BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Estoy malito. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estoy malito. Mostrar todas las entradas

martes, 22 de octubre de 2013

Dientecitos

Después de meses de babas, muchas babas, alguna noche tonta y tres días de sufrimiento mi mamá apuntó como definitiva la fecha del 28 de septiembre, con 5 meses y medio, como el día en el cual los piquitos incipientes de los incisivos inferiores estaban fuera.

Debo reconocer que este hecho, que a ella le hace ilusión y a mi me da alivió. Ahora no duele, no hay baba y puedo atacar de forma más mortífera a los que se empeñan en hacerme cucamonas.

Es el primer paso hacia los filetes y los bocatas...

Canción: Bite the Bullet - Motorhead



lunes, 19 de agosto de 2013

Vacunando que es gerundio y una de baño

Los señores de la Comunidad de Madrid me han mandado una amenzaza, digo, una carta informativa sobre la vacunación de los cuatro meses. Son super simpáticos, espero que a ellos les recuerden sus pruebas médicas de carácter invasivo con la misma  diligencia.

A mi mamá no se le había olvidado. Por desgracia. ¡Ya le vale!

Pero como eso es inevitable lo que más gracia nos ha hecho son los consejos escritos en los panfletos sin orden ni concierto. Saltan de recién nacido a los cuatro años con una alegría digna de un señor que no sabe escribir ni una receta de cocina de microhondas.

  
Como no merece la pena decirles a esos señores que pueden hacer un panfleto mucho mejor redactado nos quedamos con un dato curioso.

¿A qué temperatura se prepara el baño? Mi mamá hizo algo muy inteligente. Fue a la fuente más fiable del mundo: el termómetro de baño. En él dice que la temperatura ideal es de 37º. Cual ha sido su sorpresa cuando ha leído que el baño debe estar a 34º y no superar los 36º.

Ahora piensa que me ha escaldado durante cuatro meses... 


Canción: Summer Moonlight - Bob Sinclair

martes, 13 de agosto de 2013

Estoy con los dientes

Dicen que si nos salieran los dientes de mayores nos dolería tanto que no lo soportaríamos... Vale, pues no me consuela porque hace pupa.

Estamos en la playa así que todos mis artilugios para la dentadura están en casa. Eso incluye chupetes, mordedores y todo tipo de cosas de bebé para estar más cómodo. 

La verdad es que es difícil mandar señales a los mayores para que sepan lo que pasa. Lo de llorar no funciona porque normalmente te enfilan el bibe y listo. Yo, que no soy nada sutil opté por babear de forma descomunal. Empapado hasta el ombligo. Y como parecía que no acababan de verlo claro me metí el puño hasta la garganta durante un día entero.

Finalmente funcionó. Mamá se largó corriendo a por un mordedor de "urgencia" modelo ochentero de esos que se meten en el frigo.

De momento quedó la cosa muy apañada pero es que me dolía mucho así que continúe dando la barrila hasta que un papi tuitero le dijo que lo mejor era masajear las encías con Apiretal. Con las mismas me metió el dedo morcilla en la boca con el liquidillo rosa y e dediqué a darle bocados con total impunidad.

Ha funcionado de momento. Así qué sí vuestros retoños se quejan de la boquita os lo aconsejo encarecidamente. Por supuesto no me ha salido la sonrisa Profident aún pero os mantengo informados.

Canción: Ojo por Diente - Klaus & Kinski 

miércoles, 26 de junio de 2013

La costra Láctea

Me ha salido una cosa en la cabeza. Mi mamá lo llama costra láctea pero a mí me parece caspa de la de toda la vida. Como no me dejan usar champú H&S como hace Casillas porque soy pequeñito, se fue a la farmacia a comprar algo para que se me vaya.

El farmaceutico no tenía mucha idea pero le sacó unos champus un poco raros, uno era una espuma y todo, pero mi mamá no estaba muy convencida así que decidió probar a la antigua usanza y se llevó un aceite de almendra dulce.

La verdad es que no huele a almendra y no es dulce, y como es natural no descarto chuparlo a escondidas a ver a qué sabe.

Ahora, antes del baño me da un masajito en la cabezota, lo deja unos minutos y luego me peina con el peine de púas. Después del champú me quedo como nuevo, el pelo, bueno, el que me queda, está de escándalo, ¡Ya quisiera el Nicolas Cage ese! Y yo estoy tan contento.

Canción: Champú de Huevo - Tino Casal

lunes, 10 de junio de 2013

Me han vacunado

Odio a los señores y señoras que llevan bata. Son francamente malos. Yo no les he hecho nada pero ellos se empeñan en hacerme cosas feas. Me hacen pupa. Y claro, yo lloro. Normal.

Esta vez por mi segundo mes no me han hecho una fiesta, me han torturado de mala forma. Fui a ver a mi pediatra, esa señora tan seca que me quita la ropa porque cree que siempre voy demasiado tapado. Y a su amiga la enfermera. Y cuando pensé que íbamos a jugar a eso de ponerme a andar, o a tocarme la barriguita van y me ponen una banderilla en las piernas. ¡Hasta tres veces me han pinchado! No tienen corazón.

Y para rematar mi mami se tuvo que ir a comprarme medicinas para la fiebre porque me puse malito por la noche. Menos mal que era rosa y sabía rico porque ha sido un día muy malo para mí.

No me van a volver a pillar otra vez, la próxima vez no me dejo. ¡Lo juro!

Canción: Faithless the Wonder Boy - Radiohead.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Mi primer San Isidro y... me pongo malito

Va a sonar a excusa pero no es que no quisiera hacer lo que tenían programado para mí. Mi mami estaba empeñada en comprarme un disfraz de chulapo pero no lo encontró de mi talla así que aplazó la tortura para el año que vine.

La fiesta de San Isidro me parece un poco rara. Gente que come donuts duros y tripas en verbenas y beben agua de color raro y aspecto insalubre. A mí me gusta mucho más mi bibe.

El caso es que como soy Gato, que ya me he enterado que no es que sea un felino, si no que soy hijo de madrileños y nieto de madrileños, pues seguramente tenga que acabar celebrándolo por todo lo alto.

A lo que vamos. La cosa es que no me levanté yo muy contento. Estaba un poco incómodo pero como mi capacidad comunicativa está algo mermada no pude explicar el motivo de mi desazón. Por eso me dediqué a poner cara lastimera y emitir ruiditos de pena durante todo el día. En seguida me encasquetaron un termómetro y vieron que tenía fiebre.

Al principio no era mucha así que lo solucionamos con un paseo al fresco y un poco de vigilancia. Me endiñaron mi primera infusión, Belvit Digest de manzanilla e hinojo. ¡Qué fácil es echarle la culpa a los coliquitos! La verdad es que puse cara de que no me gustó nada pero me lo tomé enseguida. La tarde pasó tranquila, vinieron visitas y todo pero yo me encontraba cada vez peor. Así que a eso de las diez de la noche nos tocó salir corriendo al hospital porque me subió mucho la fiebre.

Allí me atendieron en nada de tiempo, con 38º me pasaron enseguida ver a una pediatra que me hizo desnudar. Allí mi madre descubrió que no me dolía la tripita, que me dolía el pecho. Ante el hallazgo se dieron cuenta de que no iba a poder irme a casa porque me mandaron poner una vía y me hicieron un análisis de sangre y me sondaron para hacer pipi. Es raro que me hagan esa canallada cuando yo meo encima de todo el mundo sin problemas.

Cuando llegó mi papá se puso a llorar como una magdalena. Yo también lloré porque el tipo que me sacó fluidos era muy bruto. Además ya tenía hambre porque uno está malo pero no está muerto y yo no perdono una comida NUNCA.

Al poco me subieron a planta. Me dejaron toda la noche despelotado para que me bajara la fiebre y al día siguiente ya me trajeron mis cositas y pasó mucha gente a ver qué tal estaba. Con los antibióticos me puso bueno enseguida y la mastitis, como llamaban a mi pecho izquierdo desapareció en un par de días.

Esos dos días los cansinos de mis padres se quedaron a dormir en unas hamacas que parecían menos cómodas que la mía. Allí vi también mi primera copa del Rey que ganó el Atlético de Madrid, me han dicho que tengo que ser del Real Madrid pero todavía no lo tengo decidido. Y poco más. Ingresé el miércoles por la noche y el sábado por la mañana me dieron el alta. A pesar de estar en casa me torturaron con un antibiótico vía oral una semana entera. Cuando me descuidaba me enchufaban eso que sabía muy mal. No respetaban ni el sueño, ni nada. Cuando menos me lo esperaba aparecía alguien con la jeringa y me lo endiñaba.

Por fortuna ya estoy bueno y espero que el próximo San Isidro lo pasemos mejor, aunque me disfracen o me hagan beber agua pocha.

Canción: Hospital -  La Costa Brava (hay otro tema relacionado con la entrada,"El hospital" de Pegamoides, que no lo pongo porque ya lo he escuchado muchísimo)

viernes, 26 de abril de 2013

Mi ombliguito

Muy pronto me voy a ganar una merecida fama de pupas. Es que no pasa una semana sin que líe alguna. El pasado día 26 de abril (a los 16 días de vida)  se me cayó el cordón umbilical. ¡Por fin! pero en su lugar me salió un bulto muy sospechoso, blandito y rosa.

No me dolía pero aún así me llevaron por la tarde al ambulatorio y una señora que no era mi pediatra me lo miró. Como no estaba infectado me tocó madrugar al día siguiente para que siguieran torturándome.

Al parecer el bultito se llamaba granuloma umbilical y aunque no era preocupante me lo quemaron con nitrato de plata. Lo cual suena peor de lo que fue. No lloré nada por que soy un niño grande. En menos de una semana ya tenía un ombligo bonito. Aunque aún nadie me ha explicado para qué vale el ombligo...

Canción: All You Need is Me - Morrissey

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba