BEBÉ FRIKI

miércoles, 26 de abril de 2017

Soy un Power Ranger...

Mi madre  nació en los ochenta. Por tanto pilló la época del máximo apogeo de los Power Rangers, se pone en plan abuela cebolletas y a eso ayuda que en Netflix tengan pelis y series de todas las épocas, desde la simple maya que llevaban al principio a los trajes con doraditos y armaduras molonas de las últimas generaciones.


Cuando se enteró de que llegaba una nueva revisión al cine empezó una campaña motivadora para que la acompañara. Pero fue ver el trailer y acabarse la campaña de acoso y derribo y pasé a hacerlo por propia voluntad y en el cine lo pasé en grande.

Mi favorito de todos los Power Rangers es , como el del 90% de la población, el Power Ranger Rojo. Y por eso cuando me dijo que me iba a convertir en él me encantó la idea, en el cumple apareció la espada y el casco, así que para acabar de rematar la jugada se sacó de la manga un disfraz muy cutre, de esos por los que es mundialmente conocida y nos fuimos a conquistar el parque. Si os preguntáis cómo construyó esa pieza, esa obra de arte, esa manualidad del infierno os recuerdo que mi madre no cose, no pega, no hace DIY pero a cambio es la reina del reciclaje y gracias a que una buena amiga le pasa disfraces acaba haciendo un uso peculiar de ellos, en este caso convertir un teletubbie en un power ranger. Si, yo también alucino.


Pues nos plantamos en el parque y empezamos a desempaquetar las armas de Bandai, quitar las pestañas de las pilas y descubrir su uso y funciones.

Empecemos por la máscara, posee un botón de encendido y emite sonidos con un botón en el lateral.
Es muy sencilla de usar aunque os la recomendamos para mayores de cuatro años, no por su uso, más bien por su peso, la goma sujeta en cabezas de niños de esa edad y aunque se puede atar un poco el peso del dispositivo puede resultar molesto si no se usa en niños grandes. Una cosa que mola de la máscara es que tiene los ojos modo "gafa" y no con esas mayas tan incómodas de las máscaras de baja calidad. 


Pero lo que realmente mola es la espada. Me ha flipado. Por una parte por lo fácil que se sugeta con una empuñadura tipo mango que puedes usar tranquilamente sin que se te escape de la mano. Además la parte de fuera es de plástico blando por lo que si hay algún bruto en la sala no debería hacerse daño fácilmente. En la zona central que he bautizado como "espina" tiene además luces azules que molan mucho. Una vez encendida funciona con el movimiento o gracias a un botón pequeñito que hay en la parte exterior de la espada. Y por supuesto hace ruidos molones. He probado a cortar árboles pero no ha sido un éxito, pero para saltar y jugar funciona a las mil maravillas, es muy ligera y la mar de entretenida. 




¿A que te mola?

Pues las puedes comprar en Amazon en los siguientes enlaces:

Espada Power Ranger con sonido. 
Máscara Power Ranger.

 Go go Power Rangers... 

 

4 comentarios :

  1. Participo!!! Que power ranger más guapo y que abuela más apañada. Flipo!!!

    ResponderEliminar
  2. Participo porque mi hijo esta alucinado con los power rangers, fue a ver la peli y hasta se cayo de cabeza en el cine!!!

    ResponderEliminar
  3. Nos apuntamos!!! Vamos averlo en Facebook!!! A Gael le gustan todos los power ranger porque molan mil!!!

    ResponderEliminar

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba