BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Cromos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cromos. Mostrar todas las entradas

martes, 3 de noviembre de 2020

Aprender mates con los cromos y cartas coleccionables


Tengo que reconocer que en mi infancia hice muchas colecciones de cromos. Recuerdo que cuando lanzaban una nueva un señor iba a la puerta del cole te regalaba el álbum y cromos como si fuera una cabalgata de reyes. Era una autentica locura. Si te lo montabas bien acababas consiguiendo cromos suficientes para comenzar la colección sin problemas. Y además te ahorrabas un dinero porque los álbumes costaban "muchas pesetas". Creo recordar que cuando empecé a dejar de coleccionar el sobre ya andaba por las 25 pesetas lo cual para la época era un pastizal. Aunque también recuerdo que Panini ofrecía regalos a los primero que mandaban un numero determinado de sobres vacíos y eran barbies o libros bastante guays. 

De esa forma la primera semana la colección estaba tan encauzada que acabas terminándola casi siempre. También era una época donde vivía cerca del Rastro y los domingos íbamos a intercambiar a la voz de "sile" "nole" en la plaza y cuando había un cromo super complicado siempre podíamos acabar la colección comprándolos en los puestos por un precio desorbitado o pedirlo a Panini que tenías que mandar la petición por correo postal y pagar en sellos. ¡Me acabo de sentir muy vieja contando todo esto! Pero lo que quiero decir es que las colecciones han evolucionado y cambiado mucho pero si hay cosas que se mantienen y es la ilusión por abrir un sobre, hacer tu lista, colocar los cromos o las cartas en el álbum y cambiar con los amigos. 

Este año hemos empezado a hacer una colección, es quizás el peor año para hacerlo porque no dejan a os peques llevar nada al recreo y no se mezclan en clase por lo que hacer cambios de cromos es una inversión inviable. Además nos hemos decantado por alguna colección de cromo-cartas, que son tarjetas rígidas que son más complicadas porque se clasifican por nivel de rareza y algunas son infinitamente raras y se cotizan a precios de oro en el mercado negro, y el precio del sobre ya oscila entre los 80 céntimos y los 2€ ... pero ¡Oye! Vamos a intentarlo. Y así de paso repasamos mates. ¿Cómo? Pues como lo hemos hecho toda la vida pero engañando a las criaturas para que lo hagan con alegría. 

Clasificación manual de cromos: Centenas, decenas y unidades. 

Después de tener un buen taco de cromos lo primero que hemos hecho es poner en unos papeles las guías básicas para que el peque se oriente. Es obvio que dependiendo de la edad les va siendo más fácil pero con 6-7 años puedes conseguir que lo hagan de forma autónoma. Lo primero es trabajar con las centenas. Después poco a poco por decenas cada pequeño montón. De esta forma poco a poco lo van entendiendo de una forma que les resulta útil. Después llegando a la unidad la cosa se pone emocionante porque ya toca pegarlo.

Hacer las listas.

Las listas de cromos que te faltan son también una forma ideal de fomentar la organización, la caligrafía y además presta atención y ponen mucho interés. 

Si además ya tenéis la lista hecho es una forma genial para que repasen los números el comprobar si los sobres que van abriendo tienen nuevos para pegar. De esa forma no manosean los álbumes y siguen repasando los números. Cuando la cosa está muy mal siempre pueden repetir la lista para tenerla a limpio y demás. 

Cambiar cromos.

Lo mejor de las colecciones es cambiar cromos y aunque este año la cosa no está tan bien porque es más complicado... ¿por qué no buscar nuevas formas? Usar los whatsapp del cole para que se pongan de acuerdo y cambien los cromos de forma virtual y además les animamos a que escriban un poco a sus amigos o les cuenten algo de forma que al final intercambiar se convierte en una forma de practicar otras disciplinas. ¡Adelante!

¡Ah! Si estás haciendo la colección ¿Quieres cambiar cromos con nosotros?

miércoles, 29 de abril de 2020

Sobres de cartas de Pokemon, la nueva colección Sol y Luna- Eclipse Cósmico

Supongo que habréis notado que últimamente la fiebre Pokemon ha llegado a esta casa. Aquí mi señora madre siempre ha sido muy de mascotas virtuales porque hasta la fecha no era capaz de cuidar a mascotas reales y es capaz de matar hasta a un cactus. Hubo una época en que jugaba a una cosa que se llamaba Neopets que era super popular en Estados Unidos y cuando por fin Niantic sacó Pokemon Go... ¿quien se vició hasta el día de hoy? Pues ella y eso se hereda poco a poco de forma sutil. Y también desencadena no pocas broncas por conseguir que te regale alguno de esos Pokemon tan especiales que tiene en su Pokedex.


Cuando empezamos el cole todos los niños coleccionaban cromos. Pero había sólo dos tipos: los de Frozen y los de fútbol. En casa no somos muy futboleros y no aquí la criatura no ha visto nunca un partido entero de fútbol, ante la insistencia sobre la compra de esa colección lo zanjamos con una sola pregunta: "Dime el nombre de tres jugadores de primera división y te compro ahora mismo la colección entera". Después de un silencio incómodo se dio por finiquitado el tema de cromos hasta que un buen día en una juguetería, en la línea de cajas mi madre vio una caja de cromos de Pokemon...

Claro, ante la pregunta de "¿Y esa colección no te gusta más?" pues la cosa se volvió un poco loca porque los juegos de cartas de Pokemon son una colección y un juego a la vez. No os vamos a engañar, el juego aún nos resulta complicado. Hay muchas formas de jugar y el uso de las cartas potenciadoras es complicado para niños menores de 8 años así que a veces simplemente jugamos con los Puntos de Combate y así practicamos mayor o menor o simplemente gana siempre el de Miguel por alguna insólita norma que se inventa.

A modo de colección es interminable. Existen muchísimas expansiones, cartas especiales, y además no hay una forma de coleccionar coherente porque son tantas que incluso con la guía la tarea de colocar las cartas es titánica. Así que nosotros usamos las cartas para aplicar la lógica, la memoria y practicar un montón de habilidades de forma lúdica sin que se de cuenta. Desde clasificar por tipos, recordar las evoluciones, localizar las cartas antiguas, colocarlas juntas en orden del poder de cada Pokemon (cada Pokemon tiene muchas versiones con diferentes puntos y poderes) así que a parte de entretenerse leyendo las cartas y las habilidades (y practicando de tapadillo la lectura) también trabajamos concentración, memoria y matemáticas básicas. 

En estos momentos acaban de lanzar la colección Eclipse Cósmico de Sol y Luna. 

Existen cajas para los que juegan con las cartas, nosotros jugamos con las cartas repetidas, pero también hay álbumes para poder ver los Pokemon y disfrutar de tu colección. Ambas formas consiguen que se reduzca mucho el espacio que ocupan y evitamos estar buscando cartas por toda la casa.

Al final la elección de estos sobres como colección nos han salvado la vida. Los usamos como aliciente e incentivo sustituyendo los Juguetes de blind bags que acababan siempre en el fondo del bolso, en casa se entretiene mucho revisando el álbum y cada vez que compramos un sobre los coloca con un mimo que a veces impresiona.

Cada sobre tiene una cantidad de 10 cromos, normalmente uno de ellos es un potenciador, para algunos modos de juego necesitas al menos que la mitas de tus cartas sean potenciadores. Y también, si eres afortunado, puedes tener alguna carta especial. Los sobres tienen un precio de 5€, un poco menos si lo compras en Amazon. Los comercializa Bandai y son en ESPAÑOL, ojo con algunos sitios que venden falsificaciones que suelen venir en español dudoso o inglés y se nota en la calidad y grosor de las cartas.

Existe también una caja de entrenador de élite para los que ya tengáis una importante colección que incluye también 65 fundas, 8 sobres y alguna sorpresa.. O cajas temáticas con cartas concretas como la de Toxtricity con 4 sobres.

Además en cada sobre viene un código escaneable de contenido en línea. 

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba