BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Halloween. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Halloween. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de octubre de 2018

5 manualidades de Halloween para torpes

¡Esto es Halloween! Una fiesta pagana basada en una celebración irlandesa y que además completamos con algunos toques de la fiesta de los muertos mejicana. Y es que en España nos da igual ocho que ochenta cogemos todo lo que mola y nos unimos a la fiesta porque somos así de guays. Y no os voy a engañar, a mi todo lo que sea fiesta me encanta. Este año en el cole han mandado el marrón a casa. Circular a los padres: Podéis traer a clase manualidades hechas con los niños para decorar el colegio. Supongo que los que estáis ahí sabéis que mi madre tiene muchas habilidades pero ninguna de ellas es manual así que la idea de hacer una manualidad sencilla, donde de verdad participe yo, y que no lleve mucho tiempo, dinero y sobre todo lágrimas, era prioritaria. Por eso, y basándonos en nuestra experiencia os traemos 4 manualidades sencillas para hacer en casa con materiales que ya tenéis o que os serán súper fáciles y baratos de encontrar. ¡Adelante!


1.    Vaso momia de luz

Necesitamos:

Un tarro de cristal (de los de pepinillos, tomate,... lo que sea)
Cinta de doble cara
Vendas
Ojos de esos de los chinos o te los haces tú solito con una cartulina y listo.
Mi amada pistola de silicona todo poderosa.
Vela de bombilla del chino.

Presupuesto: Menos de 2 Euros. 

¿Cómo se hace?

Pega unas tiras de doble cara en los lados del tarro. A discreción.
Deja a la criatura envolver a la momia con las vendas tapando todo el tarro.
Con la pistola de silicona pega el último cachito donde haya caído.
Elije el lado más bonito del bote y decóralo con los ojos pegados con la amada pistola de silicona.
Mete la velita encendida dentro.

2.    Murciélago de rollo de papel higiénico.
 

Necesitamos:

Un rollo de papel higiénico.
Pintura negra.
Cartulinas de colores para la decoración o goma eva.
La súper pistola de silicona

Presupuesto: Menos de 1€ y posiblemente ni eso porque puedes tener de todo en casa.
 

¿Cómo se hace?

Pinta el rollo de papel higiénico de color negro.
Recorta las partes que vayas a pegar: boca, ojos, y alas del murciélago mientras se seca.
Dobla la parte de arriba del rollo para dar forma a la cabeza.
Pega la cara del murciélago y las alas.
¡Listo!

También puedes hacer una momia forrándolo con las vendas o incluso si son más grandes un Frankenstein.


3.    Fantasmas voladores

Necesitamos:

Vendas
Apresto o cola blanca
Un catálogo viejo y un poco de papel de albal
Un rollo de papel higiénico.

Presupuesto: 3€ 

¿Cómo de hace?


Prepara el mejunje Art attack. Ya sabes, misma cantidad de cola que de agua.
Con el catálogo haz una bola y fórrala con el papel de albal. Es el tamaño que tendrá la cabeza del fantasma. Ya decides para dónde lo quieres.
Pon la bola sobre el rollo de papel higiénico y así puedes usarlo de base.
Corta las vendas y ve metiéndolas en el mejunje, escurre y ve poniéndolas sobre la bola con paciencia.
Deja secar y cuando esté listo puedes sacar la bola de dentro. Seguramente tengas que dejarlo hasta 24 horas.
Coloca los ojos realizados con cartulina o comprados en el chino de turno.
Puedes ponerlo sobre una vela o puedes poner un hilo y colgarlo del techo.

4.    Pinzas murciélago 

Necesitamos:


Una pinza
Pintura negra
Cartulina

Presupuesto: Nada, esto seguro que lo tenéis todo tontas. 

¿Cómo se hace?


Pintamos la pinza
Mientras se seca preparamos las alas de cartulina o goma eva y los ojos.
Pegamos la decoración

5.    La caja de los horrores.

Necesitamos: 


Una caja de regalo.
Algodón
Sangre falsa o mercromina/betadine
Un cúter

Presupuesto: Las cajas si no las tienes salen por 50 céntimos en el chino.

¿Cómo se hace?

Haz un agujero redondo en la base de la caja.
Pega algodón en toda la base con la pistola de silicona, pegamento o lo que tengas a mano.
Echa la sangre alrededor del agujero.
Mete el dedo dentro de la caja y pide a alguien que la abra.
¡¡BUHHHH!!


Nota especial.

La idea de las manualidades sale de muchas fuentes de internet, algunas han sido simplificadas para poder hacerlas por un niño de 5 años sin peligro y una madre inútil. La inspiración inicial es de Gololo&Toin.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Jalowin 2014

Ha llegado Halloween. Es una fiesta de esas que no son de la España profunda. Mi mami, después de una breve reflexión al respecto, dictaminó el año pasado que no me iba a llevar a poner flores al cementerio. Y dado que en los coles se celebra y no voy a ser el niño tonto de la clase que no va disfrazado ni come chuches.... Pues que es mejor unirse a ellos que ir en su contra.

Por eso este año os hemos metido en la vorágine del cachondeo a tope. Primero me he sacado fotos en todo entorno con cementerios, calabazas y demás. Incluyendo la típica compra irracional de camiseta que sólo te puedes poner una semana porque pone Happy Halloween y tiene calabazas por doquier... Vamos. Que hemos saltado al consumismo naranja de forma desorbitada.

La primera compra infructuosa fue la calabaza. Mi madre se las prometía muy felices. "Esto es muy fácil", "se vacía y se hace un dibujo en un suspiro"... Pues menos mal que no se nos puso creativa porque si no llega a estar el "buelo" la lía parda.

Para empezar el cuchillo para hacer el agujero era del tamaño de mi pierna y tres adultos hechos y derechos tuvieron que acuchillar con gran violencia al pobre vegetal. Y entonces llegó el segundo problemón. Vaciarla. Si, si, si. Si crees que es sencillo te equivocas. Primero debimos coger la calabaza más gorda y maciza de la tienda. Con las manos a duras penas separamos unas cuantas pipas y un montón de hilillos calabaciles. Así que el abuelo se fue y regresó con la lijadora eléctrica. Gran idea. Salió todo de dentro de la calabaza y acabó esparcido por toda la cocina: cortinas, paredes, caras de familiares... En fin. Os hacéis a la idea.

Aprendiendo de la experiencia ya no usamos el cuchillos, pasamos a la maquinaria industrial. Taladradora para las formas y para hacer adornos y cortadora industrial que hizo que todo quedara requete mono y súper rectito... 

Claro, si solo enseñas el resultado y no cuentas la peripecia de hora y media de lucha encarnizada todos piensan que hacer una calabaza es guay. Eso si, la amortizamos, persona que salía de casa se la llevaba. A los dos días se empezó a poner pocha y un día misteriosamente desapareció para siempre...

El día 31 las psicópatas de las amigas de mi mami organizaron un fiestón en El Retiro aprovechando que este año el invierno no quería venir. Me disfrazaron de niño pelirrojo con cicatrices y cuchillos. Chuchy. Iba monísimo.

Fueron muchos nenes, algunos disfrazados, otros de calle, y Eva se puso a pintar cosas mientras los niños saltaban y hacían el borrico y las niñas hacían fantasmas con pestañas y corazones. 

Cada loco con su tema. Después de dos horas de ingesta desmedida de glucosa y todos al borde de la muerte por coma diabético la noche nos hizo levantar el chiringuito muy a nuestro pesar. 

De la fiesta me quedo con el pastelón de Cookita. Que era naranja. Y con Dani, que es mi referente de como hacer el bruto en la vida. Las niñas no me gustan. Vikingo trepa mogollón de bien. Y poco más a parte de confirmar lo buenas que están las nubes.

El año que viene más, que al final la decisión de celebrarlo me está gustando. 



Canción: Lollipop - The Chordettes (Lollipop Chainsaw OST) 

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba