BEBÉ FRIKI

miércoles, 10 de junio de 2015

Saltando en Stonehenge

Os voy a contar un secreto. No hay nada en el mundo que guste más a los niños que los castillos hinchables, las camas elásticas y los parques de bolas.

Estamos programados genéticamente para reaccionar ante esos estímulos y colores con infinita alegría sin contemplar que sean un campo de virus o la manera más fácil de escalabrarse y acabar en el hospital.

Mi madre también saltaba en mis castillos pero ahora no la dejan. Eso es porque es grande. Por eso un día le dio una abenate y decidió fletar el coche con destino exótico y desconocido: Mostoles.


Allí parece ser que alguien con mucho tiempo libre estaba exponiendo una obra de arte de esas modernas que nadie entiende al aire libre... Cual fue mi sorpesa cuando llego allí y descubro que lo que me llevan a ver es un castillazo enorme para saltar. Mi mami que es muy culta me explico que es una réplica a escala real del monumento megalítico Stonehenge que está en Inglaterra. Ella -que ha viajado mucho- ha estado en el de verdad- pero por como se puso a saltar me da la sensación de que le gustaba mucho más el de mentirijilla.

Como era un lunes por la mañana nos dejaron estar todo el tiempo del mundo. Hasta no poder más. Mami acabó con agujetas porque es un poco vieja. Yo me lo pasé pipa saltando aunque me empapé porque el día anterior había llovido y me restregué en todos los charcos.

La obra de arte se llamaba Sacrilegio y si pasa por vuestras ciudades/países no dejéis de llevar a vuestros papis que seguro que les hace ilusión saltar como a la mía.

1 comentario :

  1. Dile a tu madre, que si visita Stonehenge, ya sea el de verdad o el de Móstoles, no pierda de vista el paraguas... Ella ya sabe a qué me refiero... ;)

    ResponderEliminar

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba