BEBÉ FRIKI

martes, 8 de marzo de 2022

Cómo hablar a los niños sobre la guerra de Ucrania

Parece que no salimos de una para meternos en otra peor. Si fue complicado explicarles a los peques lo que es una pandemia mundial y lo malos que son los virus ahora, sin habernos recuperado de la estocada, llega una nueva desgracia en forma de guerra. Una guerra mediática que les llega de una forma u otra y donde tenemos que elegir cómo hablar sobre el tema y qué deben saber o cómo explicarlo para evitar que se confundan.

Nuestra experiencia a la hora de explicar a un niño la guerra ha sido bastante triste pero la verdad es que no nos ha salido mal del todo. Hemos leído muchos ensayos sobre cómo gestionar la información y hemos tomado decisiones sobre ello basándonos en ellos peor también en la madurez del peque o sus propias preguntas porque no creo que haya ninguna fórmula 100% válida para abordar un tema tan complicado. Por eso queremos contaros un poco cómo lo hemos gestionado dese casa y cuales han sido nuestros aciertos y nuestros errores por si os pueden servir de ayuda. 

1. Pregunta a tu hijo

Es necesario saber el punto de partida de la conversación. Sobre todo si la información que tiene no ha llegado de casa. De ese modo evaluar qué sabe y cómo lo sabe pero también si tiene alguna idea sesgada o poco adecuada para poder corregirla. Muchos colegios han tratado el tema y siendo sus profesoras puede ser mucho más seguro que si la conversación procede de compañeros y de información que han oído por televisión o de adultos. Porque seamos sinceros, a veces vertimos información que no entendida de forma correcta puede ser un problema para un niño que no la entiende en su totalidad. 

Una vez tenemos esos datos llega el momento de preguntar cómo se sienten, Por los estudios que he manejado para gestionar esta conversación casi todos los niños tienen las mismas inquietudes: 

¿Está muy lejos? 

¿Estoy en peligro? 

¿Puede pasarme algo malo? 

Son las tres preguntas estrellas y las que darán lugar a las siguientes. Así que antes de ponernos a hacer un manual sobre historia o conflictos armados debemos ponernos al nivel que se nos exige, al más cercano y controlado. Y responder con sinceridad a esas primeras preguntas para que podamos avanzar a otras más específicas pero que les afectan un poco menos. Sí, es una guerra, sí, está cerca, no, no te va a pasar nada, no, no corremos peligro. Y de ahí lanzar hacia otras preguntas que llegarán cuando tengan claro lo que de verdad les preocupaba que era lo que a ellos, como personas, necesitaban procesar. Es el momento de que saquen la artillería pesada metafóricamente hablando y saquen las preguntas complicadas. 

2. Define el concepto de guerra. 

La guerra es un conflicto entre dos países que no se ha resulto de forma pacífica. Punto. Inicialmente hablar de buenos o malos es complicado y hace que se creen generalidades que en un mundo tan multicultural sea un problema. Muchos tendrán compañeros quesean rusos, por ejemplo, por lo que hay que tener en cuenta que lo que les digamos mal entendido puede ser un problema. No todos los rusos son malos. Pero en este momento es un concepto complicado para que lo procesen. Pero hay que intentarlo. En este caso usar un mapa te puede ayudar para que entiendan determinadas cosas como las distancias o la cercanía. 

3. Involúcrales

Una cosa que nos ha sido útil es el movimiento de generosidad que hay en la calle. Gente ayudando y mandando ayuda al pueblo ucraniano (ojo, ya estamos tomando partido) pero es algo que les puede hacer sentir parte de la solución. Estamos pasando de un concepto abstracto a ser parte activa del mismo. Ir a hacer una compra y donarla ayuda mucho a que entiendan que hasta a persona más pequeña puede servir en cualquier situación por rara o lejana que parezca. 

4. Adapta los mensajes a sus necesidades

Desde que esto se inicie te van a hacer más preguntas. intenta estar abierto a todas y solucionarlas como en conciencia creas que será mejor para ellos. Por ejemplo, nosotros hemos optado por no enseñar fotos o videos del conflicto para que no se preocupe o vea contenido dañino. Pero no es la única opción, si los niños son mayores o crees que puede ayudarles. ¡Elige sabiamente! 

Animales a preguntar sobre la nueva información que les llegue. Es más fácil que lo entiendan si el mensaje proviene de sus padres y está adaptado y, sobre todo, les será más fácil mantener ese diálogo y ese mensaje positivo. 

5. Evita informativos o telediarios con ellos delante. 

La manía de los medios de comunicación de ir hacia las imágenes más impactantes se escapa de tu control. Siempre debes ser tú quien controle lo que se ve  cómo se ve. Ten en cuenta que son niños y no todo lo que sale en la tele sirve, no se tratad e una película, la gente de las imágenes es real y puede afectarles. 


Y sobre todo, suerte y paciencia. ¡Lo vas a a hacer fenomenal!


Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba