los zapatos a veces no dan tiempo ni a ser limpiados y más que limpieza usamos el betún para disimular los arañazos. Pero nos liamos la manta a la cabeza y de odiemos saber si los Conguitos son tan resistentes y buenos como decía la gente.

Los estrenamos hace casi dos meses. Y este es el estado actual del zapato habiendo sido lavado y usado todos los días de colegio.

Podemos añadir más pero creo que no es necesario. Ni un arañazo. La puntera de refuerzo es lo más útil del mundo y el interior  sigue intacto. Además de la limpieza normal de los zapatos lo hemos lavado en lavadora. Que nosotros somos mucho de trastear con estas cosas. Leímos las instrucciones, que a veces las madres son muy Kamikazes y la lían parda por no leer. Hay que hacer lavados cortos como máximo a 30 grados y SIN PLANTILLA. Así que lo hicimos y así desapareció un poco la mugre acumulada por la manía de transportar la arena del patio en los zapatos. Creerme que cuando mi madre dice que a veces tengo para llenar un cubo no exagera. Es brutal. Aunque creo que no hay que valorar la capacidad de almacenaje de arena de los Conguitos, si tuviéramos que hacerlo sería un 10.

La piel es piel, huele a piel y es muy suave, aguanta roces y burradas varias y se conserva como el primer día. Preciosa. Y tienen tallas grandes con velcro, cosa que para niños con pie gigante es muy útil porque a partir del 29 te las ves y te las deseas en determinadas marcas.

La experiencia ha sido muy buena en cuanto a calidad, resistencia y comodidad. Vamos, que podéis ver cómo están, como el primer día. Lo bueno es que para el año que viene ya sabemos qué zapatos tenemos que buscar para el cole.

Viaje a la prehistoria sin salir de Madrid: Arqueopinto

domingo, enero 14, 2018 9 Comentarios
 
Hace poco en casa me pusieron una peli de un señor que era arqueólogo.

Iba por la vida escarbando y buscando tesoros. No, no es Tadeo Jones, era otro tío con gorro muy famoso porque cuando no hacía eso pilotaba el Halcón Milenario. Con tanta aventura y carrera y piedras redondas a punto de machacarle me perdí un poco lo que hacía de verdad. El colega era profesor de historia y arqueólogo. Se dedicaba a recomponer la historia del pasado con las cosas que encontraba enterradas o rescataba. Y eso es lo que os vamos a proponer hoy. Un viaje al pasado en familia para descubrir misterios, conocer a nuestros antepasados y vivir muchas aventuras a pocos minutos de la capital de Madrid, en Pinto: Se llama Arqueopinto y es una pasada.


Llevan currando mucho tiempo y a pesar de ser bastante conocidos a nivel de colegios las familias en general no sabemos de su existencia cuando en realidad es una actividad brutal para la mañana del fin de semana. Está situado en un parque y sus instalaciones son geniales. Es un gran ejemplo de cómo con poca cosa pero con mucho talento puedes hacer cosas extraordinarias. La visita a Arqueopinto es guiada. Tenéis que consultar bien los horarios y conviene hacer reserva para no quedaros fuera. Nosotros conocimos a dos de sus guías entre la visita y los talleres y los dos eran la mar de majos.

 Nuestra excursión al Paleolítico fue dirigida por Raúl, pero todos los miembros del staff son arqueólogos y saben perfectamente de lo que hablan. También conocimos a Ana en uno de los talleres y era la mar de simpática.

El recorrido se realiza por una serie de escenarios donde descubrimos a mis tatatatatatatatatarabuelos los homínidos que eran unos señores muy feos, muy pelados y con chepa que parecían monos. 

La visita es didáctica. Pero no como en muchas que es un no parar de datos, en esta aprendes un montón. Cómo a fabricar armas, usarlas o hacer fuego. Así que cada vez que avanzas en el tiempo y por las instalaciones vas conociendo los misterios de la vida de hace miles de años en la tierra. Paseas por la caza, las cabañas y las casas y los avances de la época hasta llegar a la agricultura y la ganadería de forma muy lógica y dentro de una cabaña del neolítico incluso aprendes a hacer fuego.

Pero después de la visita sigue la diversión.
Os recomendamos que consultéis la agenda de Arqueopinto y no os vayáis sin hacer al menos un taller.

Los talleres tienen como monitores a los propios arqueólogos y os enseñan un poco de cómo construir cosas como se hacían en la antigüedad con sus mismas herramientas o parte del trabajo del arqueólogo. 

Por ejemplo a decorar tu propia vasija Romana, a hacer un mosaico, hacer una lanza, instrumentos musicales antiguos... o a desenterrar descubrimientos de la arena tal y como lo haría un profesional. Algunos talleres son más complicados que otros así que podéis pedir consejo aunque también si tenéis niños inquietos o con gustos especiales seguro que se adaptan. Por ejemplo con un poco de ayuda el taller de excavación me gusto mucho más que el otro a pesar de ser para niños un poco más mayores.

Si podéis reservar los talleres también es recomendable para no quedaros sin plaza y que tengan todo el material listo, sobre todo si no hacéis la visita y llegáis solo al taller, esa opción también existe.

Además de realizar una labor educativa brutal en Arqueopinto hacen una labor social interesante a través de los Paleotrueques. 

 ¿Qué es un paleotrueque? Pues sencillo, puedes realizar alguna de sus actividades a cambio de algo, en función del día pueden ser juguetes, comida, ropa... y esta se donará a Caritas.

En ese caso la entrada al taller es gratis. Suelen ser los últimos talleres del día. Así que posible hacer el mismo día la visita y los dos talleres y llegar a comer a casa.

Si no llevas nada puedes abonar la entrada normal pero siempre es bonito colaborar. ¿Verdad?

Siempre hay alguna actividad de este tipo cada fin de semana. Así que si lo ves en la web ya sabes...

Consulta el programa aquí: http://arqueopinto.com/actividades-de-prehistoria-para-familias-en-madrid/

En enero se accede a cambio de leche líquida y en febrero a cambio de productos de higiene para el bebé (pañales, cremas, toallas, ...) y así lo van publicando en la web paa que lo tengáis en cuenta.
 
Una mañana en Arqueopinto es un planazo para el fin de semana, que además disfruta también los mayores, porque en este caso no está reñida la diversión de los peques con la de los más grandes.  Al contrario, algunos padres los pasaron casi mejor que sus hijos.


Nuestros consejos:
Siempre con reserva. Es fácil, por teléfono o en la web.
No dejéis pasar los talleres.
Recomendadísimo a partir de 3 años y más cuando estén estudiando la prehistoria.
No tengas miedo a preguntar y tocar, porque todo lo que hay se puede tocar, menos al guía que ese si puede morder.
Los talleres pueden hacerse sin hacer la visita así que si vuestro peque está estudiando el antiguo Egipto, por ejemplo, podéis reforzar con una de sus actividades la lección del cole.
Tienen para hacer cumpleaños. ¡¡¡Lo flipo!!
Las instalaciones están en exteriores, en invierno hay que abrigarse un poquito, hace fresquete. Pero los talleres se hacen en el interior.
 

#HoyLeemos : El lápiz Mágico de Malala.

miércoles, enero 10, 2018 Cuentame qué opinas

No sé si conocéis a Malala. Malala era una niña normal, como yo, pero nació en un país diferente, en Pakistan. Por esas diferencias había cosas que no podía hacer, o decir, o vestir incluso. Malala se percató de esas diferencias y los mayores no sabían explicarle las razones. Más que explicaciones sonaban a excusas. Niñas que no iban al colegio porque solo los varones podían, niños que trabajaban para poder comer, mujeres que no podían conducir, y sobre todo señores armados en las calles.

Un día Malala se dio cuenta de que había determinadas cosas que no estaban bien y que seguramente desde fuera no lo sabían, quizás los que vivían en países lejanos, de esos que veía por la tele no sabían que su familia, sus amigos o sus vecinos lo estaban pasando mal. Por eso un día Malala cogió un lápiz y se puso a escribir. En las cartas dibujaba su país, narraba lo que pasaba en su calle cada día y luego las enviaba a lugares lejanos, mejor dicho, a los señores que mandaban en esos países. Un buen día sus cartas empezaron a leerse en la prensa, a hacerse públicas, y su voz, o mejor dicho su lápiz, llegó a todas partes.


Malala con un simple lápiz cambió cosas, hizo que el mundo fuera un poquito mejor
, y eso enfadó a los señores malos que intentaron que dejara de escribir. Pero aún así lo hizo tan bien que le dieron premios por mejorar y denunciar las cosas que los adultos no conseguían solucionar.

Malala es una niña de verdad, al final de este libro salen fotos suyas y de su familia y un texto que mamá me ha explicado un poco. Cuenta como todo lo que sale en el cuento sucedió y las cosas que consiguió solo una niña con su lápiz y mucha valentía.

Es un libro precioso. Con cuatro años las nociones básicas se captan perfectamente y da un choque de realidad pero con muchísima esperanza. El texto y los dibujos consiguen que los niños sepan y comprendan otras realidades y aprendan que todos, hasta el más pequeño, tiene que hacer lo posible por cambiar el mundo. Malala ganó el Premio Nobel de la Paz siendo aún una niña.

La edición infantil está publicada por Alianza Editorial y de verdad os la recomendamos. Es una maravilla.

Más información, libros de Malala, material didáctico y todo lo que puedas necesitar en la web de Alianza. 
  • Colección: Libros Singulares (LS)
  • Publicación: 19 de octubre de 2017
  • Precio: 14,00 €
  • I.S.B.N.: 978-84-9104-883-1
  • Código: 3432799
  • Formato: Estándar, Papel
  • Tamaño: 23,50 x 26,00
  • Páginas: 48
  • Edición: 01ª edición
  • Clasificación IBIC:

Kamehameha de Goku y Vegeta de Bandai

miércoles, diciembre 27, 2017 Cuentame qué opinas
 La generación de Dragon Ball, es decir, aquellos niños de los 90 recuerdan que era necesario correr desde el cole para llegara  ver el capitulo de Bola de Dragón. Las aventuras de Goku que tuvieron mil y una secuelas y que quedaron como uno de los primeros animes japoneses plenamente integrados en la cultura española. Eso visto desde ahora es bastante impresionante.



Las aventuras de un niño con colita de mono que aprendía a combatir y luchaba contra grandes rivales. Luchas épicas que normalmente acababan con algún ataque espectacular, saltos imposibles y bolas de poder que aniquilaban al más pintado.Todos esos niños han gritado alguna vez Kamehameha en la hora del patio y... ahora pueden seguir haciéndolo con los nuevos juguetes de Bandai de Super Dragon Ball.

El juguete es muy sencillo pero también bastante majo, primero por el tamaño, que es bastante grandote y manejable, así como por la calidad de la reproducción de los dos personajes (Goku y Vegeta) que pueden luchar juntos o por separado. Batallas infinitas de bolas de poder que cruzan el salón. A veces jugamos a puntería. Intentamos alcanzase un objetivo y derribarlo. Los bloques de madera suelen ser una gran opción, otras veces uno contra otro aunque no hemos logrado que los dos discos se crucen ni una sola vez.

El mecanismo de los Kamehameha no puede ser más básico, es uno de los motivos por los que nos gustan los juguetes de Bandai. La mayoría de los que hemos usado no llevan ni pilas, son manipulativos, se usan en exteriores y además son super sencillos. Como los de antes. En este caso sólo hay que colocar el disco en su sitio y dar "cuerda", una vez damos un poco de rosca apuntas y disparas con un pequeño botón que hay en su espalda. Ahora sólo hay que aprender a qpuntar y cogerle el truco.

Dragon ball

¡Super sencillo!

La figura es casi de colección por los detalles y la calidad y después del uso no ha desmerecido nada. El color y el acabado siguen intactos y estoy bastante contento. En la calle lo puedo lanzar super lejos, siempre con ayuda de mamá, aunque no he tenido mucho tiempo de probarlo en exteriores por el frío y los virus de esta época del año. Eso sí supongo que será el regalo estrella de estas navidades. lo merece por divertido y por friki.


PUBLICIDAD