BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Igualdad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Igualdad. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de marzo de 2020

La igualdad entre chicas y chicos no es ninguna broma. Ed Larousse.

Siempre hay algo que me ha llamado poderosamente la atención y es que las madres de niñas han sido siempre las abanderadas del feminismo. Parece que es necesario que las niñas crezcan fuertes, empoderadas, conscientes de que el techo de cristal se tiene que romper y que no tienen ningún límite para ser o hacer lo que quieran. Eso es cierto. Pero se nos olvida algo super fundamental. Si ellas lo tienen claro pero los que le rodean no. ¿Lo van a tener difícil o fácil?  
         

 Nosotros tenemos un niño. Un varón. Un niño que cada vez que vuelve del cole diciendo que el rosa es de chicas o que las niñas de su clase solo quieren ser princesas te mueve el interior y acabas teniendo una conversación sobre estereotipos o machismo casi a diario. Si, ser madre de un niño y no dejar que caiga en los machismos de nuestra sociedad es un trabajo francamente agotador, incluso gracias a esas madres feministas que acaban enseñando que ser Blancanieves mola... ¡¡No mola!!    

Hablemos de estereotipos : ¿Las niñas son más listas que los niños?, ¿Hay mujeres presidentas?, ¿Los niños pueden llevar falda? , ¿Hay diferencias físicas reales por géneros? Pues en las respuestas a estas y muchísimas preguntas más siempre hay un componente muy subjetivo del que las responde y pocas veces nos sentamos a reflexionar el por qué y qué mensaje hay que extraer de cada una de ellas porque os garantizo que no es un trabajo fácil. Pero Larousse ha venido a hacernos la vida un pelín más fácil. 

 El libro La Igualdad entre chicas y chicos no es ninguna broma está escrito por dos autoras, chicas, Stéphanie Duval y Sandra Laboucarie y la estructura es super sencilla pero a la vez muy atractiva. En el libro se lanzan una serie de preguntas, más de 30, y en una hoja o doble página reflexionan sobre varios aspectos de esa pregunta. Algunas son divertidas, otras intrigantes y otras socialmente terribles. Va dando saltos con diversa profundidad sobre temas como la moda, la inteligencia, la sexualidad o los salarios entre hombres y mujeres ilustrándolo en cada página gracias al trazo de Pascal Lemaître y Roger Zanny que estructuran a modo de pequeños departamentos cada párrafo invitando a la reflexión.

Hay muchos puntos en común en las diferentes páginas. Por una parte la aparición de Mujeres increíbles, cada pocas páginas hace un pequeño resumen sobre la figura de una mujer que marcó la historia en el tema que se trata: sufragio universal, derechos civiles, lucha de clases, ciencia... También hay muchos cuadros de texto que hablan de Sabías que... donde aprovechan para dar un dato curioso sobre la mujer como descubrir que en España las mujeres dedican más de 4 horas al día a trabajar en el hogar o que las mujeres al casarse renuncian a su apellido para coger el de sus maridos. Son a veces cosas que los más pequeños no saben y que son útiles para comprender la diferencia que existe en el mundo del hombre y de las mujeres a día de hoy, sin necesidad de irse a un país pobre o viajar muy lejos.

Especial mención a los apartados de los derechos de las mujeres. En un mundo donde sabemos que votar es un derecho adquirido o que una mujer puede ser presidenta conviene recordar que hay países donde las niñas aún no pueden ir al colegio o se casan y son mutiladas siendo niñas. Y es que La igualdad rentre chicos y chicas no es ninguna broma es un libro donde mezclan los super héroes con temas más incómodos pero necesarios.

Ventajas.

Una de las principales virtudes es la estructura del libro en capítulos cortos fácilmente asumibles, incluso por apartados dentro de la propia página. Es ideal para niños y niñas a partir de 8 años aunque muchos de los temas son tratables para niños un poco más pequeños. Intenta aportar datos objetivos para responder a las preguntas y no convertirlas en dogmas de fe. Cuestiona y argumenta cada pregunta con datos contrastados y eso se agradece mucho. 

Creo, como madre de niño, que esta tarea, la de educar en la igualdad no es ninguna broma, pero que nosotros, los padres, de niños o de niñas, tenemos la máxima responsabilidad a la hora de darles las herramientas para que puedan aprender y decidir sobre todo de forma meditada. Por eso este libro me parece una excelente elección para regalar a cualquier niño, tenga pito o vulva para que aprendan que el órgano que importa es el que está dentro del cráneo

Puedes comprar el libro en AMAZON. 

                                                                 

jueves, 12 de marzo de 2020

Ahora me veo, un cuento -canto- a la identidad

Hay historias que son necesarias porque pueden ayudar a mucha gente. Alma Serra escribió uno de ellos. Conozco varios libros escritos por adultos sobre procesos de transición con historias motivadoras y mensajes positivos pero que están muy orientados a ayudar a un público adulto. No es fácil, obviamente, enfrentarse a este tipo de realidades, estamos en una generación donde, aunque estamos avanzando por el buen camino, hay muchos temas que requieren de un tacto especial y de una forma de repostular lo que nos han enseñado desde las mismas raíces y es complicado en determinados temas o entornos. En Ahora me veo habla de una de esas situaciones a las que no estamos acostumbrados, cosas que a los peques les cuesta exteriorizar y que los adultos tienen aún problemas para abordar con naturalidad. ¿quieres conocer este canto a la igualdad de Alma Serra?

Para entender la historia que se esconde en Ahora me veo es necesario conocer a Alma Serra es maestra especialista en música, antropóloga e investigadora por vocación. En su web puedes conocer su manera de entender la vida, la enseñanza y, sobre todo, a educación emocional, no en vano ella es psicoterapeuta de profesión aunque casi siempre vinculada al campo de la enseñanza. Preside la Asociación Española de Educación Emocional, ASEDEM, entidad que fundó hace unos años para dar formalidad al nuevo movimiento surgido en torno a este nuevo concepto y seguir promocionando la innovación educativa en todos los ámbitos sociales.

Alma publicó "Un pellizco en la barriga" en la editorial BABIDI-BÚ que es un manual ilustrado que pretende acompañar en el sentimiento de pérdida tras la desaparición de un ser querido. No se queda ahí, con Ahora me veo consigue ponerse en la piel de una familia entera que está sufriendo un cambio importante al que se enfrentan poco a poco.

La transexualidad infantil tiene un problema principal y es que los propios niños son incapaces de verbalizar sus sentimientos ante la complejidad de lo que sucede dentro de sus propios cuerpos. Afrontar los sentimientos es la parte más complicada y lo resuelve de una bella forma al enfrentar a Manuel con su propia imagen. Un día se levanta y no se ve reflejado en el espejo. Simplemente es como si fuera un vampiro, no hay reflejo de vuelta. Esta bella metáfora recorre 8 días en los cuales Manuel y sus padres empiezan a expresar lo que está pasando con él y con su imagen. A través de una cosa tan simple como sus gustos, sus amios o un disfraz para el colegio. 

Paralelamente a esa narración, al final del libro hay una pequeña guía para tratar en clase o en casa con actividades que favorece la empatía, la comprensión y facilita la expresión de los sentimientos.

Una parte muy importante del libro es la carta final de Alba, la personita que inspira el cuento y que con sus propias palabras en una hoja con líneas para escribir recto y con sus pequeñas faltas de ortografía celebra su "nuevo cumpleaños". Una maravilla de reflexión que pone la piel de gallina y que es tan maravilloso leer y compartir para hacer que en este mundo nadie se sienta mal por algo que en el fondo es de lo más natural. Felicidades Alba, eres una valiente, ahora nosotros también te vemos.

Puedes comprarlo en AMAZON.

martes, 10 de marzo de 2020

El hada Margarito, ser lo que quieres ser

Imagina que eres un duende. Los duendes son unos seres mágicos un poco gamberros, dentro del mundo de la magia no tienen muy buena fama porque se dedican a robar, hacer trastadas a la gente… y además tienen un uniforme muy feo, el gorro y los botines no son nada bonitos. Por eso un día Margarito el duende se plantea que no quiere seguir siendo un duende ... que quiere ser un hada.



Las hadas son seres mucho más majos, hacen magia, son buenas y populares, dan amor y bondad y no hacen travesuras y se portan mal. Las hadas les gustan a todo el mundo pero ¿Un duende puede dejar de ser lo que le corresponde por nacimiento para poder hacer una vida diferente?

Esta es la premisa que maneja El Hada Margarito, un cuento de BABIDI-BÚ dentro de su colección Mevés. Ya os hemos hablado de esta colección largo y tendido, una serie de libros que trasmiten valores implícitos ne las narraciones y que suelen incluir para la reflexión las ideas de sus autores para poder trabajar en casa o en clases sobre la diversidad y el respeto. En este caso concreto su autora aborda la importancia de aceptarnos como somos y aceptar lo qeu queremos ser por encima de lo que está impuesto o se espera de nosotros.

Con una lectura ágil y clara Vanessa Cabanes escribe esta maravilla de cuento dese su experiencia como profesora de educación infantil en Alicante (os recordamos que la editorial apuesta por autores nacionales y ente con ideas bonitas). Desde esa experiencia, al final del cuento, en un par de páginas, ofrece una serie de actividades para poder realizar en infantil y primaria y que los peques puedan explorar los contenidos del libro. Propone hablar, meditar y exponer lo que se cuenta en el cuento pero también explorar con sus propias palabras las nuevas aventuras que puede vivir en su nueva etapa Margarito con dibujos o gracias a la escritura creativa.

También lleva un paso más allá la aventura para adentrarnos en nuestros sentimientos con actividades como el gorro mágico o la activad del espejo para fomentar la autoestima o las relaciones con los compañeros o explorar las propias emociones como la carta emocional. Todas ellas son preciosas porque  en las interacciones conseguimos que el mensaje se enriquezca al nivel de los peques.

Las ilustraciones tienen de la mano de Chiara Boffi, italiana de nacimiento que realiza unas preciosas ilustraciones que nos llevan a entender gráficamente la transición de Margarito. En todas sus obras e ilustraciones hay amor por la naturaleza, los animales y además parte de su vida, y de sus conocimientos del mundo desde que acabó con sus estudios en Milán enriquecidos por sus múltiples viajes a Sudamérica, Australia o Europa.

Es un libro excelente para todos los niños porque hay que ser la mejor versión que podamos ser pasando por encima de lo que esperan que seamos y rompiendo los moldes porque los verdaderos límites son los que nos ponemos nosotros. 

Lo puedes encontrar en AMAZON

miércoles, 4 de marzo de 2020

Como una chica. Libros para fomentar la igualdad


Nunca es tarde para ponerse las pilas con los temas de igualdad. El criar un niño, con "o", es una tarea titánica porque aunque muchos piensan que es necesario que las niñas sean conscientes de la educación en el feminismo se nos olvida que por muy fuertes, seguras y concienciadas que estén ellas si no les acompañan hombres que apoyen esa igualdad el objetivo nunca se cumplirá. Para ser iguales no solo las niñas tienen que saber que el sexo opuesto no es superior, también los niños tienen que ser conscientes de ello. Esa parte es una responsabilidad casi tan fuerte para madres y padres de niños como de niñas.

Encontrarme con Como una chica ha sido revelador porque ha simplificado mucho tratar determinados temas con el pequeño de la casa en un entorno que le es muy familiar.
La historia de Gala os puede ayudar mucho a hablar de micromachismos, frases hechas y conceptos tan enraizados en la sociedad que a veces los consideramos perfectamente normales aunque no lo sean.

Laura Mora Hernani es la autora del libro, de origen valenciano pero viviendo en San Sebastián es licenciada en pedagogía y ha descubierto en la literatura infantil una forma única de tratar temas y encontrar una voz con la que llegar a un público amplio y necesitado de grandes historias llenas de ideas y valores. Las ilustraciones viene de la mano de  Minorín, pseudónimo de la Sevillana Paloma López, una ilustradora genial, os recomendamos pasar por la web para ver ss diseños sencillos, pastel y kawaii que enamoran. En BAIDU-BÚ tiene otro libro publicado llamado Bella Bellota.

En Como una chica conocemos a Gala. Gala es una niña perfectamente normal con inquietudes y amigos. Pasa el día con una vieja lupa de su abuelo que le ayuda a investigar y resolver grandes misterios como la mismísima Agatha Cristie. Estando en el parque jugando con su mejor amigo Gael aparece en escena un nuevo niño que le dice que "corre como una niña". Eso hace que la actitud de Gael cambie por completo lo que hace que Gala se pregunte qué hay de malo en hacer las cosas como una niña porque si hay algo que no esté bien ella lo lleva haciendo erróneamente toda la vida. En su investigación recorrerá las influencias femeninas de su familia descubriendo lo que hace especiales a su madre, su abuela o su hermana llegando a una impactante conclusión. No hay nada malo en hacer cosas como una chica porque con esfuerzo una chica es igual de buena que cualquier chico. Esa lección no solo la aprenderá Gala, también su amigo Gael y el niño nuevo que descubrirá que las niñas no solo son iguales a los niños, si no que además son geniales en cada cosa que hagan.

Como en todos los libros de la Editorial BABIDI-BÚ con su colección Mevés viene con una autentica maleta de valores implícitos, no solo la igualdad y el respeto, también la capacidad de detectar los machismos que han calado hondo en la sociedad y en el lenguaje diario pero además demuestra que es necesario ser crítico ante todo, no rendirse ante lo socialmente establecido, luchar contra las injusticias y saber luchar hasta el final por lago en lo que crees.

Como una chica es un gran ejemplo de lectura apta para todos los niños y niñas que crean en la igualdad real y que estén dispuestos a defenderla.
 Lo puedes comprar en AMAZON.

lunes, 2 de marzo de 2020

Aquiles, la pelirroja y El niño que quería usar vestido dos formas de afrontar la diferencia y los roles.

Hay muchas editoriales que hacen una labor genial. Está claro que los libros y los cuentos son una herramienta fantástica para tratar determinados temas con los más pequeños, su poder educativo es un pilar básico para gestionar emociones y sentimientos además de fomentar el diálogo y, sobre todo, abrir sus mentes e iniciar en determinados temas que pueden ser interesantes para ellos por cercanía familiar o personal.

La Colección Mevés de BABIDU-BÚ es un claro ejemplo de que hay editoriales que están tratando de hacer cosas diferentes y que existe un público para este tipo de contenido. Vamos a hablaros de varios de estos títulos que aunque se recopilan bajo la bandera LGTBI tienen muchas más lecturas, hablan de tolerancia, de igualdad, de respeto, de feminismo, de diversidad y de amor.

En este primer bloque hemos seleccionado dos de sus cuentos que tratan de niños que se visten "de niñas", ambos lo afrontan de forma totalmente diferente y tienen un mensaje totalmente dispar. Eso sí, los dos están preparados para afrontar que lo diferente nos hace únicos y sea cual sea la circunstancia de cada uno lo importante es ser feliz. ¿Os animáis a descubrirlos?

Aquiles, la pelirroja.

Posiblemente -de todos los libros que hemos tenido la oportunidad de leer de la colección- es el que más me ha gustado por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Su autora es Ana Rossetti, escritora con una importante trayectoria en literatura infantil y juvenil y además conduce el espacio de literatura dedicada a los más pequeños en Jardines en el bolsillo de Radio 1. Pero no solo ella es responsable de la ternura y la potencia de la historia, Beatriz I Bustamante es la diseñadora de las preciosas ilustraciones clásicas y tiernas que ayudan a dar mayor rapidez y comprensión al relato.

Los grandes aciertos de Aquiles son, sin duda, su capacidad de apoyarse en un mito muy reconocido y darle la vuelta para hablar de diversidad y tratar temas de forma metódica y directa. Imaginemos que Aquiles, el gran guerrero que fue decisivo en la guerra contra Troya pudo pasar sus días de infancia lejos de la violencia y los enfrentamientos. Hijo de una diosa y de un mortal consiguió, gracias a su madre, la (casi) inmortalidad exceptuando su pequeño punto débil. Como una madre es capaz de todo por sus hijos, ante la inminente guerra, y a pesar de que Aquiles estaba muy preparado para el enfrentamiento, decide protegerlo y darle una infancia lejos de los campos de batalla. Para ello le disfraza de chica y le lleva a un palacio donde poder estar tranquilo y protegido. En el palacio descubre que ser mujer no es tan fácil y que muchas de sus libertades están recortadas aunque también descubre que las habilidades, sean cuales sean se aprenden y no dependen del sexo de cada persona.

Aquiles hace una cosa muy bien, personaliza en la figura de algo tan cercano como un niño los valores más necesarios para la convivencia como la igualdad, el respeto y la empatía. La forma del pequeño muchacho de ponerse literalmente en el vestido de una chica en la antigüedad es un recurso muy efectivo. Además no duda en hablar sobre mitos y leyendas acercando el apasionante mundo griego a los mas pequeños.

Por cierto, reivindiquemos más este cambio de roles, ¿Qué diferencia vemos en esta versión de Aquiles si la comparamos con, por ejemplo, Mulan? Ahí lo dejo.

Solo viendo su portada ya te habrás enamorado de esta maravilla que puedes encontrar online sin problemas y que te ayudará a tratar tantos temas tanto para niños como para niñas... Y además aprenderás un montón de mitología.

El niño que quería usar vestido


Tengo sentimientos encontrados con este libro escrito por Kelsy Quiroz Sanchez y que trata un tema muy valiente pero también algo polémico. ¡Y nos gusta la polémica cuando se trata de mover cosas dentro de los mas pequeños! Básicamente Ramón es un niño normal pero quiere llevar un vestido. La sociedad le dice que no debe llevarlo, sus padres no lo entienden, la profesora se opone pero el niño simplemente es feliz con un precioso vestido como el de su hermana.

El libro es una lección vital en contra de los convencionalismos a favor de la libertad. ¿Por qué un niño no puede llevar un vestido? ¿por qué las niñas tienen que agujerearse los pendientes y los niños, por ejemplo, no pueden hacerlo? ¿Por que siguen viendo raro que un niño pueda llevar el pelo largo y las niñas sin largas melenas son confundidas con chavales? Todas estas preguntas rondan la mente de toda madre cuyo hijo tiene una inquietud o gusto diferente en cuestiones que tienen que ver con los roles de género. Se podrían ampliar a poder usar coches o muñecas en función de que al niño le apetezca hacerlo o usar rosa o azul en la forma de vestir, al final se trata de eso... de costumbre.

En ese sentido la apuesta de Kelsy es honesta y valiente y muy bien llevada. Es cierto que puede ser una herramienta genial para niños que se enfrenten directamente con estas situaciones. Si bien yo veo en Ramoncito un niño que es feliz usando falda porque le apetece, le resulta cómoda y le gusta también deja abierta la puerta a otro tipo de diálogo quizás menos usual y común, llegaremos a ello mas adelante. Los niños pueden usar faldas si quieren y nadie debería impedírselo, si no que lo hablen con los escoceses o con Billy Porter. ¡Arriba la diversidad y el respeto!

En la recta final del libro hay un episodio concreto que me generó dudas y por eso me puse en contacto con Kelsy que me dio una visión mucho más amplia del concepto y me hizo comprender que en lugar de mirar de forma limitada podía abrir un abanico de posibilidades para el futuro de Ramón. Sus padres deciden ponerse en contacto con una vecina cuyo hijo ha decidido iniciar la transición y su único consejo que reciben es que si Ramón es feliz y ellos lo son no hay inconveniente en que el pequeño vista como quiera.

Al introducir de forma tan directa el tema me pareció complicado pero es cierto que en mi lectura del libro Ramón solo es un niño con falda pero hay muchos niños que tienen un presente similar y un futuro diferente... ¿Por qué no iniciar un diálogo sobre Ramón y su futuro?. ¿Será una etapa?, ¿Será admiración por la figura de su hermana? , ¿será simplemente gusto por la moda?, ¿será símbolo de la identidad sexual del pequeño? Eso no aparece en el libro, lo que hay es un crío que quiere hacer algo que le gusta y le hace feliz y que por las convenciones sociales es rechazado por los suyos. Y eso es algo que nunca debería de pasar, sea cual sea el futuro de Ramón. Como hemos mencionado antes... ¿y qué sucede con el pelo largo o los pendientes? Al final es solo eso, una cuestión de tradición y costumbre que podemos cambiar en esta nueva generación.

En realidad, si lo pensamos fríamente el libro no habla de Ramoncín, habla de sus padres, de cómo se enfrentan ante una situación lo convierten en un problema solo por evitar burlas o encasillamientos y pierden de vista lo mas importante... que su hijo sea feliz.

Este libro es de tapa blanda pero de una calidad excepcional en cuanto a páginas y diseño.

Lo puedes encontrar en AMAZON.

Dentro de poco os hablaremos de más títulos de esta colección pero queremos saber si tenéis algún libro sobre estos temas, si os interesan y qué echáis en falta en cuanto a estas temáticas en las editoriales. El diálogo está abierto.  

¡Contadme!



SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba