BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Cuenca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuenca. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de agosto de 2021

La Ciudad Encantada con niños (Cuenca)

 Una de las visitas a las que nos hemos acostumbrado, sobre todo los madrileños es a la Ciudad Encantada. Se trata de un parque natural situado en la serranía de Cuenca famoso por las formaciones de piedras calcáreas o calizas. En tiempos era una visita muy habitual de los colegios y uno de los lugares que más recordamos los niños ochenteros porque era siempre un día en familia fenomenal. Si buscas un plan al aire libre, con sombras y espacio para que los peques se “esparzan” quizás una visita a la famosa Ciudad Encantada sea tu solución. Os contamos un poco más de este paraje natural y de cómo disfrutarlo a tope. 

¿Qué es La Ciudad Encantada?

Para entender lo que es la Ciudad Encantada tenemos que remontarnos a 90 millones de años atrás en el tiempo. En aquella época Cuenca era el mar de Tetis, un mar muy tranquilo que se retiro al final del Cretáceo de esa forma el lecho marino compuesto por la deposición de sales salió a la superficie dejando a la vista estas increíbles estructuras que con el paso del tiempo, las temperaturas extremas de la Castilla acabaron de perfilar este curioso entorno natural anacrónico que aparece entre los pinos y la vegetación de la zona. Tal es su rareza que se declaró Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929.

Cómo llegar

Llegar a la Ciudad Encantada es una aventura también. Al encontrarse en plena sierra y a 1500 metros de altitud la carretera es “bonita”, no os preocupéis, si venís desde Madrid o Valencia es llevadera, pero si realizas la visita desde Teruel tiene algo más de emoción. Desde Madrid son unos 190 kilómetros y se encuentra a 30 de Cuenca. Desde Valencia son cerca de 225 pero también merece la pena dedicarle un día. 

Se encuentra en el término municipal de Valdecabras, en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca. Carretera CM-2104,km 19. Posee un amplio parking gratuito y además un restaurante. También tienen baños públicos y unas pequeñas tiendas donde podréis comprar agua fresquita a precio más que razonable si vais en verano y minerales de la zona.

La visita

Primer paso y obvio, una vez llegas hay que pasar por taquilla. El parque tienen horarios y accesos en función de la época del año. Te recomendamos que visites la web para saber si hay cambios o modificaciones. Los horarios cambian mucho en función de la época del año para aprovechar las horas de luz y las taquillas cierran antes para garantizar que se pueda disfrutar del parque sin problemas de tiempo.

La entrada cuesta unos 5 euros para los adultos y 4 para niños de entre 8 y 12 años, jubilados o familias numerosas. Los menores de 7 entran gratis. Al encontrarse en medio de la nada avisan que es posible que los datáfonos y e pago con tarjeta no sea posible por problemas de cobertura. Intentad llevar el dinero preparado por si esto ocurre. 

La ruta tiene unos 3 kilómetros y se desarrolla de forma circular. Eso si, no está habilitado para personas con movilidad reducida, carritos de bebé y tiene zonas con escaleras y algún desnivel. No es una ruta complicada y es perfecta para niños de todas las edades. 

 Se tarda en completar el recorrido algo más de hora y media. Un poco más si paras a sacar fotos, beber, descansar o simplemente a disfrutar de alguna parte que os pueda llamar la atención. Los peques pueden trepar, descubrir e investigar así que contad con que para que la experiencia sea perfecta deben tener oportunidad de hacerlo. Las visitas, como podéis intuir, son libres. Pueden contratarse visitas guiadas y para grupos pero lo normal es desarrollar la misma de forma libre en pequeños grupos y con total libertad. Para ello te dan un mapa con os untos de interés pero además está perfectamente señalizada y hay paneles informativos de los puntos de interés de todo el recorrido. 

Ya dentro del parque podréis inmortalizar en fotos la visita con el famoso Tormo, los barcos, el perro,… pero también descubrir los parajaes donde rodaron Conan el Bárbaro, por ejemplo o imaginar aventuras atravesando el desfiladero de el tobogán. 

Además recuerda que puedes completar tu día visitando la ciudad de Cuenca, el Museo Paleontológico de Castilla la Mancha o visitando el Naciiento Del Río Cuervo para completar un día familiar de lujo.

jueves, 29 de julio de 2021

El nacimiento Del Río Cuervo (Cuenca) con niños.

Seguro que muchos habréis visto fotos del nacimiento Del Río Cuervo. Es uno de los monumentos naturales más visitados de Cuenca y por sus peculiares saltos de agua, cascadas y por las rutas sencillas es uno de los entornos más recomendables para visitar en familia ya que los senderos y rutas no tienen mucha dificultad. Si pasáis por allí no dejéis de hacer una parada porque merece mucho la pena.

Nosotros completamos la visita a  Castilla-La Mancha después de visitar el MUPA y La ciudad encantada. fue un día completito pero si lo queréis tomar con calma hacer noche es una o piñón excelente para ir sin prisas.

No es un secreto que hacemos rutas muy básicas y preferiblemente sin mucha dificultad por lo que este sendero era ideal para nosotros aunque si sois experimentados podéis optar por otras rutas a la vera del Río Cuervo o las piscinas naturales que ofrece la zona si hacéis la visita en primavera o verano. esto nos lleva a la primera pregunta… 

¿Cuando visitar el nacimiento del Río Cuervo? 

La respuesta es que cualquier fecha del año es buena pero se recomienda evitar la época de mucho frío porque puede ser peligroso y muy resbaladizo. 

La ruta transcurre con mucha sombra gracias a la cantidad de pino silvestre de la zona pero no sólo pinos, tambalean sabinas, acebos, tilos o arces ayudará a hacer un camino más agradable. Y por si fuera poco la comunidad de orquídeas de la zona supera las 19 especies. 

¿Cómo llegar?.

 Se trata de un paraje natural de acceso libre y gratuito con parking en la zona de acceso. Además la primera parte del recorrido de unos 300 metros es totalmente accesible para minusválidos. Después hay varios caminos desde la cascada que ya contienen escaleras y zonas más complicadas (pero fáciles para novatos)

Para llegar tenéis varias opciones en función de donde vengáis:

- Desde Cuenca: CM-2104 ó CM-2105, y CM-2106.

- Desde Valdemeca y Beteta: CM-2106.

- Desde Teruel: CM-2119.

Rutas recomendadas para la visita

Existen tres caminos principales, el más habitual es el recorrido circular de kilómetro y medio que recorre las cascadas y llega al nacimiento, cosa que resulta muy curiosa a los más pequeños. Tenéis que seguir el cartel de Nacimiento Del Río Cuervo. Tras la cascada hay varios tramos de escalera y termina en una pequeña pasarela que permite ver la hendidura en la roca de la que nace el río. Hasta la cascada es totalmente accesible

Para ver los humedales podéis seguir el Sendero de la Turbera, el desvío se encuentra un poco antes de llegar al nacimiento del río y recorre unos 1.500 m. atravesando una turbera calcárea y finalizando en el aparcamiento, punto de inicio de los senderos.

Para los expertos tenéis el sendero del Pinar de 11 km. al que se accede a través del Sendero de la Turbera.  Su principal aliciente es ver las vistas sobre la zona. Pero no es la única, existen hasta 11 senderos en la serranía que pueden hacer las delicias de los marchantes.

Consejos para la visita con niños

Es una zona preciosa para visitar con los peques porque no todos los días se puede ver el nacimiento de un río. Y el nivel de dificultad es bajo por lo que no necesitáis ninguna equipación especial más allá de calzado cómodo y agua. Si vais en invierno especial cuidado con las bajas temperaturas de la zona y con el calzado específico. Si decidís hacer una ruta larga es ideal porque hay sombras constantes y podéis hacer pícricas o paradas para disfrutar del recorrido.

Más info: http://www.turismocastillalamancha.es/naturaleza/nacimiento-del-rio-cuervo-54875/descripcion/

martes, 6 de julio de 2021

El Museo de paleontología de Castilla la Mancha (MUPA)

España posee una cantidad enorme de yacimientos arqueológicos únicos. En todos ellos hay piezas extraordinarias y dinosaurios que no existen en ninguna otra parte en el mundo. Además junto a esos yacimientos se han creado una serie de actividades didácticas y centros de interpretación únicos para que los amantes de la paleontología puedan disfrutar de los descubrimientos y aprender observando la fauna y la flora de hace millones de años. uno de esos lugares se encuentra en Cuenca y se llama MUPA, o también conocido como el Museo de Paleontología de Castilla la Mancha. El museo se nutre de los descubrimientos de dos de los yacimientos cercanos como son Las Hoyas (Cretácico Inferior de La Cierva) y Lo Hueco (Cretácico Superior de Fuentes) pero también restos de toda la provincia convirtiendo sus vitrinas en una maravilla con muestras originales y excepcionalmente conservadas. 

La colección estable del museo contiene más de 34.000 ejemplares, de los cuales el mayor número pertenecen a la colección de Las Hoyas con más de 20.000 piezas de 130 especies diferentes. 

Lo Hueco, el segundo yacimiento que nutre el museo y que compone la otra sala más impactante tiene una cantidad de 12.000 referencias que datan de hace 125 millones de años. Lo más destacado de Lo Hueco son los restos parciales de dinosaurios de gran formato. 

De todas formas, a pesar de que estos dos yacimientos son los más destacados, toda la región de Castilla La Mancha está representada gracias a El Atance, Algora y Poyos (Triásico y Cretácico Superior de Guadalajara) y Buenache, Uña, Vadillos o Beteta (Cretácico Inferior de Cuenca) y continúa en crecimiento. Con estos datos os podéis imaginar que la visita al museo es una maravilla y os puede llevar una buena mañana o una tarde ya lo hagáis de forma libre con la ayuda de los paneles informativos o con sus estupendas visitas guiadas.  También existe la posibilidad de descargar la APP BEMUSEUM si prefieres hacerlo por tu cuenta. 

El museo.

El edificio se encuentra situado en lo alto de Cuenca. Y rodeado de un parque donde replicas gigantes de los dinosaurios nos dan la bienvenida y nos hace sospechar que la colección que está en su interior merece la pena. El jardín posee espacio para pasear, un pequeño parque, muchas zonas con estanques y el segundo banco más bonito del mundo... eso sin contar las manadas de dinosaurios que lo puebla. Esta zona la podéis visitar al inicio de la visita o cuando terminéis de ver el museo. Es de libre acceso. 

La entrada del museo se realiza por la zona de taquillas y descubrimos un edificio moderno y bien estructurado que nos da paso a una línea temporal. Las salas se dividirán desde ese momento por periodos de tiempo: Paleozoico, Mesozoico, Cenozoico... hasta terminar con las dos salas dedicadas a los yacimientos locales. 

Todas ellas contienen fósiles castellano-manchegos fundamentalmente de Toledo y Ciudad Real. Una cosa que nos gustaría destacar  es que la mayoría de las piezas expuestas son originales frente a las replicas que aparecen en la mayoría de museos que hemos visitado persiguiendo dinosaurios. 

La planta baja aprovecha para explicar el tiempo que pasa desde el Cretácico hasta la actualidad. Desde la extinción de los dinosaurios a algunas reproducciones de caza de los primeros hombres. Las maquetas interiores de esta zona son impresionantes y de una magnitud increíble. Desde conocer a los Neardentales a las réplicas de los dinosaurios de la región hace que los peques disfruten mucho antes de subir a la planta primera donde se encuentran Lo Hueco y Las Hoyas.

En toda esta zona os recomendamos acercar las naricillas a los cristales para poder comprobar el estado de conservación de los especímenes y poder reconocer la vegetación y algunos ejemplares de insectos o anfibios que os recordarán a sus tataratataranietos de la actualidad. 

Eso sí, no podemos negar que la pieza fundamental es el Concavenator, un dinosaurio de gran tamaño y único en su especie que posee su propia sala con un audiovisual que os enseñará las peculiaridades de este bicho único en su especie. Lo Hueco posee también su propio dinosaurio, el Lohuecotitan. 

Una visita única que los amantes de los dinosaurios no deben perderse. 

DATOS DE INTERES.

Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha 
 Calle del Río Gritos, 5, 
16004 Cuenca 
 969 27 17 00

Horario
Martes 10:00 a 14:00 – 16:00 a 19:00
Miércoles 10:00 a 14:00 – 16:00 a 19:00
Jueves 10:00 a 14:00 – 16:00 a 19:00
Viernes 10:00 a 14:00 – 16:00 a 19:00
Sábado 10:00 a 14:00 – 16:00 a 19:00
Domingo 10:00 a 14:00

EL MUSEO PERMANECERÁ CERRADO…

Todos los lunes
1 de Enero
Jueves Santo (tarde)
Viernes Santo
18 al 21 de Septiembre
24 de Diciembre (por la tarde)
25 de Diciembre
31 de Diciembre (por la tarde)

ENTRADA GRATUITA HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 2021

viernes, 29 de mayo de 2015

Cuenca... Ese lugar lleno de chinos.

Cuenca es un pueblo-ciudad peculiar. Tiene una zona así como feúcha y luego un puente que te pasas de alto que llega a otra parte más bonita.

Esta excursión decidieron sacar de casa el triciclo de la tía Iratxe para que la cosa fuera más cómoda olvidando el pequeño detalle de la cantidad de cuestas de Cuenca. Que digo que para la próxima vez que la remodelen lo pueden poner todo más llanito. 

Fuimos a dar un paseo por Cuenca para ver monumentos de los normales y lugares de lo más exóticos como la cafetería Antik de Cuenca donde hacen unos bollitos y unos tés monísimos de la muerte.

Además organizan temporalmente exposiciones curiosas. Muy mono todo. Muy in love de su decoración vintage y de sus cosas de repostería para vender...

Y de sus tés a granel aún más. Una delicia, si pasáis por Cuenca es un desayuno obligatorio.



Después nos dedicamos a perseguir una excursión de chinos que lo estaban dando todo con las cámaras de fotos. Hasta que perdimos la rueda del triciclo y la liamos parda. Allí todos dando patadas a la rueda para no perderla. Sin tapacubos y a lo loco.

Y mientras los chinos nos adelantaban. Les pasábamos, nos volvían a pasar. Venga a tirar fotos los chinos, y nosotros tres cuartas... Hasta que ellos se decidieron por una ruta más cultural y nosotros por parar en un mesón para comer. Que en esta familia tenemos las prioridades muy claras.

Tras una vuelta por Cuenca "antigua" y de temer por la integridad del triciclo entre la rueda y la velocidad de los autóctonos por sus carreteras planteamos la huida.

Muy bonito todo.



Canción: Ciudad Erótica - Corcobado


SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba