BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta coronavirus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta coronavirus. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de septiembre de 2021

¿Estamos pasándonos a la hora de "hacer felices" a nuestros hijos?

 Hace mucho tiempo que vengo haciendo esta reflexión. Son cosas como los cumpleaños, las navidades, o los veranos cuando pienso en el esfuerzo que están (o estamos) haciendo los padres para que los peques sean lo más felices posible. Eso incluye maquillar algunas cosillas, gastos desproporcionados en alguna celebración o agendas veraniegas adaptadas 100% a las criaturas. Pero a pesar de que encontrar el equilibrio es difícil creo que hay varios factores que no tenemos en cuenta a la hora de valorar nuestras actuaciones. ¿Crees que nos estamos pasando con los niños?

1. La compensación

Creo que en el caso de padres trabajadores el exceso en ocasiones puntuales viene de la mano del sentimiento de culpa. De las veces que no estamos porque tenemos que trabajar dentro o fuera de casa. Por las ausencias y las extraescolares del curso. Esa ausencia se suple con regalos o detalles ocasionales (o no tanto) para que los niños sientan ese apego que no ha hecho el roce de todo el año. Una consola por el cumpleaños, un salón lleno de regalos en navidad, parques temáticos en verano... 

2. Las propias expectativas

Otras veces quizás tenemos referentes de nuestra infancia. ya sea en una dirección o en otra. Si algo nos gustaba de pequeños lo repetimos, si algo nos faltó intentamos que a ellos no les pase. Vamos poniendo parches a nuestros propios traumas a través de nuestros hijos.

3. El coronavirus

Os va a parecer una tontería pero creo que en una franja concreta de edad el coronavirus ha hecho que muchos niños hayan perdido determinadas experiencias vitales y los padres intentamos rellenarlas (más mal que bien). 

Pongo un ejemplo. El otro día encontré en la cartera un vale para las atracciones del centro comercial. Llevaba allí año y medio, el tiempo que hemos dejado las rutinas. En ese tiempo todas las atracciones que solía usar ya no son de su edad. Algunas incluso por su tamaño las tiene ya prohibidas. Le quedaban tres viajes. Podía haber sido un castillo hinchable a la salida de un cine, o un recorrido en los coches una tarde que hubiéramos ido a merendar. Una tarde de hace un año que nunca llegó. Me invadió una profunda tristeza. Como si fuera culpa mía que ese vale nunca se hubiera usado. Me quedé mirándolo un rato grande. Muy fijamente. Y cuando pasó una niña por mi lado de unos 5 años se lo regalé a su madre. Creo que no voy a olvidar nunca lo mal que me hizo sentir ese trozo de papel. 

Ahora me he dado cuenta de que el ahora es lo único que cuenta y que no es posible aplazar cosas. Y eso casi es peor porque a cada plan que me ofrecen digo que si. Sin pensarlo. por si nunca se puede repetir. y creo que tengo que echar el freno aunque reconozco que es bastante divertido (ojo, dentro de la responsabilidad y las cosas que se pueden hacer, no estoy tan loca). 

4. El culo veo

Yo no era de querer cosas porque las veía a los demás pero reconozco que las redes sociales han alimentado mi afán consumista. Es ver una foto de un paraje o un plan y los anoto delicadamente en la agenda de cosas pendientes. Lo cierto es que no nos faltan las ideas pero también que igual que a veces apunto cosas para vivir experiencias también apunto cosas de consumismo de lo más básico. Incluso para mi. Así que si los niños estaban hiper regalados ahora están hiper regalados de cosas que nunca usarán. Creo que puedo hacer una lista de más de 20 personas que compraron juguetes de maderita y que solo sirvieron de decoración en casa porque sus hijos querían Legos, Barbies o cochecitos. Un propósito bonito sería escuchar más lo que piden  razonar si lo piden de verdad y dejar de comprar cosa que me gusten a mi. ¡Basta de meter cosas en casa! Así el crecimiento de Wallapop se ha ido de las manos. 


En resumen, creo que hay que plantearse dónde reside la verdadera felicidad de los niños ¿Estoy loca o hay alguien más como yo ahí fuera?

viernes, 12 de marzo de 2021

Virus, conócelos con VVKIDS

Supongo que en un futuro el 2020 y 2021 (de momento) serán recordados por una palabra: coronavirus. O por pandemia, mascarilla, confinamiento... elige una. Así que tenemos que intentar relativizar y decidir si queremos recordar este periodo como un infierno o como una parte vital más, eso, claro está, si no hemos tenido la desgracia de perder a un ser querido en esta época, entonces no hay quien lo arregle. La cuestión es que recuerdo perfectamente el primer día que el peque volvió del colegio diciendo que un amigo le había dicho que “venía el coronavirus la semana siguiente y que iban a morir todos”. Se equivocaron en esta frase en tres semanas pero por lo demás el niño de 7 años lo clavó más que todos los ministros de sanidad de Europa. Cuando lo dijo con esa inocencia infantil intentamos explicarle lo que es un virus como pudimos. No era una tarea sencilla porque adecuar esos contenidos tan abstractos a sus conocimientos del mundo eran complejos. También ayuda que por aquel entonces Wuhan estaba muy lejos y eso de los pangolines y los murciélagos era una historia demasiado complicado de entender incluso para los adultos. Un año después, justo cuando cumplimos el anuncio de la suspensión de las clases presenciales y comenzaba la pandemia tenemos muchos más recursos y entre ellos cuentos, libros, audiovisuales y conocemos a nuestros “amigos" los virus mejor de lo que nos gustaría.

¿De qué trata Virus?

VVKIDS ha editado un álbum ilustrado que es de lo más majo. Se trata de la historia de Tobías, un virus muy salado que no da nada de miedo y que nos cuenta cómo son estos bichos microscópicos que la han liado tan parda este último año. Pero Tobías va más allá y nos presenta diferentes virus que han ido conquistando nuestro planeta desde la varicela al ébola. No os preocupéis, aunque es alarmante lo hace de forma sencilla y comprensible pasando por los medios de prevención, los cuidados que hay que tener e incluso hace parada en virus más conocidos como los herpes, los culpables de los resfriados comunes o el terrible rotavirus que nos invadió en casa y del que salimos con vida pero con 3 kilos menos. 

De esta forma sin alarmismos pero con cierto rigor Tobías explica las vacunas, las medidas de prevención e incluso se pone la mascarilla para animarnos a hacer que los virus sean más lentos y evitar su contagio.

Sus autores.

Las grandes bazas del cuento son básicamente las ilustraciones simpáticas y coloridas de Victor Medina, afincado en Madrid y que usa a la perfección las combinaciones de patrones y formas geométricas y se inspira en el art déco, el arte victoriano y la ilustración simple pero concreta de los años 50. Sus trabajos le han valido numerosos o reconocimientos como el premio de artes aplicadas Young Blood y el premio Crítica Serra d’Or por su primer libro de ilustraciones Puerta. Es el encargado de poner “cara” a Tobías y realizar las ilustraciones que acompañan el texto de Valeria Barattini y Mattia Crivellini, ambas italianas y dedicados a la divulgación científica en diferentes ámbitos. 

Un libro para recordar.

Creo que muchos conservamos íberos de nuestra infancia, esos que leímos y se nos quedaron clavados por algo especial. Pues Virus es uno de esos libros dignos de guardar. No porque nos traiga buenos recuerdos (aunque no todo en el confinamiento fue malo) pero sí para no olvidarnos de una época donde los virus camparon a sus anchas y donde pasamos del miedo a la frustración, donde leímos páginas y páginas de documentos científicos para intentar entender algo, usamos más lejía de la políticamente correcta, nos cargamos toda la ropa por lavar a 60 grados para matar los bichos, buscamos mascarillas por todas las farmacias, probamos todos los geles hidro alcohólicos del mundo, abrimos puertas con los codos y dejamos de dar besos... pero todo esto es otra historia. 

Lo puedes comprar en AMAZON.

FICHA DEL LIBRO

Virus. ¡Prepárate y vive sin miedo!
Autoras: Valeria Barattini y Mattia Crivellini
Ilustradir: Victor Medina
Editorial : VVKIDS (www.vvkids.com); 
N.º 1 edición (3 febrero 2021) 
Idioma : Español 
Tapa dura 
40 páginas 
ISBN-10 : 8468245003 ISBN-13 : 978-8468245003 
Género: Álbum ilustrado divulgación
Edad de lectura : 4 años y más 

viernes, 8 de enero de 2021

Los mejores termómetros para niños

 Supongo que esta rutina os va a resultar conocida. Mochila, riñonera, mascarilla y toma de temperatura antes de salir de casa. Una de las normas establecidas para los colegios este año es que los padres hemos tenido que comprometernos responsablemente a que los peques no vayan al cole enfermos. En nuestro caso nunca hemos llevado a la criatura con fiebre a clase pero este año más que nunca es una necesidad y una obligación para todos para conseguir que la responsabilidad colectiva sirva para salir adelante de la que se nos viene encima. La cosa es que en casa tenemos muchos, pero muchos termómetros pero en este caso nos hemos dado cuenta de que lo que buscamos en un termómetro no es lo mismo en función del uso que le vayamos a dar. Por eso os vamos a presentar cinco modelos de termómetro ordenados de más útil a menos útil para la rutina diaria y para qué los usamos en nuestro día a día. 

Termómetro infrarrojo sin contacto

Se trata de un termómetro tipo "pistola" que no necesita contacto. Son los que suelen usar en centros de salud y colegios por rapidez, seguridad y por no tener que tocar nada. 

Pros:

Es muy rápido. En un segundo te da la temperatura.

Puedes quitar el sonido de forma que es ideal para medir la temperatura cuando los peques están enfermos en casa por la noche.

Tiene indicadores visuales, verde sin fiebre, naranja febrícula, rojo fiebre alta, de forma que enseguida ves el resultado sin necesidad de ver el número lo que lo hace ideal para las prisas de la mañana. 

Poseen memoria.

No son muy grandes de forma que se pueden dejar en la entrada junto al kit anticovid. 

Funciona con pilas normales tipo AAA de forma que siempre tenemos a mano (porque ahora tomamos la temperatura mucho, pero mucho más que antes)

Precio: Ronda los 30€

Contras: 

A pesar de que son bastante fiables pueden tener un margen de error de décimas por eso siempre tenemos a mano otro dispositivo por si sale fiebre alta verificarlo.


Termómetro infrarrojo por contacto

Es muy parecido al infrarrojo pero si precisa de contacto. Suele ser multifunción, te permite coger la temperatura en la sien, la frente, el oído y normalmente también en superficies para medir la temperatura del biberón por ejemplo. Los hay muy modernos que también se comunican por wifi con el móvil para poder guardar los datos pero su precio es muy elevado y quizás no merezca la pena en esta opción.

Pros: 

La medición es rápida, mucho menos que el infrarrojo pero en 5 segundos tienes lectura.

Al ser por contacto es más ajustada. Sobre todo si empleas por ejemplo el adaptador para medir en la oreja. 

Sirve para tener una segunda opinión sin tener que usar un termómetro tradicional y desvestir a los peques. 

Precio: Ronda los 30€

Contras: 

El contacto, para cuando están dormidos, es más incordio si se despiertan fácilmente. 

Algunos piden que cambies el adaptador para medir en oreja o sien , tenlo en cuenta a la hora de elegirlo.


Termómetro tradicional (con punta flexible)

El de "toda la vida" pero con la punta infantil, es más práctico para colocarlo. Recomendamos que la punta sea flexible porque es mucho más cómodo para los peques. 

Pros:

Es muy exacto.

La punta flexible hace que sea muy sencillo de poner y quitar. 

Se puede usar para axila, boca o ingle.

Su precio: ronda los 12€

Contras: 

Los  cambios de pila sobre todo (suele ser mejor comprar uno nuevo que un recambio) y además ahora se usan cada día así que su vida útil es mucho más corta.

Requiere contacto físico más íntimo a la hora de tomar la temperatura. 

Tarda en dar la temperatura entre 30 segundo y un minuto lo cual es un mundo a estas alturas de la película.


Termómetro móvil


Son unos adaptadores pequeños y compactos que funcionan directamente con el móvil. No necesitan pila pero si tener la app. Funcionan por contacto o en oído.

Pros: 

Nunca te quedas sin pilas

Puedes llevarlos en le bolso siempre.

Disponen de una app con las medidas de cada miembro de la familia personalizadas y puedes grabar las medicaciones y los horarios para no liaros y tener acceso todos a ellas. 

Puedes usarlo en frente, sien y oído sin necesidad de adaptador diferente.

Contras:

Si no tienes el móvil no es muy útil. 

Las mediciones, al menos las que hemos usado nosotros, no eran muy exactas con casi un grado de diferencia. 

Su precio: Más de 30€


Hemos tenido, y tenemos todos así que os podemos decir que de forma práctica es mejor que invirtáis en dos tipos ahora mismo. El termómetro infrarrojo sin contacto para el día a día y el termómetro tradicional para verificar la fiebre alta y saber con más exactitud la temperatura real, eso sí, quizás tener un par de los termómetros tradicionales os puede ayudar a la hora de poder higienizar y tomar temperatura con menos riesgo. ¡Espero que os haya servido de ayuda!

lunes, 21 de diciembre de 2020

Bola de navidad del coronavirus

 Este año es un año para olvidar pero también para recordar. No podemos dejar pasar lo que ha sido un hito en la historia moderna, una pandemia que nos a encerrado en casa  y que nos ha preparado las vacaciones de navidad más extrañas del mundo. Por eso el calendario de adviento nos ha traído esta semana hacer un adorno para el árbol y hemos decidido que nada de pastas de sal, nada de bolas con brilli, brilli, este año tenemos que hacer nuestra corona bola. 

Necesitamos: 

Papel del aluminio para no gastar mucha pasta de modelado. 

Pasta de modelado de secado al aire o arcilla polimérica (con un sobre de 60gramos vamos sobrados)

Un lazo o cordón para colgar el adorno

Ojos saltones (opcional, puedes dibujarlos con rotu si lo prefieres)


La manualidad es super sencilla y además no requiere secado porque lo puede hacer directamente en el árbol de navidad. 

Para empezar hay que preparar un nudo con el cordel o lazo que servirá para sujetar la bola de navidad. Al rededor de este cordel haz una pelota de papel de aluminio del tamaño que quieras para tu virus letal. 

Ojo, si son más grandes podéis intentar hacer cosas diferentes como un Shrek, un papa Noel o incluso un Grinch adaptando la manualidad a sus capacidades o haciendo todas y pasáis una tarde genial. 

Una vez lo hayas dejado del tamaño adecuado y redondo usa la pasta de modelado, pon pequeños trozos y únelos para que sea lo más uniforma posible tapando todo el papel de plata

Una vez la bola es entera verde elige dónde irá la cara del coronavirus y prepara los ojos y la boca o si los pintarás más tarde deja espacio para ello. 

Modela las "patas" del coronavirus, solamente haces unos tronquitos poniendo la parte de abajo más ancha y fijándolo con los dedos. 

Una vez hayas colocado a tu gusto puedes colgarlo para que se seque, al endurecerse será un adorno que podrás usar año tras año, quedará ligero y colorido y además es muy original. 

Puedes comprar sets de arcilla para regalar estas fiestas en AMAZON

Tutorial paso a paso en este video: 

lunes, 14 de septiembre de 2020

Kit anti coronavirus para el colegio

Lo de volver este año a las clases está siendo una autentica odisea. Muchos estáis corriendo como pollo sin cabeza buscando la mejor forma de regresar a las aulas sin correr más riesgos de los estrictamente necesarios. Cada cole manda un protocolo diferente y muchos nos hemos tomado la libertad de implementar medidas extras o incluir alguna cosa que nos parece útil para que los peques vayan a las aulas con un poco más de tranquilidad. Os contamos un poco en qué consiste nuestro kit anticovid y las medidas que hemos tomado para que los peques no sufran más riesgos de los estrictamente necesarios.


1. La mascarilla HOMOLOGADA.

Digo mascarilla pero debería decir mascarillas. Si, dependiendo del colegio os habrán pedido una, dos o más mascarillas. Nosotros hemos usado este sistema:

  • 1 mascarilla puesta, otra en la bolsa de mano de repuesto.
  •  2 mascarillas extras en la mochila en un porta mascarillas a parte. 
  • 1 mascarilla desechable los días de gimnasia.

Cada familia es un mundo pero el precio de las mascarillas es caro así que al menos en nuestro caso hemos optado por mascarillas con la homologación UNE 0065:2020 . Las mascarillas de tela homologadas se consideran mascarillas higiénicas reutilizables y no deben llevar filtro. Recordad que las válvulas no están permitidas porque dejan escapar las partículas de respiración de la persona que la lleva puesta y que hay que leer las instrucciones porque con los lavados pierden vida útil. Pueden tener 5, 10, 20 o 50 lavados pero cada mascarilla lo indica y no se debe alargar su vida útil.

Para saber los lavados puedes imprimir un excel y apuntarlo o marcarlas en el interior con un bolígrafo permanente de telas con un punto cada vez que las lavas. 

Para gimnasia hemos decidido usar mascarillas de usar y tirar porque con el sudor y el trote en una hora pierden su utilidad. Es más cómodo para evitar confusiones que se acostumbre a tirarla después de su uso.

2. Fundas adecuadas. 

En la bolsa de mano un sobre con su nombre sirve para que cuando se quite la mascarilla de forma puntual como para beber o comer no toque ninguna superficie. Para guardar las de repuesto dispone de una funda a parte y la que quita la coloca en la caja o bolsa de la que va a usar a continuación. La idea es que no se junten en ningún momento así que las nuevas siempre quedan en la mochila para usos "extras" y sólo tiene a su alcance el repuesto sabiendo siempre cual tiene que llevar. 

Se recomiendan las bolsas de tela pero también hay cajas de plástico que a lo mejor para el colegio son más útiles. En todo caso ambas deben ser lavadas todos los días y desinfectadas igual que la propia mascarilla.

3. La famosa riñonera.

Seguro que tras la reunión del cole salisteis escopetados a comprar una riñonera al chino. Y no había. No os sintáis mal, nos ha pasado a todas. Nosotros usamos un estuche grande colgado con un porta tarjetas hasta que nos llegó la riñonera y lo seguiremos usando porque tenéis que recordar que las riñoneras también las debemos lavar todos los días y en invierno es posible que no se sequen de un día para otro. 

No descuidéis los lavados de todos los utensilios  uniformes este año. Va a ser un jolgorio de lavadoras pero es absolutamente necesario. Por eso os recomendamos al menos dos riñoneras para poder turnarlas.

4. Mochila

Este año mejor mochilas pequeñas y sin ruedas. Es más fácil que se mantengan en las perchas y no caigan al suelo, no entren en contacto con las de los compañeros y al no llevar ruedas tampoco arrastren porquería del suelo. Este año menos es más.

5. El agua necesaria.

Seguro que en algunos de vuestros coles os han dicho algo con respecto al agua. En el nuestro piden que se lleven las botellas que vayan a usar en el día para no rellenarlas allí. Tened en cuenta que las fuentes y los baños son una fuente de contagio brutal por lo que es mejor que no rellenen en ellos ni los niños ni las profesoras. 

Nosotros enviamos botellas desechables , de momento 3 pequeñas para ir ajsustando, y con la orden de tirar después del uso. De todas formas una vez sepamos que entiende el concepto de no rellenar podemos pasarnos a las rellenables aunque requeriráán un especial cuidado e higiene en este curso escolar. 

 Este año además jugamos mucho con etiquetas, pegatinas y demás para que sepan cuales son sus cosas, esteaño no se comparte.

6. Gel hidro alcohólico.

Aunque en los coles tienen mucho es bueno que lo tenga a mano siempre. Nosotros hemos comprado estas botellitas llavero para que tenga una colgada de la mochila siempre de forma que se pueda usar sin abrir o manipular nada. Otra igual en la riñonera y uno extra dentro de la mochila "por si las moscas". 

7. Nada más que lo necesario

Este año nada de juguetes, ni cromos para cambiar, ni llevar regalos en los cumples y mucho menos chuches... Un desastre social para los peques pero una medida necesaria. También está en vilo las celebraciones (o no celebraciones de cumple) fuera de las clases. 

8. Eliminar agendas escolares en papel. 

Si os podéis comunicar por apps o por comunicados de colegio mucho mejor. Además menos cosas que llevar en la mochila. 


Estas son las primeras medidas que hemos adoptado. Algunas por iniciativa propia, otras ideas del cole y muchas por intuición o copia infame a otros niños con los que nos hemos cruzado.

¿Qué medidas habéis tomado vosotros? Nos interesa mucho saber si vuestro cole tiene alguna media extra o cómo habéis solucionao algún coronaproblema en este inicio de curso tan inusual.


lunes, 3 de agosto de 2020

Normas en las playas en tiempos de coronavirus

Este año no está siendo un verano normal. Seguro que muchos tenéis vacaciones en agosto y aún os estáis pensando si ir a la playa, a un hotel rural o si quedaros en casa. No podemos ayudaros en esta difícil elección pero si daros algunas pistas sobre las normas y condiciones que podéis encontrar en las playas españolas en este peculiar verano de 2020. 


En primer lugar aclarar que cada municipio posee su propia normativa en cuestión de playas por lo que lo que sucede en una playa como por ejemplo en Benidorm , no aplica a la playa más cercana, por eso intentaremos recopilar todos los escenarios posibles para que tengáis a mano algunas de las cosas que os pueden pasar este año en la visita a la playa.

1. Aforos y acceso. 

El principal problema de las playas son los controles de acceso y los sistemas para controlar el aforo. Si se trata de playas pequeñas con mucha afluencia de gente o playas de grandes ciudades os podéis encontrar con controles de aforo con reserva previa, con horarios limitados, con turnos de mañana o tarde. La mejor manera de saberlo es mirar los carteles de las playas antes para planear las visitas. 

Algunas necesitas reservarlas el día antes o incluso con varios días. Disponen de accesos limitados para poder controlar las reservas y además el desalojo. En los sitios con mucha afluencia han distribuido en dos los horarios de forma que puedes ir por la mañana o por la tarde y se aprovecha para limpiar a medio día. Otras no limitan el tiempo de estancia pero si cierran a la noche y verifican que se abandone el recinto con cordones policiales, personal extra e incluso drones. El permanecer en la playa con horarios limitados tiene pena de multa. 

Otro consejito es que no apuréis la salida. A la hora de salir se forman tapones y colas donde la distancia de seguridad se respeta poco o nada entre los niños, las sillas, las sombrillas y los chiringuitos varios. Además la higiene en las zonas de duchas y las aglomeraciones son malas combinaciones. 

Es normal que las playas hayan limitado los accesos y , por ejemplo, tengan algunos de entrada y otros de salida o sólo se pueda entrar por una zona concreta para limitar y controlar la gente que hay en el recinto. Hay algunos municipios que han habilitado apps y webs para que sepas el estado de ocupación de las playas a tiempo real. Puedes consultar el listado en este post de Viajar Despeina.


2. Los vigilantes de “playa segura”

En las playas han aparecido nuevos seres que se encargan de vigilar y mediar en los pequeños conflictos en la arena. Las normas básicas son  de sentid común pero a veces se necesita un poco de ayuda. Se encargan de controlar las distancias de seguridad y el uso de mascarillas. Sus funciones son  verificar que: 

- Las sombrillas y los grupos no estén muy pegados. 2 metros de distancia entre ellos. 

- La distancia de la primera línea no esté muy pegada al mar. Mínimo de 2,5 metros. 

- Que la gente que pasee por la orilla lleve mascarilla. Aunque el baño y la estancia estática en las sombrillas permiten quitarnos el dichoso complemento si decides que quieres dar un paseo por la orilla si debes llevarlo. 

- El uso de elementos prohibidos en las playas. En algunos municipios se han limitado el uso de colchonetas, palas, pelotas y demás en la zona de baño y en la orilla pero este dato es muy variable y debes mirarlo en el cartel informativo de cada playa. 


3. Los usos de elementos comunes de la playa.

Dependiendo de tu destino puedes encontrarte con varios escenarios: que hayan cerrado duchas y grifos para limpiar los pies, que estén abiertos sólo en las plataformas de salida de las playas y no en las de entrada o que estén totalmente abiertos.

Esta es la zona más peligrosa de la playa en cuanto a contacto con otros bañistas ya que aunque hay playas que han instalado una señalización para indicar que sólo se usen estos elementos de uno en uno hay gente que considera que pueden meterse y usarlos con otros usuarios que no son de su núcleo familiar. En resumen, controlad que no se os ponga nadie delante o emplead argucias para que la ducha “extra” esté bloqueada mientras la usáis o no respetarán su distancia de seguridad. 


4. Sentido común. 

Este año estamos improvisando mucho pero si que hay cosas que podemos implementar después de analizar un poco la situación en las playas y hay varios trucos que queremos compartir. 

Si este año podéis eliminar el picoteo de la playa mucho mejor, en su defecto usad envases individuales para cada persona y nunca compartáis las mismas botellas. 

Evitad que los niños jueguen en la orilla, la gente pasa para bañarse y paseando así que es la zona más peligrosa de contagio de toda la playa. 

Usad elementos de contención para las sombrillas ajenas como marcar el perímetro de seguridad con murallas o agujeros, es de lo más disuasorio. 

Evita fumar o ponerte en zonas donde fumen. En muchas zonas está ya prohibido pero si no lo está recuerda que hay estudios que dicen que el virus se mantienen suspendido en el aire mucho más si se difunde con el tabaco.

Siempre ve calzado. Ten en cuenta que debes tener las mismas precauciones que cuando sales a la calle, lleva chanclas en máximo tiempo que puedas y sobre todo en las zonas de duchas. 


Espero que hayamos solucionado alguna de vuestras dudas y recordad cuidaros mucho a vosotros y a los vuestros.

viernes, 10 de julio de 2020

Medidas de seguridad para celebrar cumpleaños a partir del Covid

Las relaciones sociales han cambiado mucho desde que el coronavirus llegó a nuestras vidas. Y esas medidas afectan sobre todo a los peques que han sido los más afectados por la situación de la pandemia. Ahora ya existe la posibilidad de salir y por tanto que empiecen a relacionarse con otros niños y con ello empiezan los primeros cumpleaños. Obviamente la inseguridad de los lugares cerrados hacen que se busquen nuevas alternativas a sus celebraciones, casi todas al aire libre pero aún así las medidas de seguridad tienen que extremarse y cometemos errores fruto de la improvisación, ¿quieres saber dónde fallamos a la hora de celebrar cumpleaños? ¿Y coger ideas para que todos disfruten de manera divertida de ese momento? Te contamos cómo celebrar un cumpleaños sin problemas y en el que todos disfruten



1. Al aire libre. 

Se acabaron los cumpleaños en casa y locales. Adiós a los parques de bolas y recintos cerrados, hay que salir a la calle. De momento y con el buen tiempo es una opción aceptable y muy divertida, además sirve para que redescubramos la diversión de os cumpleaños de antaño e incluso de los juegos de antes. Los niños disfrutarán muchísimo y además estarán mucho más seguros. Puede que volver a los orígenes nos haga ver que cuando hace bueno lo de salir a disfrutar de un picnic es una opción muy buena y divertida que siempre deseamos en favor de esos cumples de parques de bolas. 

Al estar al aire libre es más fácil que los adultos mantengan las distancias de seguridad y además evitar el uso de las dichosas mascarillas si se actúa con responsabilidad. 

2. Las comidas. 

Olvida el picoteo tradicional. No debes plantear nada que signifique que todos coman del mismo plato, y menos aún que unten o usen el mismo cubierto como hummus o cosas de untar o patatas en bols a compartir. ¡llega la era de la comida individual!.

Todo lo que sea envasado de forma individual y manipulado sólo por la persona que lo va a comer es bienvenido: las bolsas de patatas pequeñas, los fuets de snacks para niños, etc. Pero ve un paso más allá. Si quieres preparar sándwiches o tortillas  de patata cuenta por unidades familiares de forma que los niños y adultos que convivan coman de sus platos sin mezclarse con los otros comensales. Un paquete de cada alimento para cada familia puede ser la solución perfecta para no renunciar a un cumpleaños como los de toda la vida. 

3. Bebidas.

lo que voy a decir es un atentado contra el medio ambiente pero... ¡ahora ismo es la mejor opción. Las bebidas mejor individuales en forma de bricks o botes. Evita el uso de vasos de más de un uso, botellas grandes para servir o pajitas. 

Al servir las bebidas tocarás los vasos de los demás, si hay vasos la tentación de los niños a coger el primero que vean será abrumadora y al final será un estrés de todo punto innecesario. ¡Nada que no se solucione con tu propio recipiente y cuando acabas al punto limpio o a la bolsa de reciclaje!

Elimina el hielo de la ecuación, lo tocamos con las manos y al final es una posible fuente de contagio, lleva las bebidas en nevera o usa el hielo para que mantengan su temperatura pero no para servirlo.

4. Los juegos

Mejor en la distancia pero eso no quiere decir que no haya diversión. Plantea una aventura como la búsqueda del tesoro de manera individual, como la búsqueda de los huevos de pascua para que jueguen solos o en pequeños grupos. estando en pleno verano puedes hacer una buena guerra de globos de agua o, si quieres evitar dejar más plástico en el campo compa unas pistolas de agua o unos Fus Fus de toda la vida. Lo pasarán en grande. 

5. La tarta

¡Ojo a la tarta! No puedes dejar a un niño sin soplar su vela, de hecho todos acabarán soplando esa vela así que sé previsor. Compra un pastelito pequeño para sacar la foto y dejarles disfrutar de ese festival de babas y una vez soplado puedes deshacerte de él sin ningún pudor. 

Algunos optan por forrar la tarta con papel transparente pero a parte de ser una manipulación innecesaria al clavar la vela pueden entrar partículas de saliva. Y ¡Qué narices! Los pastelitos de ahora son una monada. 


¿Ya habéis celebrado un cumple con la nueva normalidad? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Lo hicisteis bien? ¿Lo disfrutasteis o pasasteis miedo? ¿Nos hemos dejado algún consejo útil basado en vuestra experiencia?

miércoles, 3 de junio de 2020

La pandemia que nos enseñó a cocinar

Si hay una cosa que nos ha tenido en vilo durante la pandemia ha sido la manía que le ha dado a la gente de hacer cosas raras. Primero lo de ir a comprar papel higiénico como si no hubiera un mañana y después todo el mundo se ha convertido en expertos reposteros y panaderos hasta tal punto que se agotaron las reservas de harina y levadura. La pandemia de 2020 pasará a la historia por ser el simulacro más grande de Master Chef de la historia de la humanidad. 


La verdad es que resulta muy curioso que en plena emergencia mundial a todos les diera por ser personas de provecho, algunos les dio por el deporte, otros por los Tik Toks, algunos se oyeron todo el archivo de la biblioteca nacional, y otros simplemente vegetaron en el sofá sin límite. Lo que si es cierto es que la presión social para ser productivo impulsó a la mayoría de los humanos a darse a la cocina. Quizás fuera por el tiempo que tuvimos extra de estar en casa, quizás para huir del homeschooling o simplemente para llenar un vacío existencial pero el resumen es que desabastecimos de levadura todos los supermercados del país. Una de las primeras tareas de los coles, cuando pensábamos que la cosa duraría sólo 15 días fue -estándar- hacer un bizcocho y menos mal que fue en la primera semana porque si no ese bizcocho se hubiera convertido en una utopía. 

Otra de las cosas más misteriosas de la pandemia es el interés que ha despertado la "masa madre" en la gente. Yo desconocía lo que era exactamente, de hecho cuando las redes sociales se llenaron de botecitos con una entidad viscosa y burbujitas intentamos dar respuesta a esa pregunta pero sigo sin tener muy claro la necesidad de hacer fermentar eso para hacer pan casero pudiendo hacer acopio de pan congelado o acumular kilos de pan Bimbo. 

Una vez superado este afán de las primeras semanas de cocinar como cosacos llegó la nueva y sorprendente moda de la virtualidad. Los directos a todas horas, los adultos abriendo cuentas de Tik Tok, los vermuths virtuales y toda una serie de ideas de casquero (en forma de Challenges)  que coparon las agendas de los más pintados. No sabíamos muy bien cuando tocaba cuentacuentos, clases de magia  o Circo del Sol. Lo único seguro es que los aparatos de la casa echaban humo del uso. 

Cuando en el futuro resumamos la pandemia supongo que habrá que edulcorar algunas de estas cosas porque la cantidad de horas de televisión consumidas hablan por si mismas. En las familias con niños habrá recuerdos difusos de odio a la terea delos coles y a las videollamadas de niños poco receptivos, en las de los solteros fiestas sin fin en pijama y mucho Streaming. La cosa es que la pandemia nos habla de una nueva realidad, una "nueva anormalidad" que para muchos es celebrada como un cambio del estilo de vida y que , para otros, simplemente no es plato de buen gusto. Nosotros no hemos hecho valoración de este confinamiento aún pero si hay un par de cosas que tenemos claras. Una de ellas es que esta ruptura con todo lo que hacíamos hasta ahora, con el estilo de vida que teníamos , volverá a su cauce por mucho acto de conciencia que se realice detrás de una pantalla. En cuanto las obligaciones regresen tendremos que seguir cogiendo el coche, tendremos que seguir viviendo con prisas y tendremos que cambiar la "falsa tranquilidad" por las mismas rutinas que antes. El cambio no está en los individuos, depende de un sistema ajeno que no controlamos y que hace que los horarios de colegios y trabajos, los desplazamientos controlados y masificados o la vida en grandes ciudades tengan que seguir igual.

Nos espera un verano incierto y seguramente una serie de confinamientos y desconfinamientos durante todo lo que queda de año (y más allá) y la gente es muy positiva al respecto. Esperamos no tener que ver más fotos de Bizcochos en las redes o rellenar la agenda de nuevo de eventos virtuales. Esperamos que poder abrazar a los tuyos no sea una utopía que tarde en llegar varios meses pero la verdad es que la "nueva realidad" es un bofetón y aunque te intentes quedar con lo bueno el 70% de todo lo demás ha sido un infierno. Nos queda mucho por recuperar: listas de espera, sanidad estancada, un lapsus en los estudios de los peques de meses, ERTES y despidos, recuperación de sectores muy dañados e incluso heridos de muerte, y eso sin entrar en las perdidas de vidas. Permitidme que en esta ocasión no sea positiva.

Si, la pandemia nos enseñó a cocinar pero también nos va a cambiar el futuro a todos. 

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba