Los niños que se olieron algo raro. Ed. Lo que leo

viernes, abril 17, 2020
¿Conoces a la familia Gaskitt? Pues son bastante peculiares, está la mamá que es taxista, el papá , un bebé que come tanto que engorda por segundos y unos gemelos muy peculiares. Esta familia nace de la cabeza de Allan Ahlberg y que está ilustrado por Katherine McEwen. 


Hoy os vamos a contar unas cuantas cosas sobre Los niños que se olierpn algo raro, una aventura muy loca que hace saltar de capitulo en capítulo de miembro familiar en miembro familiar y que promete risas por doquier. El día empieza de forma muy rara con un paquete que alguien se deja olvidado en el taxi, ese paquete contiene algo muy especial que va a entretener al gato de la familia de una forma muy peculiar. Mientras algo tan sencillo como hacer a compra se vuelve para el Señor Gaskitt en una pesadilla en forma de persecución muy loca por la ciudad. Mientras los gemelos van al colegio y la profesora actúa de forma extraña, no es raro después e la semana que ha tenido la pobre, un accidente detrás del otro pero... ¿eso hace que olvides los nombres de tus alumnos? ¿o que de repente seas muy desagradable? ¡Yo creo que aquí hay tema para que Gus y Gloria investiguen un montón... 

El libro. 

El libro es divertidísimo y muy, muy loco, los capítulos son muy cortos y saltan de personaje en personaje con una estructura totalmente surrealista o que favorece la sensación de incertidumbre y las ganas de saber más. 

En esta ocasión los gemelos toman más protagonismo con el misterioso caso de su profesora pero todos los miembros de la familia se cruzan en las páginas del cuento de forma continua y cada acción tiene una reacción en lo que les pasará a los demás. 

Muchísimo diálogo rápido, y un lenguaje de lo más visual me llevan a decir que si hay algo genial en Los niños que se olieron algo raro es el uso de la ilustración como hilo conductor de la historia. La potencia de los dibujos son básicos para poder seguir la trama y además resaltan muchísimo lo que pasa en cada momento. Es francamente divertido analizar los detalles, las cosas escondidas tras cada dibujo e incluso las pequeñas anotaciones que aparecen de vez en cuando auto referenciando el libro o el resto de historias de esta peculiar familia. 

Nuestra impresión.

En esta casa nos gusta mucho leer, pero nos gusta más sorprendernos y reír y con esta interesante propuesta hemos conseguido ambas cosas. Igual que normalmente el uso de los capítulos solemos recomendarlo para los primeros lectores e iniciar en la aventura de leer varios días seguidos la misma historia en esta ocasión ha sido un problema porque no pedíamos parar de leer. los capítulos no son muy extensos pero son intrigantes y van de cliffhanger en cliffhanger y … claro, a ver quién es el listo que para. ¡No se puede!

Lo hemos leído en dos semanas 5 veces, eso en el medidor familiar se considera un rotundo éxito. 

En el trascurso del libro, si has leído atentamente los asteriscos que aparecen, te hablan de las aventuras de La familia Gaskitt donde, en cada libro puedes seguir alguna de las peripecias de los miembros de la misma de una forma un poco menos "coral", en Lo que Leo puedes encontrar, a parte de este Los niños que se olieron algo raro El gato que desapareció misteriosamente, La mamá que ganó muchos premios y El papá que se puso toda la ropa. Todos ellos prometen ser igual de divertidos que este. 


Más info del libro en la web de Lo que leo. 

Si te gusta compartelo

No os equivoquéis, yo escribo todos y cada uno de los post. Pero mi madre se empeña en ayudarme, corregirme y echarme la bronca porque dice que no quiere que acabe usando el teclado como los niños de hoy en día sin acentos y signos de puntación... Así que si hay algo mal la culpa es suya. Puedes mandarnos un Email a contacto@bebefriki.es

Cosas Parecidas

Siguiente
« Post Anterior
Previo
Post Nuevo »

PUBLICIDAD