BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta arte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta arte. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de febrero de 2020

Pincela: Un viaje mágico por la historia del arte en el Corral de Lope


 Hace poco os hablamos de un espacio genial en pleno Barrio de las Letras de Madrid. La trasera de una galería de arte que se convierte en teatro con programación para adultos y peques con una cuidada programación y una apuesta por el teatro de calidad y de cercanía. Las obras que tienen en cartel se caracterizan porque, en todas ellas, hay un mimo y un gusto muy especial y además son de esas que no puedes dejar de recomendar porque te llegan a la patata. 


 Los sábados a las 5 de la tarde la cita es con Cristina Queros, autora y protagonista de Pincela. Pincela es una artista muy especial, es una creadora plástica que ha perdido su inspiración. Básicamente es una escultora que tiene que hacer una obra a la altura de su anterior trabajo y que no encuentra la forma de crear algo sin copiar. Pero para copiar hay que conocer muy bien lo que nos rodea así que Pincela inicia un viaje por la historia del arte ayudada por un ayudante muy especial, una peculiar musa digital que es misteriosamente parecida a ella.

Durante sesenta minutos el peso de la obra recae en Cristina, una artista de los pies a la cabeza que tiene una importante y complicada misión: Ser capaz de recorrer la historia del arte desde la prehistoria hasta nuestros días con un handicap añadido y es que se lo debe contar a pequeñajos. La edad recomendada de la obra es a partir de 5 años así que os podéis imaginar el amplio conocimiento que pueden tener del renacimiento, del escorzo o de la perspectiva... Pero lo fantástico es que después de conocer a Pincela al menos estas palabras las van a reconocer. Es mágico como con un escenario simple y una sola artista en escena, con un apoyo visual llamativo pero sencillo, esta increíble y titánica tarea se cumple con creces y no solo los más pequeños aprenden, algunos de los más grandes también recordamos partes de la historia que hemos olvidado o las redescubrimos con los ojos de los más pequeños.

La carga visual y plástica de esta aventura solo es posible con un equilibrio medido entre información, diversión y actuación. El espacio que posee el Corral de Lope hace que la cercanía con los niños sea la justa para que conecten con Pincela y se queden boquiabiertos con su peculiar e irónica musa. La magia del juego con las pantallas y proyecciones les deja con la boca abierta ayuda mucho a que entiendan conceptos a priori complicados. Pero esta plasticidad también está en el cuerpo de Pincela, una medida Clown que demuestra a cada exageración y dramatismo que puedes captar la atención de un niño y hacerle llegar un contenido complicado si lo haces de la forma adecuada.

Las claves de lo mucho que aprenden con Pincela es que no se dan cuenta de que lo están haciendo. El envoltorio es tan bonito y las locuras se suceden de forma que no las procesan como información y cuando algo es divertido es mucho más fácil acceder a sus mentes. De esa forma con un lenguaje millenial, con referencias muy modernas y con las herramientas y conocimientos que tienen los niños de primaria pueden construir toda la obra y hacer que se concentren y avancen miles de años totalmente hipnotizados por la crisis creativa de esta artista que se niega a copiar.

Creo que es una de las obras más maravillosas que haya visto nunca. Ojalá de canija hubiera tenido la oportunidad de aprender tanto y tan bien. Nosotros hemos salido con mucha ansia y vamos a visitar en cuanto podamos el Guernica y a conocer el primer selfie de la historia del Prado... Porque el arte, para amarlo, hay que conocerlo y para conocerlo hay que empezar desde muy pequeños. Gracias Cristina por hacer que esas ganas de aprender arte nazca en nuestros pequeños.



La obra se puede llevar a colegios o la puedes disfrutar a un precio excepcional gracias a Atrápalo los sábados en El Corral de Lope. No la podemos recomendar más.

Recuerda que tienen en cartel otras dos obras infantiles:

Magia por aquí de Jesús de la Torre los domingos a las 12 e
Improcuento los sábados a las 12 de la mañana.

viernes, 2 de agosto de 2019

Escalonades de Villajoyosa

A final del año pasado se puso sobre la mesa un proyecto para dar una nueva vida a las bajadas peatonales de las playas de Villajoyosa. Por su estructura hay un importante desnivel entre la zona del pueblo y la costa que se salva con unas estrechas callejuelas con empinadas escaleras que estaban en un estado bastante deteriorado, sobre todo porque son los accesos lógicos para llegar desde zonas pobladas como Patifosc, por poner un ejemplo. Igual que hay descensos preciosos como los que bajan por el casco antiguo o las escaleras mecánicas del Parque del Censal, existían cinco bajadas peatonales más escondidas pero de uso común que se han transformado durante este año en auténticos lugares de interés turístico con un encanto especial. 
El proyecto denominado Escalonades y a falta de una escalera ya ha conseguido recuperar cuatro de las cinco bajadas peatonales cambiando los graffitis por autenticas obras de arte que además rinden homenaje a partes importantes de la vida de los Vileros. 

Quiero empezar por mi favorita, la bajada del Cine Paz, uno de los últimos cines de verano que cerró en Villajoposa donde había muchísimos cines más cubiertos y de temporada, todos ellos aparecen en las escaleras de esta nueva bajada, la más extensa y bonita que hay. 

Homenajes al cine, a los clásicos, un pequeño parque inspirado en los Pájaros de Hitchcock o fotogramas del conocido desembarco. Una replica de unas taquillas y algunos detalles de atrezzo como celuloide en las barandillas o los maceteros y las papeleras hacen que sea una bajada especial para los que conocimos Villajoyosa y sus cines. Además en la zona más cercana a la playa podrás ver los antiguos bancos de los cines, esos incómodos pero entrañables bancos de madera que te dejaban el culo cuadrado pero que te recuerdan momentos geniales de tu infancia entre pipas y lagartijas paseando por la cara de tus actores favoritos.





Desde la calle Requena, la más empinada de las escaleras y una de las más empleadas por los vecinos es la que dedican al Mediterraneo con un mural en mosaico usando los escalones de bajada y con adornos inspirados en el mar con los versos de Joan Manuel Serrat en las paredes. Además con iluminación con bombillas, como la dedicada al cine, que da luz a las bajadas en la noche y animan al paseo.

Ya casi en el puerto encontramos la dedicada al Chocolate. Una de las que más gustan a los más pequeños. Con dos murales decorativos con escenarios de La Vila y escalones que recuerdan a onzas de chocolate se accede a la parte alta pudiendo recorrer por sus paredes las infinitas fábricas de chocolate que tenía el pueblo. Ahora quedan en activo tan sólo cuatro de ellas: Valor, Clavileño, Pérez y Marcos Tonda pero algunos recordamos con cariño la Chololatería Buana, por ejemplo que estaba en la Avenida del País Valenciano con sus asientos altos que pesaban una tonelada y que era una delicia. Además de los envoltorios hay algunos elementos realizados con simples piedras o una chololatera derramando delicioso chololate ladera abajo. Los matorrales están empezando a hacer de las suyas, habría que intentar mantenerla bonita, como está con sus sacos de cacao en el suelo y dando mucha hambre.


La última escalera abierta se inauguró el día del Carmen de 2019 y es la dedicada al puerto y los pescadores.

Un sencillo color azul, el nombre de embarcaciones, barcos en madera, un faro, redes y un par de barcos, de los que sólo queda ya uno , animan a subir al mirador desde el que se tiene una vista increíble y única del puerto.


Queda por descubrir la escalera del Palasiet que estará dedicada a la gastronomía, se llamará Entreplats y puede ser la más colaborativa porque la idea presentada en el proyecto original es que la gente pueda pintar sus propios platos que decorarán , como hacían antaño, las fachadas de las casas de este descenso hacia el mar.

Reconozco que la idea es preciosa, la oportunidad de hacer este tipo de reformas por parte de la gente creativa que se ha empeñado en reconstruir estas escaleras con cariño es genial y la gente debería ayudar a conservar las instalaciones que ya han empezado a tener desgaste como el patio de Los Pájaros o la taquilla del cine que se ha perdido en pocos meses o el segundo barco de la escalera de los pescadores. Estas escaleras dan vida al pueblo, animan a conocer un poco más de su cultura y además hacen mucho más agradable el paisaje para todos. 

Os animamos a descubrirlas porque os van a encantar. 

miércoles, 10 de junio de 2015

Saltando en Stonehenge

Os voy a contar un secreto. No hay nada en el mundo que guste más a los niños que los castillos hinchables, las camas elásticas y los parques de bolas.

Estamos programados genéticamente para reaccionar ante esos estímulos y colores con infinita alegría sin contemplar que sean un campo de virus o la manera más fácil de escalabrarse y acabar en el hospital.

Mi madre también saltaba en mis castillos pero ahora no la dejan. Eso es porque es grande. Por eso un día le dio una abenate y decidió fletar el coche con destino exótico y desconocido: Mostoles.


Allí parece ser que alguien con mucho tiempo libre estaba exponiendo una obra de arte de esas modernas que nadie entiende al aire libre... Cual fue mi sorpesa cuando llego allí y descubro que lo que me llevan a ver es un castillazo enorme para saltar. Mi mami que es muy culta me explico que es una réplica a escala real del monumento megalítico Stonehenge que está en Inglaterra. Ella -que ha viajado mucho- ha estado en el de verdad- pero por como se puso a saltar me da la sensación de que le gustaba mucho más el de mentirijilla.

Como era un lunes por la mañana nos dejaron estar todo el tiempo del mundo. Hasta no poder más. Mami acabó con agujetas porque es un poco vieja. Yo me lo pasé pipa saltando aunque me empapé porque el día anterior había llovido y me restregué en todos los charcos.

La obra de arte se llamaba Sacrilegio y si pasa por vuestras ciudades/países no dejéis de llevar a vuestros papis que seguro que les hace ilusión saltar como a la mía.

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba