BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Lo que leo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lo que leo. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de noviembre de 2020

Científicamente, una colección para mentes inquietas. Lo que leo.

Cuando era pequeña  a veces mi tía me llevaba de compras y a merendar. Siempre me compraba algún libro. Yo de canija era una ávida lectora y aún lo seguiría siendo si la maternidad no robase la mayoría de mi tiempo y un trabajo alimenticio la otra mitad. Recuerdo una tarde que encontramos en una sección de gangas unos libros sobre ciencias. no era un tema que me gustara especialmente porque siempre he sido "muy de letras". Pero uno de ellos sobre los ciclos del agua me llamó mucho la atención. Rebuscamos y encontramos por lo menos 3 títulos más de la colección, otro era de geología, otro de animales... Los compramos todos. Los leí incansablemente durante años. Eran unos libros francamente interesantes no sólo por lo que contaban que en realidad no era mi especialidad, si no por cómo lo hacían, tenían unos gráficos preciosos, unas ilustraciones super claras, muchas viñetas, y así, incluso para una autentica analfabeta científica como yo se le hacía muy asequible el contenido. Por eso siempre que elegimos un libro tenemos en cuenta varias cosas. El gusto del lector del mismo pero nunca descuidamos su presentación. Por eso la colección Científicamente de Lo que leo nos ha enamorado. 

Científicamente es una colección de cinco libros donde explican de forma precisa y detallada procesos de la humanidad pero lo hacen de una forma que a mi me ha parecido muy curiosa. Sus conceptos son tremendamente técnicos pero están escondidos en un formato muy atractivo que mezcla el cuento, la viñeta y las anécdotas con mucho tino. Sus títulos son La tierra se calienta  La gran explosión El palacio de la mente Los primeros humanos  y El código secretoEmpecemos por el principio. 

Su autora es Ana Alonso, de Tarrasa (Barcelona) pero leonesa de adopción. Se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad de León y amplió sus estudios en Escocia y París. Es profesora de Secundaria y Bachillerato por eso no cuesta comprender cómo su experiencia ha conseguido crear esta suma de factores que hace que la lectura de sus materiales tengan la dosis justa de conocimiento divulgativo y diversión. Además ha publicado poesía bajo el pseudónimo de Ana Isabel Conejo y ha recibido numerosos premios que reconocen su trayectoria como poeta. 

Para niños ha publicado  la colección “Pizca de Sal”, que combina ficción y divulgación, la novela gráfica conjunta La ciudad transparente, la saga La llave del tiempo, El sueño de Berlín, el proyecto transmedia Odio el rosa que ofrece la posibilidad de llevar lecturas paralelas en formato físico y digital enriqueciendo la experiencia, la trilogía Yinn, Luna y los incorpóreos… También es autora de numerosas adaptaciones y traducciones de Clásicos pero este proyecto, Científicamente, dedicado a los peques de entre 8 y 99 años es sin duda un paso increíble para democratizar la ciencia entre los más pequeños de forma divertida y divulgativa. 

A pesar de compartir autora los libros están ilustrados por diferentes profesionales con estilos parecidos pero muy diferentes que acaban dotando los textos de un contexto atractivo visualmente y llenos de detalles que los hacen inclusivos y perfectos. No se corta a la hora de presentar personalidades de la ciencia, de contar historias reales y combinarlas con suficiente sentid del humor como para que el mensaje llegue a los peques de forma clara y precisa, todo gracias a Ana Seixas (Portugal) , Laufer (ilustradora de Valladolid), Irene Morresco (Italia) , Andrés Lozano (Madrileño afincado en Londres) y Verónica Grech (actualmente residente en Asturias) completan este reparto surrealista y diverso pero que funciona de forma perfecta con una cohesión perfecta. 

Los cinco títulos de la colección son: 

1 La tierra se calienta 

No puede tratar de otro tema mejor que el calentamiento global. Expone de forma sencilla lo que pasa a nuestro planeta y las consecuencias de este calentamiento y del uso que los humanos damos de él pero no de deja ningún palo por tocar. Repasa incluso las nuevas generaciones de activistas y expone de forma rotunda que si el cambio no se realiza no va a quedar mucho planeta donde vivir. 


Siempre nos ha interesado mucho el origen del universo, esa gran explosión que dio lugar a las galaxias, los sistemas solares, los soles y los planetas. Es una parte fundamental para entender la vida en la Tierra y lo que hay más allá de ella. Creo que es un tema que los peques asumen muy bien, un unto en común con todos es la fascinación por el espacio y cómo se creó. En casa triunfan las anécdotas sobre los años luz que separan los planetas, si es posible viajar a marte o por qué la luna brilla por la noche. Son temas que no se entenderían si no hubiera empezado todo con una increíble explosión. Creo que junto con la pasión por los dinosaurios es  el gran punto que une a los peques en algún momento de su vida, el amor por el espacio, la exploración del universo y si hay vida ahí fuera. ¡Incluso a los que somos tan de letras como yo!


Este tomo está dedicado por completo a una parte  fundamental de los humanos, el cerebro. Ese órgano que nos hace especiales e inteligentes (al menos en la mayoría de los casos). Habla de nuestras amigas las neuronas que a las madres nos juegan malas pasadas pero además no se deja ningún palo por tocar, sinapsis, hormonas,... creo que es mejor que el capítulo de Erase el cuerpo humano donde los bichos esos azules con la cabeza con cola corrían pasando mensajes por todo el cuerpo al cerebro. Ese capítulo me dejó traumatizada por las carreras que se daban los pobres bichos y reconozco que más que ayudar a comprender cómo la orden de beber llegaba al organismo me hizo claudicar y confiar en la sabiduría del cuerpo. He aprendido mucho del chocolate leyendo este libro, también os aviso. 


La evolución es otro de los temas fascinantes que más interesan a los peques. Los homínidos, la capacidad del mono en convertirse en el hombre. Sus pequeños pasos y sus grandes logros. Millones de años resumidos en sólo 48 páginas parece un milagro. 


Quizás mi favorito. Quizás también culpa de Érase una vez el cuerpo humano (soy una niña de los 80, perdonadme). No sé mucho del ADN más allá de lo más básico que gracias a CSI se ha ampliado un poco en la edad adulta. El mapa que nos hace únicos, esa increíble codificación con millones de eslabones que nos convierte en hombres o mujeres, que nos da un color de ojos o de pelo, esas mutaciones que consiguen que lleguemos a evolucionar. Está explicado con una claridad que hasta una novata en la materia como yo, o en su defecto un niño de ocho años, puede entenderlo, pero introduce elementos suficientes para que siga interesando a los lectores más mayores que encontrarán contenidos sorprendentes en cada página. 


Motivos para hacerte con al colección.

Los libros de divulgación científica me parecen una forma única de hacer que los niños investiguen por su cuenta en casa. Aunque me enorgullece ser una persona muy "digital" creo que la desaparición de libros de consulta, enciclopedias y diccionarios no ayuda a los peques a animarse a investigar y contrastar fuentes. Me parece muy enriquecedor ver y exponerse a estos contenidos sin necesidad de recurrir a la wikipedia, ofrecerles la opción de aprender de forma distinta y además abrirles un poco la mente a explorar sobre otros temas sin que sea a golpe de clic. Los libros de divulgación científica, sobre todo si están tan bien planteados como esta colección, son una maravillosa elección para acercar a los peques a un mundo de papel, ofrecerles ilustraciones, aventuras y experimentos. 

Su formato lo hace ideal para aprender pero también para abrir sus mentes a investigar sobre las cosas que más les llamen la atención. Animarles con pequeñas anécdotas y curiosidades y en la página final también a experimentar realizando pequeñas pruebas prácticas para aprender algo a través de la experiencia y eso en internet suele ser complicado porque al final ver en un video de YouTube hacer algo no es lo mismo que plantearles la aventura de descubrirlo ellos solos. Eso sí que es aprender. 

FICHA DE LA COLECCIÓN

Título: Colección Científicamente.
Autores: Ana Alonso
Precio: 14.50 €
Fecha de publicación: 08/10/2020
Medidas: 22,7 x 28,1
Formato: Cartoné
Páginas (número): 48 págs.
Edad: +8
Género: Divulgación
Temática: Ciencia

viernes, 17 de abril de 2020

Los niños que se olieron algo raro. Ed. Lo que leo

¿Conoces a la familia Gaskitt? Pues son bastante peculiares, está la mamá que es taxista, el papá , un bebé que come tanto que engorda por segundos y unos gemelos muy peculiares. Esta familia nace de la cabeza de Allan Ahlberg y que está ilustrado por Katherine McEwen. 


Hoy os vamos a contar unas cuantas cosas sobre Los niños que se olierpn algo raro, una aventura muy loca que hace saltar de capitulo en capítulo de miembro familiar en miembro familiar y que promete risas por doquier. El día empieza de forma muy rara con un paquete que alguien se deja olvidado en el taxi, ese paquete contiene algo muy especial que va a entretener al gato de la familia de una forma muy peculiar. Mientras algo tan sencillo como hacer a compra se vuelve para el Señor Gaskitt en una pesadilla en forma de persecución muy loca por la ciudad. Mientras los gemelos van al colegio y la profesora actúa de forma extraña, no es raro después e la semana que ha tenido la pobre, un accidente detrás del otro pero... ¿eso hace que olvides los nombres de tus alumnos? ¿o que de repente seas muy desagradable? ¡Yo creo que aquí hay tema para que Gus y Gloria investiguen un montón... 

El libro. 

El libro es divertidísimo y muy, muy loco, los capítulos son muy cortos y saltan de personaje en personaje con una estructura totalmente surrealista o que favorece la sensación de incertidumbre y las ganas de saber más. 

En esta ocasión los gemelos toman más protagonismo con el misterioso caso de su profesora pero todos los miembros de la familia se cruzan en las páginas del cuento de forma continua y cada acción tiene una reacción en lo que les pasará a los demás. 

Muchísimo diálogo rápido, y un lenguaje de lo más visual me llevan a decir que si hay algo genial en Los niños que se olieron algo raro es el uso de la ilustración como hilo conductor de la historia. La potencia de los dibujos son básicos para poder seguir la trama y además resaltan muchísimo lo que pasa en cada momento. Es francamente divertido analizar los detalles, las cosas escondidas tras cada dibujo e incluso las pequeñas anotaciones que aparecen de vez en cuando auto referenciando el libro o el resto de historias de esta peculiar familia. 

Nuestra impresión.

En esta casa nos gusta mucho leer, pero nos gusta más sorprendernos y reír y con esta interesante propuesta hemos conseguido ambas cosas. Igual que normalmente el uso de los capítulos solemos recomendarlo para los primeros lectores e iniciar en la aventura de leer varios días seguidos la misma historia en esta ocasión ha sido un problema porque no pedíamos parar de leer. los capítulos no son muy extensos pero son intrigantes y van de cliffhanger en cliffhanger y … claro, a ver quién es el listo que para. ¡No se puede!

Lo hemos leído en dos semanas 5 veces, eso en el medidor familiar se considera un rotundo éxito. 

En el trascurso del libro, si has leído atentamente los asteriscos que aparecen, te hablan de las aventuras de La familia Gaskitt donde, en cada libro puedes seguir alguna de las peripecias de los miembros de la misma de una forma un poco menos "coral", en Lo que Leo puedes encontrar, a parte de este Los niños que se olieron algo raro El gato que desapareció misteriosamente, La mamá que ganó muchos premios y El papá que se puso toda la ropa. Todos ellos prometen ser igual de divertidos que este. 


Más info del libro en la web de Lo que leo. 

lunes, 6 de abril de 2020

Los olchis en el castillo de Rabenstein. Ed. Lo que leo

Aquí una madre fuera de honda. ¡Lo que ha cambiado la literatura infantil y juvenil en estos años!. En mis tiempos mozos teníamos tres iconos y todos leíamos lo mismo, ya sabéis, un pirata, un cura, buscábamos a Wally… Pero ahora amigos, ahora los niños tienen una increíble riqueza a la hora de elegir lectura. Pueden elegir un tema que les agrade y encontrar tantas referencias que hacen que la lectura sea divertida y no un suplicio. Es una maravilla y abre un mundo de posibilidades infinitas. Hoy os vamos a hablar de Los olchis en el castillo de Rabenstein..


Los olchis nacieron en la cabeza se Erhard Dietl, un alemán que ha desarrollado parte de su carrera en literatura infantil y que además de escritor es dibujante. En Alemania es un autentico ídolo gracias a los olchis, una serie de libros protagonizados por una especie de bichos verdes, sucios y olorosos que viven en una charca maloliente, una mezcla entre ogros y orcos pero simpáticos. Él mismo crea sus aventuras y también les dibuja en todas ellas aunque también ilustra para otros autores y, por supuesto se dedica a hacer cosas super chulas como música. Y claro, además de los volúmenes de los olchis hay muchos otros libros de este autor que te pueden gustar como Lukas o El Valiente Teo.

¿Qué hace especial a los Olchis? 

Los olchis viven en un vertedero que les parece la mar de acogedor. Allí disfrutan de su día a día jugando con sapos y comiendo sopa de espinaca con calcetines viejos y nunca se saltan sus baños de basura. Es una vida apacible y feliz que de vez en cuando abandonan para vivir aventuras con Piratas, dinosaurios, o disfrutar de la navidad. En esta ocasión en uno de sus días normales en el vertedero aparece una niña. La pequeña se ha escapado de su excursión escolar para conocerlos y los olchis deciden unirse a su autobús y pasar la noche en el castillo de Rabenstein. ¡Un castillo! Eso es misterioso y fascinante y da un poco de miedo, ¿no?

Los olchis disfrutarán a tope de esta aventura y descubrirán que a veces las apariencias engañan y en el camino también harán que Greta, su nueva amiga, sea un poco más feliz. ¿Te atreves a acompañarlos?

Dónde encontrar a los olchis. 

Los olchis moran en la colección amarilla de Lo que Leo, la colección infantil de Santillana, y no sólo la aventura del castillo, también podéis ver en su catálogo Los olchis y el pirata negro y Los olchis en el país de los dinosaurios. El libro es especialmente recomendado para niños a partir de 6 años, son libros cortos con dibujos coloridos y capítulos cortos que favorecen la lectura por días para los lectores avispados que empiezan a seguir historias un poco más largas. Son un total de 5 capítulos.

Se compone de mucho diálogo, lo cual hace que sea muy divertido de leer para los mayores porque poner voces es todo un arte en el mundo de la lectura infantil pero además va un paso más allá y al final del libro puedes encontrar un juego donde con unas fichas y un dado puedes intentar llegar al castillo. No hay nada mas genial que los libros que ayudan a los niños a jugar con la historia.

Nuestra opinión. 

A mi los olchis me han caído bien, aunque eso de no lavarse y comer cosas asquerosas me tira un poco para atrás... cosa que al contrario ha fascinado al pequeño de la casa. La conexión con estos simpáticos y gamberros seres verdes ha sido inmediata y ha disfrutado mucho con su noche en el castillo. Al principio ha dudado sobre si la cosa iba a dar miedo pero en seguida ha visto el todo de humor y aventura y ha entrado en la historia a la perfección.

Es una apuesta segura para los que disfrutan leyendo cosas divertidas y comienzan con libros con un poco más de chicha. Serán unos personajes de esos que recuerden cuando sean mayores.

Es un libro de tapa blanda y formato bolsillo, ideal para casa y para llevar de vacaciones por sus dimensiones. Lo puedes encontrar en AMAZON. 

jueves, 2 de abril de 2020

Un baúl lleno de dinosaurios. Ed. Lo que leo.

Lo que leo es la división de lectura infantil y juvenil de la editorial Santillana. Nosotros lo conocemos del cole donde emplean el método de enseñanza de Santillana desde Infantil. Nuestro primer contacto con ellos fue con el proyecto de biblioteca que hicieron el año pasado. Para incentivar el gusto por los libros cada padre aportaba un libro de la colección verde a la clase y los peques lo iba llevando a casa a razón de uno por semana para leer el de todos los compañeros. A nosotros nos tocó, por azar, Caperucita Roja (tal y como se la contaron a Jorge). Yo creo que tuvimos mucha suerte porque era un libro muy divertido, fácil de leer y muy loco. Como sabéis nos está contando un poco esto de la lectura así que si el libro no es interesante o simpático acaba siendo un suplicio. Después de ver la colección verde casi entera descubrimos que siento debilidad por los libros de humor, con personajes divertidos y gamberros y donde hay mucha acción. Una pena porque cada libro de Babar que llegaba a casa era un poco como una tortura china por lo largos que eran o porque acababa filete según se leía, y este hecho daba igual la hora en que nos pusiéramos a leer, era una especie de criptonita. ¡Los niños son así!


A día de hoy, con una lectura casi autónoma y aumentando por segundos la capacidad comprensiva de lo que leemos nos estamos viniendo arriba con los libros de 6 años, que si, que es la edad que tenemos, pero hasta ahora eran una utopía impensable. La colección amarilla es la que corresponde con nuestras capacidades lectoras, y lo asumimos y disfrutamos como los que más porque ir quemando etapas es gratificante pero tampoco es un objetivo vital, lo importante es disfrutarlas todas poco a poco.

Si hay algo que nos gusta de los autores de Lo que leo es que conocemos a todos gracias a los libros de clase y es bonito que los nombres nos vayan sonando. Cuando cayó en nuestras manos justo acabábamos de leer en el libro de Lecturas Amigas un poema de Ana Rossetti, la autora de la que vamos a hablaros hoy. Ana Rossetti es el pseudónimo de Ana María Bueno de la Peña, una autora española que ha desarrollado su obra en todos los ámbitos de la literatura: poesía, literatura, textos teatrales e incluso un libreto para ópera aunque nosotros la conocemos por su trabajo en literatura infantil y juvenil y más concretamente por su serie de "Un baúl lleno de..." y en este caso en particular de su Baúl lleno de dinosaurios.

El libro cuenta las aventuras de un grupo de amigos Chus, Cris, Toni, Gabi y Manu que consiguen que un baúl lleno de cosas inservibles se convierta en una puerta mágica para vivir aventuras. En otras ocasiones lo llenaron de momias, lluvia o piratas pero hoy, hoy les hará viajar millones de años atrás a una época donde los dinosaurios poblaban la tierra y de una conversación fascinante sobre hamburguesas acabarán siendo amigos de un compsoñatus, el dinosaurio más pequeño que conocemos y con un nombre que va genial para ponerlo sobre las fresas "con nata", llamadnos locos pero así aprendimos su curioso y nada fácil nombre.

El libro es muy sencillo de leer, tiene mucho diálogo lo que hace que sea la mar de interesante y dinámico y además cuenta con las ilustraciones de Alfonso Gómez que ayudan a hacerse una composición bastante exacta de los amigos y sus peripecias jurásicas. Los dibujos tradicionales, divertidos y monocromos pegan perfectamente con esta aventura que nos hemos ventilado en un par de tardes y que nos ha dado muchas ganas de leer el resto de baúles que seguro que están llenos de cosas maravillosas.

Puedes comprar Un Baúl lleno de dinosaurios en Amazon. 

Más info del libro en la Web de Lo que Leo. 


SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba