BEBÉ FRIKI

lunes, 30 de septiembre de 2013

El arte de comer sin dientes

No es un secreto que tengo más hambre que un tonto. Esto de la papilla ha solucionado un poco mi apetito voraz pero no es suficiente. Yo quiero chicha. Pero no me dan.
Por fortuna alguna mente preclara ha inventado un aparatejo muy majo: el masticadores delimitación. Bajo este sofisticado nombre se esconde la idea más sencilla pero útil de la historia de los bebés hambrientos. Una redecita que contiene frutitas para chupar sin peligro. De ese modo y tras casi morir atragantado por un trozo de sandía asesina mi mami salió a comprar este utensilio que ha pasado a ser un clásico para mordisquear.

Bien es cierto que acabo lleno de baba y pringue frutífero pero es un placer chupar retar comida de mayores.

Canción: Kick in the Teeth - Papa Roach


1 comentario :

  1. Yo se lo dí a mi enano, pero no acabó de gustarle el invento. Se ve que el "tacto" de la redecilla no le molaba.

    ResponderEliminar

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba