BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Alpujarra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alpujarra. Mostrar todas las entradas

miércoles, 22 de septiembre de 2021

Soportújar, el pueblo de las brujas. La Alpujarra con niños

 La zona de la Alpujarra granadina es fascinante. Por su singular localización y su aislamiento durante décadas fue calado de cultivo para leyendas y fantasmas. El folclore local alimentado por los propios vecinos dieron lugar a anécdotas y cuentos de una riqueza increíble. Muchas de estas historias han sido ahora rescatadas con fines turísticos. No os vamos a engañar, el planteamiento de Soportújar es básicamente atraer al turista con reclamos pero es que los reclamos están tan bien ideados y quedan tan bien en las fotos que es cuestión de tiempo que se hagan auténticos álbumes de las recreaciones que han ido instalando a lo largo del pueblo. 

Soborcoxar era el nombre morisco de este encantador pueblo blanco. Lugar de portales. Lo anecdótico es que la mutación hacia Pueblo de las brujas no parece lógica pero precisamente en época mora nacen las leyendas que llevan a este pequeño pueblo a aparecer en los mapas. Tras la expulsión de los moriscos llegaron de Galicia familias para repoblar la zona y como todo el mundo sabe los gallegos y las brujas van de la mano así que corrieron los rumores de que la mujeres instaladas en la zona practicaban hechicería. ¿Quieres conocer todos los rincones de este precioso pueblo de la Alpujarra? 

Cueva del Ojo de la bruja y Puente encantado. 

Los misterios de Soportújar empiezan antes de entrar en el pueblo. A menos de un kilómetro se encuentra la conocida como Cueva del Ojo. Cuentan que la cueva estaba habitada por una bruja que poseía el poder de verlo todo. De hecho es habitual sentirse observado en todo este trayecto a través de los ojos de los gatos de la localidad que dicen que permiten ver a través de ellos a las brujas. En la cueva a la que se accede por una pequeña escalinata puedes ver una replica de una bruja en plena preparación de calderos mágicos. al fondo de esta reconstrucción aparece una misteriosa grieta. Se supone que la grieta es un portal que permite el paso de las almas entre los dos mundos. ¿No os parecen historias fascinantes para compartir con los más pequeños? 

El otro acceso a la cueva es un puente que se construyó recientemente pero se ha ganado el apelativo de Puente encantado. En ese acceso por rampa hace accesible en lugar con carritos y sillas de ruedas (aunque no es de lo más cómodo).

Si queréis ser pragmáticos podemos afirmar que estas leyendas servían a un bien mayor. Muchos sospechan que fueron ideadas por las madres de las criaturas para que ninguno se alejara del pueblo. La verdad es que si me visualizaos con 7 años pensando en pasar por delante de un portal místico que conecta con el infierno es posible que no saliera de mi casa, así que menos aún del pueblo. 

La cabeza de Baba Yaga

El pueblo no sólo posee leyendas locales, también tiene un poquito de las grandes brujas. Es el caso de Baba Yaga que pertenece a la mitología eslava y da mucho chungo porque entre sus aficiones está comerse a los niños bendecidos. Pero no sólo esta gigante cabeza es parte del recorrido. Un poco más adelante podréis ver su peculiar casa (para mí de lo más bonito del pueblo y con un estilo a lo Ghibli muy atractivo). En su casa hay paneles informativos sobre la historia, los conjuros para hacerla aparecer y demás. Si lo lleváis aprendido de casa podéis hacer de la experiencia todo un cuento de hadas. Os animo a investigar un poco sobre esta bruja porque os cautivará.  Su gran cabeza es el comienzo de la ruta por el pueblo que se os antojará un poco peculiar. 

Los monumentos o reconstrucciones están dispersos por todas sus calles y no existe un mapa. Los lugareños os pueden ayudar a encontrarlos todos, no os dejéis nada por visitar. A fecha de 2021 os recogemos los puntos inaugurados pero están trabajando en ampliar la oferta por la gran demanda que existe y el éxito que ha conseguido gracias al reclamo de las brujas. Y os prometo que merece la pena. 

El mirador del Embrujo y la Era de los aquelarres. 

En otra época podíamos hablar de la plaza del ayuntamiento pero ahora mismo este imponente mirador se lleva las miradas del visitante por otros motivos. La fuente con las brujas y las vistas sobre la Alpujarra merecen una foto familiar. Además en la pequeña fuente frente a la plaza podéis encontrar una cápsula del tiempo que será abierta en 2065, otro misterio que sumar a este pintoresco pueblo. 

La fuente se activa con un pedal y por la noche se ilumina creando aún más magia. Es la primera parada lógica pero también la primera bifurcación del camino. 

Desde aquí puedes decidir ascender al punto más lejano conocido como la Era de los Aquelarres (o mirador de los aquelarres) donde de nuevo tenemos reproducciones, estatuas y figuras. Fue el lugar donde las brujas acudían a realizar sus embrujos. 

La fuente del dragón y el pozo de los deseos.

Si decides ir hacia la zona baja del pueblo en una pequeña esquina encontrarás esta peculiar fuente con un letrero que te indica las virtudes de sus aguas. Lo primero que debes saber es que para beneficiarte de ellas deberás beber directamente de su pene. Tal cual.  Si te animas podrás disfrutar de un efecto afrodisiaco y aumentarás la fertilidad. Si no te animas siempre puedes rellenar una botellita y llevarla de regalo a un ser querido. Es la única fuente “para adultos” del recorrido por si queréis ahorraros explicaciones. 

En ese caso sacad la cartera para echar unas monedas en el cercano pozo de los deseos. Seguro que eso desvía la atención hacia el dragón. 

La serpiente, la escoba, la araña y los calderos. 

No puedes irte del pueblo sin ver la gran serpiente que se encuentra en sus peculiares soportales. Es una excusa como otra cualquiera para ver la arquitectura más característica de Soportújar. 

Además hay otras esculturas temáticas repartidas por el pueblo, una de las más populares es la escoba con el gato negro que, permitidme de nuevo la referencia, me lleva de nuevo a Ghibli y me hizo sentir un poquito Kiki la aprendiz de bruja con gato incluido. 

Un poco más abajo encontraréis unos calderos en un equilibrio precario y una araña digna de El Señor de los anillos en una de las grandes paredes blancas llegando al final del pueblo. 

La casa de Hansel y Gretel 

Si hay una bruja que recordéis de la infancia que coma niños seguro que os viene a la mente la de Hansel y Gretel. ¿Recuerdas donde vivía? En una casita de chocolate y chucherías. ¿Será posible que exista algo así? 


Pues en lo alto de la calle asoma una colorida mansión donde las puertas tienen chocolate y cuelgan bombones por la fachada. No se puede visitar por dentro, por si la bruja tiene hambre, suponemos. Pero es una preciosidad por fuera. 

La casa de Baba Yaga. 

Es, para mi, la parada estrella. Imponente y gigante la casa se eleva en unas patas de gallina. Conjuro mediante puedes descubrirla. 

Ocupa toda una plaza tapando un poco la fuente del chorro, os merece la pena asomaros a verla y descubrir también su acertijo. 

En un gran libro podréis leer los misterios de la casa y leer un poco más sobre Baba.

La calle más estrecha de España.

Es una auténtica experiencia pasar por este callejón que en su parte más estrecha tiene tan sólo 48 centímetros. También según reza el cartel es la calle más mágica de España. Pasar sin doblarse es complicado y cruzarse con otra persona es una utopía imposible. A los peques les encantará. Si no la localizas puedes buscar en el mapa la Calle Zanjilla. 

Centro de interpretación de la brujería. 

Se fundó en el antiguo colegio. Debes consultar sobre sus horarios de apertura ya que en ocasiones lo puedes encontrar cerrado. Fue de las primeras iniciativas que realizaron en este llamado Proyecto Embrujo que se inició en 2011 y que sigue sumando poco a poco nuevas experiencias. Propone un recorrido por la historia de la hechicería, si tenéis niños un poco más mayores seguro que les interesa (o si sois turistas curiosos). 

Una noche mágica.

En noviembre el municipio realiza la Noche de las brujas con tematización. Las calles se llenan de brujas (no sabemos si de las de verdad) y es una experiencia. Si estáis por la zona es un día excepcional para hacer la visita. 


La verdad es que no íbamos con muchas expectativas más allá de alguna foto vista en internet y fue una de las paradas que más nos gustaron del camino. Juntar un pueblo blanco con todas estas atracciones para los críos hizo que la familia entera lo pasara bien. Si estáis por la zona no olvidéis incluirlo en la ruta, no decepciona. 

Y recordad que en la entrada del pueblo tenéis el acceso al sendero de O Sel Ling. 

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Templo budista O Sel Ling. La alpujarra Granadina en familia.

 Siempre que os proponemos un plan intentamos ar un poco de contexto y en este caso es muy necesario. Os proponemos llegar al Tibet sin salir de Sierra Nevada. Concretamente os vamos a transportar a un templo budista que se encuentra a 1600 metros de altitud sobre la parte sur de la sierra de la Alpujarra. Aunque parezca una locura es un planazo no apto para todos los públicos que entraña un poco de aventura. ¿Queréis descubrir este rincón mágico de Granada? 

La historia del tempo O Sel Ling está vinculada a los años 80 cuando un par de monjes tibetanos se instalaron en España y decidieron montar un monasterio de retiro en la zona más alejada de la sierra para meditar y dedicar su vida a la contemplación y enseñanza del budismo. Fue en 1982 cuando el Dalai Lama se personó en el centro y le dio su nombre definitivo O Sel Ling que se traduce como "el lugar de la luz clara". Uno de sus principales logros fue el descubrimiento del que llamaron "niño lama". Seguro que muchos recordáis la historia, se trataba de un niño de Bubión que fue reconocido como la reencarnación del Lama Yeshe. Aunque la historia data de hace más de 30 años los que pudimos verlo por la televisión nos quedamos fascinados. El niño llamado Osel Hita Torres, comunmente llamado "Joselito" fue  llevado a completar su formación al Tibet y descubierto en este templo. Y a pesar de que abandonó sus estudios budistas si que sigue fiel a esta religión. 

La cuestión es que de un tiempo a esta parte el templo es uno de los puntos más visitados de la Alpujarra porque se puede combinar con las visitas tradicionales a los pueblos blancos o con Soportújar para hacer un día inolvidable. Aunque, por supuesto, podéis hacer también un retiro de varios días o algún cursillo en el centro de meditación. Si lo que buscáis es hacer el recorrido más pintoresco os contamos todo lo que necesitáis saber (y lo que nos hubiera gustado que nos contaran) para disfrutar de una experiencia única. 

Cómo llegar

Esta es una parte muy interesante. La respuesta corta es que tenéis dos rutas posibles, una haciendo un camino de senderismo desde Soportújar y la segunda es que en coche privado. Si tenéis un retiro puedes solicitar recogida por parte del templo pero si no estas son las dos maneras de acceder. 

La ruta de senderismo son 4 horas a pie desde el pueblo. Montaña arriba. Y la ruta del templo es también bastante complicada así que sólo la recomendamos si queréis pasar el día andando y sois profesionales en estos lares. Pero no os penséis que la ruta en coche es mucho mejor. 

En coche es poco más que un infierno. Me hubiera gustado encontrar información realista del trayecto. Lo que son 15 kilómetros se convierten en un pequeño infarto por el estado de la carretera. Piedras sueltas, agujeros grandes, calzada estrecha de dos direcciones... En resumen, una pequeña odisea no recomendada para gente con vértigo, miedo a las alturas, pánico al volante o cualquier derivado. El recorrido dura casi 40 minutos y es toda una aventura. Se puede hacer con coches normales pero si tenéis un vehículo bajo no me la jugaría. Hay que hacerlo con mucha precaución y paciencia. 

El recorrido en el templo. 

El recorrido es libre pero os aviso que no es sencillo. Mucha cuesta, mucho escalón, senderos empinados... nada para niños pequeños y mucho menos carritos. Tampoco lo recomendamos para mochilas porque hay zonas donde se puede tropezar. El recorrido dentro del centro son casi 5 kilómetros para llegar a la Tara más alta aunque puedes regresar en cualquier momento. Hay muchas paradas interesantes en el camino en forma de miradores.

La primera parada son las ruedas de oraciones, las pequeñas y la gigante. No podréis resistiros a hacerla girar aunque seguro que os impresiona el toque de la campana y cómo rompe el silencio de la sierra. Se deben girar en el sentido de las agujas del reloj. Pasee la capacidad de traer paz interior. 

Las estupas son esculturas conmemorativas. Son mandalas hechos arquitectura. Otra de sus simbologías es representar los elementos del Universo como son la tierra, el agua, el fuego, el aire y la conciencia. 

La siguiente parada es el Buda de la Medicina que libera el sufrimiento físico y mental a través de la meditación y recitando su mantra. Meditar junto al Buda de la Medicina elimina las enfermedades interiores como pueden ser el odio, apego e ignorancia. En este Buda encontraréis muchas ofrendas realizadas por los viajeros e impresionan bastante. 

Hay varios miradores y budas repartidos por el recorrido pero la última parada es la Tara Verde que se encuentra en la parte más alta y a donde no todos llegan. Tara libera de los miedos externos y trae paz. Además se encuentra en un entorno privilegiado con zonas verdes 

Datos prácticos

La visita es libre y se recomienda hacerla en épocas de buen tiempo porque en invierno la carretera y el frío de la zona pueden ser peligrosos. Podéis ver en su web los horarios orientativos. Contad que no estaréis menos de 1 hora con un recorrido básico para poder hacerlo de día. 

  • VERANO: Junio/Julio/Agosto/Septiembre/ hasta el 18 de Octubre: 
  • de 17:00 a 19:30 horas.
  • INVIERNO: Del 19 de Octubre a Mayo (incluido): 
  • de 16:00 a 18:00 horas.

Recordad que es una zona de meditación así que intentad mantener silencio y respeto. Podemos aprender mucho de la visita y más aún si explicamos a los niños lo que están viendo. Hagamos que sea un punto de encuentro. 


Respeta el entorno y las esculturas. No quiere decir que no disfrutes de la experiencia pero recuerda que los demás también han recorrido ese camino y para mucha gente es un recorrido espiritual. 

En la carretera ve con precaución. Como os hemos dicho la carretera es MUY MALA. Así que tranquilidad y cabeza, sobre todo en los cruces con otros vehículos. Hay tramos donde a duras penas podréis pasar de los 5 km/h. Si no estáis preparados para ese trayecto mejor no lo iniciéis porque no podréis dar la vuelta hasta el final del recorrido. 

El templo posee un pequeño parking aunque en épocas de mucho transito y vacaciones puede ser insuficiente. 

La visita es totalmente gratuita. 

jueves, 5 de agosto de 2021

Fuente Agria y el Chorrerón de Pórtugos. La Alpujarra Granadina en familia

En tu visita a la Alpujarra granadina encontrarás muchos parajes interesantes y algunos que , aunque a simple vista no parezcan gran cosa, esconden rincones preciosos y únicos. Habíamos pasado muchas veces delante de una pequeña ermita situada en el pueblo de Pórtugos. Quizás por la cantidad de coches o por la ruta trazada nunca habíamos parado a descubrir el porqué de tanta expectación. En la actualidad Pórtugos ha realizado incuestionables mejoras en su comunicación turística, una de ellas es instalar una caseta turística para que la visita no se quede en el manantial que atrae a los curiosos por su peculiares aguas, desde allí te animan a visitar el pueblo que posee incuestionables intereses turísticos y no debe faltar en la ruta de los pueblos blancos aunque os hablaremos de él en otra ocasión porque no nos dio tiempo a visitarlo. La cuestión es que si que conseguimos parar en la Ermita de la virgen de las Angustias. 

La Ermita de la Virgen de las Angustias y Fuente Agria 

 El edificio data del Siglo XVIII y aparece en le margen de la sinuosa carretera, justo a medio kilometro de Pórtugos. A la vera De la Iglesia encontraréis unos escalones que descienden a los caños de la Fuente.

Por si tenéis dudas podéis leer el mensaje de su letrero que reza lo beneficiosa que es el agua del manantial que desciende por los caños. Estas propiedades se hicieron populares gracias a Pedro Antonio de Alarcón que realizó un viaje por la Alpujarra y escribió sobre sus descubrimientos, la devoción por beber de esta fuente data de 1872. Por comodidad os recomendamos llevar un vaso o una botella porque los caños son muy bajos pero según los expertos se debe beber del caño directamente para que no se pierdan sus poderes, lo que no os va a quitar es el peculiar sabor del agua. 

 Se denomina Fuente Agria por el sabor ferroso que podréis apreciar en los residuos que deja a su paso. Pero además es muy curioso ya que el agua “pica” en la garganta y parece que sea carbonatada por el Gas Natural de los minerales del manantial. No os vamos a engañar, está mala. Pero ¡Ojo! Sus beneficios para la salud son increíbles. Rezan virtudes sanadoras sobre molestias de hígado, intestino, estómago, riñones o útero.¡Y para la anemia! Obviamente.

El Chorrerón de Pórtugos.

 Pero después de sanar el cuerpo no os olvídéis de disfrutar de otra maravilla natural que os espera a escasos pasos. Justo al otro lado de la carretera, en el área de descanso, una escalera de 80 peldaños os llevará a la cascada natural que ha creado esta fuente. Se le conoce como el Chorrerón de Portugós y es una preciosidad. Entre los árboles resbala el agua que ha teñido de naranja todo el entorno. Los peques pueden jugar con las piedras que se han convertido en hierro y se puede uno acercar a esta cascada y ver cómo raíces y vegetación se han convertido casi en roca por el peculiar efecto del hierro cayendo año tras año. 

Se puede seguir la senda del hilo de agua un poco más ya que llega a varios pueblos más pero el camino no es sencillo ni está preparado más allá del recodo de la cascada. 

Es una parada en el camino que no requiere que os desviéis y que merece mucho la pena. 

viernes, 23 de julio de 2021

Museo del jamón en Trevélez. La Alpujarra con niños.

 Es el punto más alejado de la ruta tradicional por las Alpujarras pero no por eso merece la pena menos visitar el pintoresco pueblo de Trevélez. Os hablamos de él en la anterior entrada donde proponíamos una ruta de un día por los pueblos blancos que es la más habitual pero queremos complementar esta visita clásica con algunas zonas un poco más a desamano, pero totalmente recomendables, ya visitéis la zona solos o en familia. Si sois carnívoros o amantes del jamón una de estas paradas obligatorias es Trevélez.

Trevélez es el pueblo más alto de Sierra Nevada, y de toda Andalucía, con sus casi 1500 metros de altitud hacen que la parada sea casi obligatoria. Además su pasado morisco y sus dos zonas, Barrio Alto y Barrio Bajo son una maravilla pero hoy os queremos hablar del Museo del Jamón Vallejo donde podréis experimentar un viaje al mundo del jamón y flipareis visitando un secadero de jamones con más de 4.000 piezas (aunque en total en la fábrica dispone de más de 80.000 piezas en diversos estados de preparación).

 Para los que no conocéis el proceso de curado del jamón la visita al museo es una experiencia única para aprender sobre cómo se prepara pero hay más motivos para perderse en esta experiencia. 

Uno de los primeros consejos que os damos es que intentéis llamar para reservar la visita porque en función de la afluencia a veces deciden cerrar antes y os podéis llevar un disgusto al llegar (y el camino para llegar no es fácil ni pilla a mano para que os deis la vuelta sin verlo). 

Las entradas son de diferentes tipos podéis ver el museo exclusivamente, tomar una degustación o incluso una cata personalizada. Los niños a partir de una altura pagan la entrada, he de decir que la altura concreta depende de la persona que esté allí ese día. Nosotros decidimos tomar una tapa de jamón porque si después de visitar el museo no comes un poco no te lo perdonas en la vida. 

 La visita se realiza con audioguías. Es sencilla y muy intuitiva. Conoces la historia del jamón, cómo se fabrica, la historia de los jamones Vallejo, anécdotas curiosas y también algunos datos para conseguir cortar el jamón como un experto maestro jamonero. En los paneles además del número de la audioguía tenéis información útil y anécdotas por si queréis hacerlo un poco más libre o saltar algún aparte si los peques no están interesados. 

Después de las dos salas donde podréis ver también los sellos reales, la radiografía de una buena pata de jamón o el aspecto de una pata indultada con más de 50 años. Pero el plato fuerte está por llegar y es el secadero

Cerca de la puerta de acceso, donde habréis visto la exposición de arte en patas de jamón, se sube al pequeño secadero. Un auténtico laberinto de patas colgadas a distintos niveles donde los peques pueden perderse con el inconfundible aroma del jamón serrano. ¡Una experiencia!

 Y ya sabéis, la visita no está completa sin pasar por la tienda y en este caso sin duda lo hacemos con más gusto porque nos espera la tapa si has cogido la visita completa pero también te puedes llevar una buena pieza de jamón o lonchas a casa para recordar en las papilas gustativas este museo. Los chicos de la tienda son un encanto y os atenderán fenomenal pero además el jamón lo cortan de vicio. Si os habéis quedado con alguna duda son trabajadores de la empresa así que os pueden contestar dudas sobre el proceso del curado, los jamones en general o la fábrica en particular. 

¡Y no dejéis de sacar la foto en el jamón gigante de la entrada!

Datos Prácticos

Calle Haza de la iglesia s/n 18417 - Trevélez - Granada 
Teléfono de Atencion y Reservas - 958 85 85 35
De Lunes a Domingo de 10:30 a 14 y de 17 a 18. Recomendamos llamar para comprobar su horario de apertura y reservar la visita antes de ir. 
Precio de la entrada dependiendo de la experiencia. A partir de 5€.
Más información: http://museumvallejo.com/

martes, 2 de octubre de 2018

La Alpujarra con niños.

Muchos sabéis que en cuanto podemos agarramos las maletas y nos vamos de excursión. A veces mas cerca, a veces más lejos. Pero en España hay sitios preciosos que se disfrutan muchísimo en familia. Hoy os hacemos una pequeña ruta por los pueblos de la Alpujarra "Granaína" con algunas de la muchas paradas que podéis hacer en vuestro viaje para pasar un día entero descubriendo la sierra. ¿Os venís?

 
La Alpujarra se encuentra en el Parque Nacional de Sierra Nevada, entre Granada y la costa de Motril, por hacerse una idea. Son pueblos de excepcional belleza pero además tiene otras peculiaridades y es que en cada uno de ellos podrás descubrir cosas diferentes desde el encanto de las casas blancas y sus cuestecillas a degustar un buen jamón o agua cristalina en sus fuentes. Cualquier parada en la ruta es necesario y divertida. Así que os vamos a dar unas cuantas pero animaros a que paréis lo que queráis y necesitéis.

Lanjarón. 

El acceso a las rutas suele comenzar con Lanjarón donde el principal aliciente es el Balneario. Como sabemos que no todos los presupuestos son abultados y además una estancia en aguas siempre es mucho tiempo os recomendamos el paseo por sus calles. En cada esquina aparecen fuentes de aguas cristalinas, fresquitas y potables adornadas con poemas de García Lorca. Además, si podéis , tenéis que meteros por las callejuelas adornadas con tiestos al estilo andaluz que son una maravilla. 


Si los peques son un poco mayores tenéis un museo del agua que mola mucho.

Al final del pueblo tenéis un preciso castillo, a andar toca, pero siempre es divertido conquistar un castillo en una montaña. 

Pampaneira, Bubión y Capileira

Son los pueblos blancos de la sierra, a priori los más famosos y visitados. Y no lo interpretéis mal, molar molan, pero hay muchísima gente por allí y aparcar es un poco complicado si vais en días de puente o temporada alta. Pero si lo consigues merece mucho la pena perderse por sus calles blancas, ver los lavaderos, los riachuelos que descienden por las callejuelas, comerte una buen plato alpujarreño (bajo en grasa, os lo aseguro) o degustar chocolates artesanos o caramelos de sabor jamón serrano.  No me miréis raro todas estas cosas están en los pueblitos de la sierra si sabes donde buscar.

Trevélez.

No es un pueblo especialmente bonito comparado con sus compañeros. Pero está muy rico. hay varios secaderos de jamón donde puedes visitar la producción y las bodegas y degustar el plato de jamón alpujarreño más rico de tu vida. ¿No os parece el mejor final para mi ruta?

Otras paradas que queremos realizar en próximas visitas:

La ruta de las brujas de Sopórtujar
El Centro de retiro Budista de O Sel Ling
Beber agua en Fuente Agria, antes de llegar a Trévelez y absorber bien de minerales. 

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba