BEBÉ FRIKI

sábado, 25 de febrero de 2017

Reciclando el disfraz más feo del mundo

Convertimos el disfraz feo de halloween en un disfraz molón y ochentero en 10 minutillos: Los cazafantasmas

 

Allá por Halloween mi madre tuvo una crisis de ansiedad terrible porque me empeñé en ir disfrazado de fantasma lo cual no cumple con los estándares de calidad friki de la familia. A pesar de estudiar el desheredarme decidió que era necesario fomentar mi independencia y personalidad y se recorrió todas las tiendas de disfraces del mundo hasta encontrar el disfraz solicitado. 


Un horror, un espanto, algo que no tiene nombre. Además el mismo día de los disfraces en el cole pasó una cosa que hizo empeorar más la situación. Decidí que no me acababa de convencer el maquillaje que mi madre, quitando una hora a su sueño, estaba realizando así que me restregué el disfraz blanco inmaculado por borrar la cara y dejar una mancha en el disfraz y algo como desteñido mi rostro. Lo cual hacía que diese aún más pena. Según mi madre fue la inversión monetaria más triste de la historia de la humanidad y escondió ese disfraz en lo más profundo del armario hasta que se le ocurrió como hacer que semejante fracaso molase algo...


Así que hoy se levantó y se puso en modo mama craft (los que la conocéis sabéis que eso es muy raro, y comenzó con las manualidades en familia. 

Primero conseguimos hacer con una caja una señal de Prohibido y me dejó pintarla a mi solito.

Después simplemente recortó un poco y contenta como unas pascuas cogió el disfraz horrendo y me lo encasquetó. 



Después de una negociación horrible para volver a ponerme el traje y posar un poco. Y ni tan mal... Oye que al final ha quedado super gracioso y tenemos un disfraz friki y ochentero. 



¡Mama rules!

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba