BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Crianza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crianza. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de octubre de 2021

Ganadores de los Premios 20 Blogs en categoría de Crianza y conciliación.

 La verdad es que no creí que volvería a pisar una gala de los premios 20 Blogs... ¡y mucho menos ganarla!. Siempre se dice que estar nominado es ya un premio pero en este caso sí que lo decía convencida. 

El año pasado nos llevamos el premio a Mejor Blog de Cine y fue una fantasía y este año no íbamos a presentar ningún blog. Pero, cosas del destino e insistencia mediante, al final acabamos entre los mejores del año. 

Una gala entre amigas de hace mucho tiempo y otras más nuevas pero con un ambiente envidiable. 

Yo tenía mis favoritos. Ir a una gala sabiendo que no te juegas nada y apoyando a las compañeras era una experiencia nueva. No os engaño, siempre quieres ganar, es obvio, menos nosotros que somos así de cafres y sin nervios se vive de otra manera. 

Mis deseos estaban con Criando 24/7 y cuando dijeron el nombre de Bebé Friki casi me supo mal porque hace un trabajo envidiable facilitando la vida a familias que lo tienen más complicado que el resto. Era mi favorita. Nosotros en el fondo hablamos de ocio, de cultura y de crianza alternativa. De cosas divertidas que hacer en familia sin más esperanza que ayudar a alguien a pasar un rato con los canijos. 

La gala nos hizo conocer gente fantástica, reírnos como nunca después de una pandemia y olvidarnos de nuestras penas del primer mundo. Llevarse el premio fue un plus, un regalo inesperado. Poner cara a Aprendiendo con Julia, ver de nuevo a "la molona" o conocer el proyecto de Rocío es lo que realmente me llevo de esa noche. Y torturar a Celia, por supuesto. 

El premio a Crianza y conciliación en un año como este es una utopía. Y es que si criar es difícil, criar en pandemia es un milagro. Y conciliar… Amigos, conciliar no existe. Habiendo pasado por todas las fases de la “presunta conciliación” que van de horarios imposibles, renuncias a puestos, reducciones de jornadas y a relegar mi carrera profesional a un puesto no cualificado para poder estar con mi hijo, esas cosas que poco se dicen en alto pero están ahí. Decisiones obligadas. Y dolorosas. Pero que tomaría más veces si fuera necesario. También reconozco que, a lo mejor, en el camino mandaría a más gente a tomar por saco incluyendo jefas (en femenino) o las empresas en general. Pero creo que lo de conciliar es luchar contra molinos siendo El Quijote. Y las aspas dan unas hostias importantes. 

Reconozco que cada vez que se reconoce mi trabajo en un blog o entra una propuesta relacionada "con lo mío" pienso en dejarlo todo y tirarme a la piscina. Luego, la semana siguiente, suben la cuota de autónomo y pienso que en el trabajo en el que estoy no estoy tan mal y… vuelta a la misma. Prioridades, querida. No debería ser así pero... así es.

Y ahí estás, renunciando a parte de lo que eres para criar un bicho que pretendes que haga un mundo mejor… Un trabajo ingrato y altruista, totalmente invisible que alguien tiene que hacer. 

Pero seamos positivos y celebremos. 

Queremos daros las gracias por estar ahí desde hace casi 9 años, apoyando y dando consejos. Compartiendo y preguntando… Y es que el mundo del blog es un poco como la vida, a veces te dan crisis de fe y piensas que mucho mejor dejarlo pero llegan momentos como estos y conversaciones con compañeras como las del otro día y se te pasa. Porque lo bonito de la crianza y la conciliación es que todas las historias son diferentes pero a la vez iguales y compartirlas siempre ayuda a alguien. 

GRACIAS A TODOS


miércoles, 13 de octubre de 2021

El juego del calamar y los niños

 Estas últimas semanas la gente se está volviendo muy loca. La gran sorpresa de la temporada en forma de serie coreana nos está dando muchos quebraderos de cabeza. La ficción de Netflix no es excesivamente original, ni extremadamente violenta en comparación con otros de sus contenidos, el problema viene cuando muchos niños empiezan a tener comportamientos violentas derivados de su visionado. Pero creo que todo el mundo está opinando de forma muy liviana y sin analizar todos los factores que afectan a este fenómeno.

La serie ¿seguro?

La serie de Netflix es un contenido de adultos dirigido a adultos por varios motivos. Uno de ellos es la violencia del contenido pero hay bastantes más a parte de eso. Alguna escena de sexo, lucha de clases, psicología, lucha por la supervivencia, … contenidos que no son capaces de procesar y que además hacen que algún que otro capítulo donde no se centran en los juegos llegue a ser incluso aburrido. ¿Es una serie para niños? Pues no, es una serie recomendada para mayores de 18 años por algo. 

En esta casa sabéis que los contenidos audiovisuales los consumimos siempre en familia y no siempre hacemos caso de las recomendaciones de edades porque cada niño es un mundo. En nuestro caso tenemos un baremo establecido en función de la tolerancia del niño y a sus gustos personales. Por ejemplo ponerle una película musical es un suicidio pero las pelis de acción le chiflan y es perfectamente capaz de diferenciar la realidad de la ficción. Muchos niños no llegan a ese punto hasta una edad mucho superior. Eso no nos convierte en malos padres, al contrario, ver contenidos que crean preguntas y dudas enriquecen las conversaciones y favorecen el pensamiento crítico. 

Una vez aclarado esto voy a decir que mi hijo no ha visto el juego del calamar pero reconoce a sus personajes porque su omnipresencia es abrumadora y le hemos explicado lo que es. No la ha visto porque creo firmemente que le va a resultar aburrida y no va a entender muchas de las tramas. No porque maten gente. Estoy bastante segura que de que los padres no dejan a sus hijos ver El Juego del calamar en sus casas pero casi todos son capaces de reconocerlo en una foto como reconocen a Darth Vader sin haber visto La guerra de las galaxias. Más aún cuando aparecen en Tik Toks, YouTube o sus videojuegos de referencia como Minecraft o Fortnite. 

Voy llegando al punto, gracias por la paciencia. Si acompañamos a nuestros hijos en sus actividades no deberían llegar a jugar a Fortnite hasta los 14, que por cierto usa el mismo sistema de Battle Royale que El Juego del Calamar,  o al GTA hasta los 18 pero parece que los videojuegos no se vigilan tanto como la tele. Me atrevería a poner la mano en el fuego a que la inmensa mayoría de esos niños que juegan al juego del calamar en el patio no han visto los episodios (que casi son 10 horas de serie) si no que han extraído conclusiones de clips de otra procedencia descontextualizados y sin criterio. 

También me niego a creer que los niños por ver una escena donde matan gente decidan ponerse a darse mamporros en los recreos, eso sí, los YouTube es lo han recreado a la perfección y su experiencia pila de juego se aproxima bastante más a eso. 

¿Quién es el malo? 

Pues no hay malos. Eso haría las cosas más sencillas. Hay responsabilidades delegadas y niños con acceso libre a internet. Echar la culpa de la violencia a ver una serie o un videojuego no es civilizado. Tampoco creo que un niño que tenga ya valores se plantee que matar gente sea malo o bueno. O que pegar en el recreo se pueda achacar a un contenido determinado. Ya de base fallan muchas cosas para llegar a esas recreaciones. Un niño normal no se pone a pegar gente porque sí. Punto. 

Soluciones

Yo preguntaría algo sencillo. ¿Dónde han visto El Juego del calamar? Esto ayudaría a entender donde está el problema. Si lo han visto en su casa, acompañados y con un adulto que les explique lo que sucede me parece una serie muy interesante para ver la maldad  del ser humano, la riqueza, la pobreza, la tradición… Si lo han visto en YouTube hagamos autocrítica y vigilemos contenidos. Si lo han jugado en una consola recordad que también los juegos tienen una clasificación recomendad que se llama PEGI, pero lo más importante, que son juegos en línea y los peligros no están sólo en lo que ven si no también en con quién juegan y lo que hablan entre ellos. 

Llega Halloween

No me seáis cafres. Ahora llega Halloween y la gente, incluidos los niños, se disfrazarán del Juego del calamar Y NO PASA NADA. 

Seguro que que veréis vampiros, hombres lobo, Jasons, Chuckies y Freddies. Y pongo la mano en el fuego a que el 99% de esos niños no han visto esas películas. Es muy posible que pase lo mismo con El juego del calamar. Es más, todos los que disfrazaron de La casa de papel pueden reciclar el mono así que no van a ser uno ni dos, van a ser muchos. Y NO PASA NADA

Es más, en la casa de papel también matan gente y nadie se llevó las manos a la cabeza. 

Así que os pido por favor que antes de ponerse a criticar un disfraz penséis que son eso, disfraces, una forma divertida de pasar un rato y que igual que no han visto Frankenstein o Drácula (el mío si lo ha hecho, aclaro) no habrán visto El juego del calamar ni van a mataros por las calles. 

martes, 14 de septiembre de 2021

¿Estamos pasándonos a la hora de "hacer felices" a nuestros hijos?

 Hace mucho tiempo que vengo haciendo esta reflexión. Son cosas como los cumpleaños, las navidades, o los veranos cuando pienso en el esfuerzo que están (o estamos) haciendo los padres para que los peques sean lo más felices posible. Eso incluye maquillar algunas cosillas, gastos desproporcionados en alguna celebración o agendas veraniegas adaptadas 100% a las criaturas. Pero a pesar de que encontrar el equilibrio es difícil creo que hay varios factores que no tenemos en cuenta a la hora de valorar nuestras actuaciones. ¿Crees que nos estamos pasando con los niños?

1. La compensación

Creo que en el caso de padres trabajadores el exceso en ocasiones puntuales viene de la mano del sentimiento de culpa. De las veces que no estamos porque tenemos que trabajar dentro o fuera de casa. Por las ausencias y las extraescolares del curso. Esa ausencia se suple con regalos o detalles ocasionales (o no tanto) para que los niños sientan ese apego que no ha hecho el roce de todo el año. Una consola por el cumpleaños, un salón lleno de regalos en navidad, parques temáticos en verano... 

2. Las propias expectativas

Otras veces quizás tenemos referentes de nuestra infancia. ya sea en una dirección o en otra. Si algo nos gustaba de pequeños lo repetimos, si algo nos faltó intentamos que a ellos no les pase. Vamos poniendo parches a nuestros propios traumas a través de nuestros hijos.

3. El coronavirus

Os va a parecer una tontería pero creo que en una franja concreta de edad el coronavirus ha hecho que muchos niños hayan perdido determinadas experiencias vitales y los padres intentamos rellenarlas (más mal que bien). 

Pongo un ejemplo. El otro día encontré en la cartera un vale para las atracciones del centro comercial. Llevaba allí año y medio, el tiempo que hemos dejado las rutinas. En ese tiempo todas las atracciones que solía usar ya no son de su edad. Algunas incluso por su tamaño las tiene ya prohibidas. Le quedaban tres viajes. Podía haber sido un castillo hinchable a la salida de un cine, o un recorrido en los coches una tarde que hubiéramos ido a merendar. Una tarde de hace un año que nunca llegó. Me invadió una profunda tristeza. Como si fuera culpa mía que ese vale nunca se hubiera usado. Me quedé mirándolo un rato grande. Muy fijamente. Y cuando pasó una niña por mi lado de unos 5 años se lo regalé a su madre. Creo que no voy a olvidar nunca lo mal que me hizo sentir ese trozo de papel. 

Ahora me he dado cuenta de que el ahora es lo único que cuenta y que no es posible aplazar cosas. Y eso casi es peor porque a cada plan que me ofrecen digo que si. Sin pensarlo. por si nunca se puede repetir. y creo que tengo que echar el freno aunque reconozco que es bastante divertido (ojo, dentro de la responsabilidad y las cosas que se pueden hacer, no estoy tan loca). 

4. El culo veo

Yo no era de querer cosas porque las veía a los demás pero reconozco que las redes sociales han alimentado mi afán consumista. Es ver una foto de un paraje o un plan y los anoto delicadamente en la agenda de cosas pendientes. Lo cierto es que no nos faltan las ideas pero también que igual que a veces apunto cosas para vivir experiencias también apunto cosas de consumismo de lo más básico. Incluso para mi. Así que si los niños estaban hiper regalados ahora están hiper regalados de cosas que nunca usarán. Creo que puedo hacer una lista de más de 20 personas que compraron juguetes de maderita y que solo sirvieron de decoración en casa porque sus hijos querían Legos, Barbies o cochecitos. Un propósito bonito sería escuchar más lo que piden  razonar si lo piden de verdad y dejar de comprar cosa que me gusten a mi. ¡Basta de meter cosas en casa! Así el crecimiento de Wallapop se ha ido de las manos. 


En resumen, creo que hay que plantearse dónde reside la verdadera felicidad de los niños ¿Estoy loca o hay alguien más como yo ahí fuera?

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba