Soy un artista: pupitre pizarra de Moltó

miércoles, mayo 06, 2015

A ver, en esta casa somos trastos pero honrados.

Hay un libro infantil que se llama Soy un artista de Marta Altés en el que el muchacho es un creador incomprendido. Yo me siento un poco igual.

Mi concepción del arte es un poco expresionista, no os voy a mentir, y la verdad es que he pasado del papel al fresco porque mi capacidad creativa necesitaba de nuevos espacios y dimensiones más acordes con las cosas que necesitaba plasmar... 

Vamos, que usé el Eding gordo para pintar la pared.


Mamá se enfadó un poco. La verdad es que fue como liberar el Kraken, una cosa mala como se puso... Pero luego nos sentamos a dialogar y se lo expliqué porque además de artista soy honrado. No voy a negar que por un momento pensé encasquetarme el marrón a papá pero al final tuve que decir que fui yo el artista. No entienden mi arte y mis preciosas pinceladas han sido enterradas con un poco de tipex del malo hasta que "se me quite esa manía decorativa y podamos pintar en condiciones" según palabras textuales de mi madre.

Mi proyecto para el salón

Y desde entonces las pinturas desaparecieron de la casa misteriosamente... Hasta ahora.

Los señores de Moltó, que si entienden mi arte y mi necesidad de expresar formas y colores me han dado la vida con el pupitre pizarra. Es más mono... Primero me dejaron jugar con los imanes, creo que no habían superado aun lo del Guernica del salón, y luego, poco a poco y con mucha supervisión, me han dejado pintar en la pizarra. 

Cuando no se fían ni un pelo tienen el plan B. Es decir, cierran el chiringuito y lo dejan en modo pupitre con las pinturas más inofensivas de la casa. No es tan divertido pero me vale para hacer los libros de colorear. 

Hay muchas cosas que me molan del pupitre pizarra. Lo primero es el asiento. Que lejos de ser usado como asiento es empleado para alcanzar todo lo que dejen en la mesa de la cocina (es decir, las galletas). Es sorprendentemente consistente y aguanta el peso divinamente para desgracia de mamá.

Después mola mucho tener cientos de imanes. Mi afición es que no quede ninguno en su cajón. Los distribuyo por la casa para darle más emoción. Creo que me quedan en concreto 5 letras de todo el alfabeto.

También disfruto mucho intentando comer en el pupitre. Mi madre erre que erre que es para pintar pero yo según se descuidan bajo de la mesa y me monto el piscolabis y tan pancho. Con las comidas se resisten pero las meriendas ya las hago allí.

A veces tengo la necesidad de moverlo. Básicamente lo llevo de paseo por el salón. No pesa mucho así que lo desplazó a mi antojo. Por alguna razón tampoco les gusta que lo haga. Son un poco nazis.

Por lo demás en el tiempo que lleva en el salón las paredes están intactas, no he vuelto a decorar el sofá y me entretengo una barbaridad. Estoy encantado.

El pupitre es una pasada, un regalo que todo niño creativo debería de tener en casa. Y además da muchas horas de juego, se recoge muy bien y queda la mar de mono en cualquier parte. Es resistente, tiene muchas funcionalidades y da juego hasta que eres bien grandote. Papá me pinta perros y todo a sus años, está igual de encantado que yo...

Más info del pupitre: http://www.molto.es/es/producto/pupitre-magnetico/

Canción: El Pupitre de atrás - Loquillo


Si te gusta compartelo

No os equivoquéis, yo escribo todos y cada uno de los post. Pero mi madre se empeña en ayudarme, corregirme y echarme la bronca porque dice que no quiere que acabe usando el teclado como los niños de hoy en día sin acentos y signos de puntación... Así que si hay algo mal la culpa es suya. Puedes mandarnos un Email a contacto@bebefriki.es

Cosas Parecidas

Siguiente
« Post Anterior
Previo
Post Nuevo »

4 comentarios

Write comentarios
6 de mayo de 2015, 16:57:00 CEST delete

jajajaja me muero de la risa con tus dotes artísticas. Es verdad que no te entienden. Yo hubiera enmarcado tu explosión creadora con washi tape. Ahora, mi marido no comparte mi amor por el arte infantil. Una pena. cuando quieras te vienes a mi casa museo a exponer. Aquí tenemos dibujos, manualidades, escultura, gatos peludos... jajaja
Por cierto, esa mesa mola muuuucho :D

Reply
avatar
7 de mayo de 2015, 14:50:00 CEST delete

Que chulada de pupitre!!
ay, yo a mi hijo no le dejo nada más que las tizas blancas, por si decide irse a pintar a la pared jajajaja el pobre mío...
Hoy se puso a pintar unas líneas en su pizarra del IKEA y le pregunté que qué estaba dibujando y me dijo que era un perro... yo no entiendo este arte tan abstracto...

Reply
avatar
7 de mayo de 2015, 21:03:00 CEST delete

Ya sabes, estos niños nuestros son modernos, usan nuevas tecnologías, les mola el abstracto... Todas las batallas están perdidas.

Reply
avatar

PUBLICIDAD