Tres cacharros donde tienes que montar antes de los cuatro años

jueves, noviembre 03, 2016
Hay una serie de cosas que hay que hacer antes de cumplir una determinada edad. En el caso de los niños eso se mide por la salvajada más grande a realizar antes de cumplir la edad de saber que eso no era seguro/higiénico/las dos cosas. Por eso hemos decidido recopilar los tres cacharros o tipos de cacharros que tienes que probar antes de cumplir los 4. Así, en plan salvaje. Rollo todo en un día. Esos que tu padre se muere por montarte y tú madre ve la muerte a la vuelta de la esquina (bueno, en mi caso a lo mejor es al revés). He aquí mi top3 en orden de peligrosidad y diversión.

1. Ferias varias: del tren de la bruja a las colchonetas acuáticas


Las ferias en verano son un must. No las puedes evitar y además hacen peligrar la economía familiar porque, seamos sinceros, a una media de 3€ el cacharro ya te sale cara la tarde. Pero no puedes hablar de una infancia feliz sin montarte en, por ejemplo, el tren de la bruja. En los tiempos e tus padres había algo que daba mucho miedo y te perseguía en el túnel. Ahora es un rumano armado con una escoba pequeñaja que te endiña golpes a su paso. Ha perdido el encanto del susto a favor de la violencia pero que quieres que te diga.  No hay nada mejor que que te intenten pegar en la cabeza. Soy así de simple.

Por supuesto los castillos hinchables donde las colisiones, choques, caídas y demás están asegurados han mutado hacia algo aún más divertido. Si no tienes suficiente con eso no te pierdas los castillos de las fiestas con agua de manguera. Es un castillo normal que está mojado y acaba en una especie de minipiscina que tiene un color tirando a negro asquete. El resultado de docenas de niños pisando mojado sobre el suelo de la feria mal limpiado del día anterior que con el agua reacciona en este líquido donde te embadurnas de forma irremediable. Igual de irremediable que la diversión de semejante y complejísimo experimento. Posiblemente dentro de unos años desaparezcan pero de momento acaban de llegar para quedarse una temporada.


Por cierto, incluimos en esta sección, sin lugar a dudas la fiesta más peligrosa, rara, antihigienica y demás de todas las fiestas populares: La fiesta de la espuma. La única cosa que tiene espuma y te obliga a meterte de cabeza en la bañera por el aspecto general después de meterte debajo de esos kilos de espuma. Estoy seguro que más de un niño se ha metido y ha desaparecido a una dimensión paralela debajo de toda esa capa de jabón industrial. 


2. Las camas elásticas con gomas.

Esto lo han inventado para dar más emoción a nuestras vidas. Este año todavía tenían que tirar de la cuerdecita pero eso de subir volando a una altura de 3 pisos es la cosa más inquietantemente divertida que me ha pasado este verano. Esa risa nerviosa de "voy a morir" y ver cómo sales hacia arriba como un cohete ha sido la mar de divertido. Creo que desde que era bebé mi señora madre quería enchufarme a este aparato. Ya lo ha conseguido y la verdad es que no ha estado tan mal.

3. Karts biplaza

Mi madre recuerda con fascinación los karts cuando era pequeña. Eran igual de prohibitivamente caros que ahora pero ocasionalmente animados por el abuelo caían unas vueltas. Un olor a quemadete, el tío avisándote de que no se puede chocar y un circuito no muy grande. Pero ahora los karts son cosa de grandes y pequeños. Los circuitos son brutales y además han introducido coches Junior para los pequeños más avispados, ese no es mi caso aún, y el mejor invento del mundo: los biplaza.



Un coche con una plaza para el adulto y uno para El canijo de más de 3 años. Con su volante y todo (no me quitéis la ilusión de pensar que yo conducía ese coche). Y esos señores que te ponen protector de cuello y casco como un profesional, que te crees que eres mejor que Fernando Alonso, que lo flipas en cada curva aunque no asoma casi la cabeza por encima del volante.

¡Fue una pasada!

¿Cuales son los imprescindibles de vuestros peques?

Si te gusta compartelo

No os equivoquéis, yo escribo todos y cada uno de los post. Pero mi madre se empeña en ayudarme, corregirme y echarme la bronca porque dice que no quiere que acabe usando el teclado como los niños de hoy en día sin acentos y signos de puntación... Así que si hay algo mal la culpa es suya. Puedes mandarnos un Email a contacto@bebefriki.es

Cosas Parecidas

Siguiente
« Post Anterior
Previo
Post Nuevo »

PUBLICIDAD