BEBÉ FRIKI

martes, 20 de julio de 2021

Un pez en la escalera. Beatriz Giménez de Ory. Ed. Lo que leo.


Corría el verano de 2017 cuando una noticia de esas virales asaltaba Twitter. Una niña dejaba a su pez en el rellano de la escalera con una nota para que los vecinos se hicieran cargo del pequeño pez. Era un pez naranja, de esos que viven en peceras redondas y acompañan como mascota a los peques. Las redes sociales se volcaron con Pesesín, que así se llamaba la criatura, mientras los vecinos iban informando de los avances con su cuidado. le cambiaron el agua, le pusieron comida en férreos turnos y Pesesín estaba ahí cuando regresó su dueña. En este caso la gente sacó a relucir muchos temas: la responsabilidad de tener mascotas, el abandono animal, si la actuación era correcta... pero a mi lo que me fascinaba de la historia era ver las nuevas notas de los vecinos y cómo cuidaban al bicho sin cuestionárselo. Nosotros  tenemos peces desde 2015. Fue la primera cosa que pidió con lengua de trapo a los Reyes Magos. Tenía año y medio y cuando le preguntaban decía a todos: 

- Quiero un Pes.  

Luego se dio cuenta de que un pez solo era un rollo y decidió pedir "un pez mamá, un pez papá y un pez bebé". Así que llegó al pecera de 60 litros con 10 peces. Uno de ellos era "un tiburón ballena pequeño" que limpiaba el acuario. Religiosamente alimentó a los peces y exceptuando un accidente donde medio bote cayó a la pecera (del que pudimos salvar a muchos especímenes del desastre) debo decir que la pecera sigue ahí y solemos tener peces bebés cada poco. Los peces son una responsabilidad suya y como tal los tiene encantados. Por eso seguimos en casa las aventuras de Pesesín con preocupación. Y por eso al leer la sinopsis de la novela Un pez en la escalera de Beatriz Giménez de Ory nos dimos cuenta de que debía ser una maravilla. 

El libro. 

El libro en este caso no cuenta la historia del pez, en este caso un pececillo rojo llamado Alegría, ni siquiera la de sus dueñas, una madre y su hija que se acaban de mudar a un edificio que parece deshabitado. Al contrario, son meras anécdotas para hablar de los propietarios del inmueble, una serie de personajes relacionados entre ellos que no pasan por su mejor momento. Rencores, peleas familiares, antiguos amores... todas esas historias encerradas en cada piso sin ser contadas hasta que el pez les saca de su encierro y les ayuda a relacionarse de nuevo. Y es que el pez de la escalera es una excusa para hablar de relaciones interpersonales, de la amistad, del perdón y de la necesidad de querer y ser querido.

Beatriz dibuja personajes muy claros con historias muy definidas pero con un punto mágico que atrapan al lector, pero no sólo al pequeño. Yo he disfrutado conociendo a los vecinos de la comunidad tanto como el canijo. Diría que incluso más. Me atrevo a decir que es la primera vez que siento ternura al escuchar hablar de un administrador de fincas porque la gracia de la narración es el equilibrio entre el presente, el pasado y el futuro de esos habitantes del número 13 de la calle Soldadito de Plomo. Y tiene que llegar Selene y su pez de feria para que descubran que estaban todos tan cerca y a la vez tan lejos. 

Los valores.

Siempre que atacamos un libro de Lo que leo lo hacemos con cierta ilusión porque en cada uno de ellos se esconden valores fundamentales para la educación de los peques pero en este caso es uno de los eslabones más fuertes de la historia. En una sociedad donde casi ninguno conocemos a nuestros vecinos (incluso los evitamos en el rellano si podemos) la convivencia es muy diferente a lo que era antes. Pero no sólo se queda en la anécdota. Las historias entrelazadas con un punto de realismo mágico y un toque de humor hacen que en sus 128 páginas conozcamos a todos los vecinos y nos hagan saltar lágrimas de risa y de alegría. Eso es muy inusual en un libro infantil.

Las ilustraciones.  

Un apartado especial merece Alex F. el culpable de las ilustraciones del libro. Una maravilla realizada a acuarela que da un toque perfecto para acompañar a la historia. Se trata de un dibujante e ilustrador formado en diseño gráfico en La escuela de artes y oficios ILLA de Sabadell e ilustración en la Escuela de Arte y Superior de diseño de Vitoria-Gasteiz. Se dedica a la ilustración de novelas infantiles y juveniles con un éxito tremendo. 

Puedes comprarlo en AMAZON

FICHA TÉCNICA

Título: Un pez en la escalera
Autores: Beatriz Giménez de Ory
Ilustradores: Alex F.
Fecha de publicación: 12/04/2021
ISBN: 9788491223689
Medidas: 13,5 x 20
Formato: Rústica
Páginas (número): 128 págs.
Soporte: Papel
Edad: +8
Colección: Serie morada
Género: Narrativa
Temática: Amor, Compañerismo, Convivencia, Humor, Responsabilidad

4 comentarios :

  1. ¡Mil gracias por la reseña, Ana Belén! Me alegra que a tu peque le gusten los peces. Y, efectivamente, me inspiré en la noticia de Pesesín.
    Un abrazo,
    Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, el libro lo hemos pasado a la abuela porque sabemos que le va a encantar. Para que digan de la "literatura infantil"

      Eliminar
  2. Ay!!! Muchísimas gracias! Me hace mucha ilusión que te haya gustado y que encima nos dediques una crítica tan bonita! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ay!!! Muchísimas gracias! Me hace mucha ilusión que te haya gustado y que encima nos dediques una crítica tan bonita! Un abrazo

    ResponderEliminar

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba