BEBÉ FRIKI

martes, 23 de noviembre de 2021

Ir al pediatra en tiempos de pandemia

Seguro que como madre primeriza has dado más de una vuelta innecesaria al médico. Un golpe de fiebre, unos granitos raros, un ombligo zarrapastroso. Lo que vienen a ser las urgencias básicas de las madres que se estrenan. Tampoco vamos a menospreciar a las veteranas que cuando no se tiran los peques por un árbol, aparecen con ronchas por haber compartido en el patio algún producto de dudosa procedencia. ¡Ay esas visitas a urgencias! Las bonitas anécdotas que nos dejan.

Ahora con esto de las atenciones telefónicas la cosa pierde su encanto pero han llegado a sustituirlo gracias a los seguros médicos para bebés las consultas on line con video conferencia. A las malas algunas cosas las ven por la pantalla y valoran las urgencias. Llamadme loca pero casi prefiero que me digan que no era necesario preocuparme que acabar lamentándolo. Ya sabéis el dicho de más vale prevenir que curar.  

El otro día hice una comprobación en la atención primaria de mi zona. Intenté solicitar una cita para el pediatra. Sólo por ver en qué fechas nos movemos. La última visita fue coronavírica (afortunadamente negativa) así que no tuvimos que lidiar con las litas de espera. Por increíble que parezca probando fechas de todo un mes siempre aparecía el mensaje de que no había ninguna cita disponible en los siguientes 15 días. Eso quiere decir que en un mes y medio no se podía citar uno por internet. Vale, pensé, probemos a una cita telefónica, hablar con un ser humano que te priorice en caso de considerarlo necesario (aunque en mi cerebro una vocecita decía "hay cosas que directamente las debería ver un médico"), mismo resultado. Increíble. Saturación es quedarse corto con estas cosas. Un pediatra no accesible es el mal. Y luego si va a urgencias te miran mal si la cosa no es grave, una vez más tu mente de habla y dice que sea lo que sea en un mes y medio se convierte en grave por obligación. No sé si la situación me ha enfadado, indignado o preocupado más. 

En estos momentos tener mi seguro me da una calma y una paz interior cosa mala. Y menos mal que no tenemos vacunas hasta los 12 años porque estoy pensando en pedir la cita ya... ¿Cómo está siendo vuestra atención primaria en esta pandemia?

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba