BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta música. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta música. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de septiembre de 2016

Sobrevivir al Low con niños

Los festivales de música han tenido de siempre muy mala fama, una fama inmerecida en muchos casos y fomentada por la idea de que asistir te obliga a beber como un cosaco o cosas incluso peores. De un tiempo a esta parte se ha extendido la moda de hacer los festivales accesibles para los más peques. Cosa que es lógica si calculas por el número de ediciones y que los asistentes a festivales suelen ser fieles a estos y asistir muchos años, eso quiere decir que nos enfrentamos con jóvenes de hace diez años, es decir, ahora muchos son papis y mamis que siguen amando la música y quieren compartirla con nosotros, los peques.

Así que hay  algunos que incluso han dado un paso más y hacen ediciones matutinas para que encima la música sea especial para los canijos, grupos indies en su formación más ligth como Petit Pop o incluso sesiones descafeinadas de grupos consagrados. Horas de mañana, animaciones y menos decibelios. 

Aún se puede hacer algo más, si sumamos estas dos ideas a que los organizadores monten una zona de juegos con talleres, que podían ser sobre música o incluso impartidos por alguno de sus participantes, que permitan a los padres ver un concierto especial sin preocuparse de que sus polluelos estén bien cuidados. Eso ya sería la repanocha. 

Pero a día de hoy lo que hay es lo que hay y si vas a llevar a un peque ten en cuenta unas cuantas
cosas. Y lo decimos desde la conciencia de haber ido a tres festivales diferentes en tres años de vida. Así que entendemos un poco. Lo primero que aconsejaría a los padres es que conozcan el recinto. Por ejemplo el Low se celebra en una ciudad deportiva, es decir, es accesible con carro, tiene zonas verdes, gradas, es amplio,... Cosas a tener en cuenta si vas con un niño pequeño porque lo de ver los conciertos descubriréis que puede llegar a ser secundario.
Mira la política de acceso, normalmente hay que firmar un permiso especial, algunos son gratis, otros hay que pagar entrada, algunos les dan pulseras ocn el telefono por si se pierden pero con tanta gente si tenéis pulseras de ese tipo no olvidéis llevarlas... Esas cosas. Además suelen indicar la política de acceso de alimentos y bebidas. Aunque hay comida es habitual que no sea muy del agrado de los peques o si vas varios días lo de comer pizza todos no es una buena opción.

Y desde luego no olvides comprarles un protector auditivo. 


Nuestra experiencia en el Low fue súper positiva. Nos dimos cuenta enseguida que para que fuera un éxito había que elegir bien lo que hacer y cuándo hacerlo. Por ejemplo, comer en actuaciones más relevantes, o los conciertos que te interese  plantearlos desde la grada para que aguanten mejor. Por supuesto llevar carro aunque sean grande por si se duermen y recordar que si vas a primera hora hay que llevar protector solar y gorras.

Pero si hay algo que moló fue ir paseando por los stands y consiguiendo premios que atesoramos con cariño: guitarras hinchables, peluches de Ecovidrio, sillones, toallas, hacerse un tatto, sacarse fotos gamberras... O simplemente meterse en la cabina de pelotas centrifugadora. 


Aplicando el sentido común incluso puedes descubrir que te encanta La habitación roja porque todas sus canciones son nuevas para ti (es lo que tiene tener 3 años) , que el tío de Suede suda un montón, o que lo más divertido del mundo visitar todos los puestos de patrocinadores y que encima te puedes llevar un montón ingente de regalos. Y es que el Low vivido Slow es incluso más divertido.

Como nos gusta ser productivos tenemos sugerencias para mejorar la experiencia: el acceso de carros, las entradas con cacheo son un embudo; servicios especiales para que no tengamos que hacer el guarro, si los mayores no pueden tocar nada imaginar lo que es entrar con un enano de un metro... Lo de ampliar la variedad para ellos, tener un castillo o un parque de bolas sería la bomba para poder ver al menos un concierto al día, niños felices, padres felices.


jueves, 28 de enero de 2016

De bares y conciertos

Es cuanto menos curioso la suerte que he tenido al elegir la fecha de nacimiento. Podía haber nacido hace 20 años y ahora seguro que estaría saliendo por primera vez a conciertos, de bares y bebiéndomelo todo. Pero desde el 1 de enero de este 2016 ha cambiado el circuito de conciertos en Madrid. 

Ahora los menores de edad pueden acceder a las salas de conciertos acompañados de un adulto.  Muchos son los que se han dado cuenta de que hay un público muy amplio para estos eventos así que ahora vamos a llenar nuestra agenda también de música.

Y ya sabéis que yo soy un pendón, que me sacas de excursión y nunca te digo que no. Porque solo se vive una vez y con la de cosas que hay que hacer no se puede descansar. Por eso este domingo fui a conocer la mítica sala Moby Dick en su ciclo Moby Kids Club que es una pasada. Aforo limitado, espacio, más luz y una fila de padres, madres y niños a la puerta dan fe de que esto es un éxito.
Si, a mi tierna edad ya he ido a un festival y a algún concierto en teatros y fiestas patronales varia. Pero esto es lo que viene a ser mi primer concierto de verdad en un bar de señores mayores, y dado que lo disfruté como un enano espero que no sea el último. La primera sensación era rara, mucha gente, poco espacio, algún niño en brazos y los más mayores en primera fila. Pero luego cada grupo encontró su sitio. Desde las escaleras y con mi minicubata matutina (aka Fanta Naranja) la cosa cobró color, bailamos y aplaudimos. E incluso subimos y bajamos las escaleras un millón de veces.

Mientras en el escenario, igual de sorprendidos que los asistentes abajo The Rubinoos , una banda de rockabilly americana -power pop lo llaman - disfrutaba de un concierto totalmente inusual, con chistes adecuado para los niños, con un español tan fluido como el mío pero con cara de estar disfrutando muchísimo.

De momento hay programados otros dos conciertos. En febrero reciben a Billy Boom Band.Y marzo tendrá como protagonistas a Petit Pop. Que ya les hemos visto varias veces y son francamente divertidos.
Eso sí, compra ya tus entradas que el aforo está limitado y la sala acaba llena. De hecho los de la mañana han volado y han abierto una sesión de tarde para ellos. 

 

miércoles, 11 de junio de 2014

Petit Pop

Hay sitios que sabes que vas a volver. Quizás sea algo genético, que ha pasado de la barriga de mamá a mi directamente, pero el Teatro Lara es tan precioso que me parece que va a ser uno de mis lugares de referencia.

La mañana del domingo suelen hacer matinales para niños, obras de teatro o conciertos. Y no de esos de mayores que me llevan a ver mis padres. Conciertos para bebés y nenes.

Petit Pop es una banda curiosa porque su formación proviene de grupos molones de Asturias de esos Indies que pone papá en el coche: Pauline en La Playa, Nosoträsh, Undershakers y Edwin Moses, ...

Y se unen para cantar canciones vivas sobre animalitos, imaginación y roñicas. 

La sala estaba hasta arriba y todos se sabían la sanciones de memoria, y por todos digo papis y mamis incluidos.

A pesar de que mis colocaron en el piso de arriba lo cual dificultaba mucho mi capacidad de moverme por el mundo y todos sabéis que yo lo que quiero es ser un ente libre, sobrevivimos de milagro, sobre todo el guau de peluche que intenté tirar barandilla abajo en tres ocasiones. No veas lo rápida que es mi mami cuando quiere...

El espectáculo es súper chulo. Os lo aconsejo totalmente. De verdad.¡Yo me llevé ya todos los discos! Soy muy fan.

Canción: ¿Por Qué, Por Qué? - Petit Pop

http://www.goear.com/listen/90c54bc/por-que-por-que-petit-pop
Interesantísimo reportaje en el programa Mapa Sonoro.

domingo, 1 de junio de 2014

La Feria del disco

Esta semana me he empapado de música. Eso si, muy moderno no ha sido nada. Primero los cassettes de los tiempos mozos de mi madre. Después los discos de esos antiguos que vuelven a estar de moda. Y es que me da a mí que tengo en los genes que me guste la música. A mis años ya tengo incluso una canción favorita. Pero claro, no adelantemos acontecimientos que eso es otra historia.

La cosa es que mis papis me llevaron a la feria del disco. Una cita para los melómanos millonarios, porque telita lo que vale un disco de esos.

Y es que lo retro vuelve así que yo de mayor seré un nostálgico de las antiguas usanzas. Pero que quieres que te diga. Cuando sea mayor podré reconocer lo que es un walkman o un disco single cosa que a este paso será difícil.

Canción: Boy About Town - The Jam

lunes, 23 de diciembre de 2013

Alaska y Mario meet Bebé Friki (no al revés)

Los adultos hacen cosas súper raras. 

El otro día estaban haciendo cola para ver a dos señores mar de extraños.

Yo, que soy un mandado, no me quejé nada. 

Llegamos allí y me quisieron apechurrar, como siempre me hacen.

La señora bajita me cayó bien aunque era un poco blancucha. Pero el señor raro del pelo largo me dio miedo y de lo hice saber con un sonoro gritito.

La verdad es que se me pasó enseguida cuando la señora sin cejas me regaló un llavero pulpo rojo la mar de chulo. Ya casi me lo he comido entero. 

Mi mami compró unas colonias y la señores raros las firmaron. Saco la conclusión de que si son dueños de colonias es que son muy limpios.

Y la verdad, creo que a la señor bajita la he visto yo en un concierto con otro tío calvo. Es que esto de ser un bebé no es bueno para la memoria.

A pesar del disgusto del señor peludo me lo pasé muy bien en la cola con un montón de chicas guapas que me hacían carantoñas. Y es que en es firma el tío más popular era yo.

 Canción: Dulce Armonía (Beloved) - Fangoria / Sencillos

domingo, 3 de noviembre de 2013

Kiddy Music

Ya os he hablado de la obsesión de mi madre porque hable inglés. La pobre no sabe si darle más importancia a eso o a que diga "mamá". La cosa es que en London - ya voy cogiendo el punto a eso del idioma - estuvo trabajando en un Childminder que es básicamente como un cuidador privado con varios niños. Entre sus actividades estaba ir al centro cultural a ver a una señora con un turbante que cantaba y bailaba con los bebés. Era muy divertido y se lo pasaban genial, incluso salieron en el periódico.

Como está mayor ha buscado algo que se lo recuerde para practicar conmigo y lo ha encontrado en este DVD con CD de unos chicos muy majos que lo han hecho ellos solitos.

Nos lo pasamos muy bien, mi madre me menea y yo miro los colorcitos de momento pero mola. Si estáis interesados en algo similar lo podéis comprar directamente en su web. Merece la pena.

Canción: Down in the jungle - Kiddy Music

miércoles, 16 de octubre de 2013

Mi primera noche reversible lesbiana

Que un bebé diga esto suena muy feo. Pero todo tiene su explicación. A mi mamá y a mi papá les gusta un grupo de música muy de moda y me han llevado a verlo. La cosa es que el cantante me suena vagamente familiar, le recuerdo como en una ensoñación onírica.

Al tema. Pues que tocaban en algo como una feria con atracciones, un chocolate muy rico y en una calle residencial muy atípica. 

Y aquello lleno de señores de pueblo disfrazados, gente un poco achispada y arcillosa, viejos lugareños sin idea de quien eran esos señores,... Todo un show. En todos los sentidos, supongo.

Yo básicamente no se lo que fui a ver. Sólo se que había un señor dando voces y que no me dejaba dormir. ¡Qué pesado!

Canción: Noches Reversibles - Love of Lesbian

miércoles, 9 de octubre de 2013

Bebé Friki de festival

Lo que tiene el verano es que hay mucho cachondeo y jolgorio por los pueblos de España. Y mucha fiesta regional, no nos engañemos, que estoy aprendiendo que a estos mayores les gusta más la juerga que a mí la papilla de cereales.

Y dado que ahora mi papá se pasa el día cantando canciones que se inventa - y cuya temática suelen ser mis mofletes -  no me parecía mala idea ver como lo hacen los profesionales.

Y allí me planté, o me plantaron, en el Lemon Pop para escuchar canciones fardonas que parecen cuentos. Hubo dos grupos que me gustaron mucho porque tenían letras muy molonas. Uno es Papá Topo (aunque ese chico es muy pequeño para ser papá y aunque lleve gafas es cruel llamarle "topo") que cantan sobre Ositos panda que se pierden y helados de verano.

Y el otro es Parade, un señor que hace el indio y que le gusta mucho a mi mamá. Tanto que papá me va a grabar un cd con canciones suyas que ya no suele cantar. Allí escuche una de un herizo que se escapa muy simpático pero mi mami dice que en su repertorio tiene cosas superguays de ciencia ficción, fantasía,... ¡Y una de una bruja!

También cantaron unos chicos que hacían su último concierto pero ahí me dormí. 

Cuando tenga el cd os lo enseño.

Canción: Sangre en los Zapatos - Papa Topo

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba