Bebé Friki en La Rioja

martes, marzo 31, 2015 1 Comentario
De verdad que no os hacéis a la idea de lo estresante que puede llegar a ser mi vida. Todo el día haciendo el pendón, comiendo, bebiendo, persiguiendo "pipis"... Pues antes de Semana Santa me tocó hacer lo propio en lejanas tierras de vinos.

 A mis padres, que lo molan todo, les invitaron a pasar un fin de semana en Logroño y a ver una bodega lo teníamos pendiente desde el verano pasado pero mi madre que goza de una salud dudosa decidió ponerse mala malísima y no pudimos ir hasta ahora. Pero no hay mal que por bien no venga: hizo buenísimo, lo pasamos en grande y comimos y bebimos como cosacos.



No se si lo sabéis pero en La Rioja hacen vino. Así que estuvimos visitando la Bodega de Rioja Vega que era una maravilla, súper grande, limpia, bonita, llena de charcos... Un placer. No era mi primera bodega, ya estuve dándolo todo en Colmenar de Oreja pero esta vez mi movilidad y ganas de correr eran más patentes, aunque las chicas se portaron súper bien conmigo, me cuidaron, y lo que es más importante, disimularon divinamente sus ganas de matarme (es que soy muy malo, ya sabéis).


La bodega de Rioja Vega es un complejo super bonito, bien cuidado y moderno con mucha tecnología que garantiza que el vino sea perfecto, posee viñedos propios y una zona de producción alucinante. Así visto desde mi tamaño es casi como la NASA de los vinos lleno de cohetes llenos de zumo alcohólico preparado para pasar a las barricas de los piratas.

Supongo que en la bodega no están acostumbrados a ver niños tan pequeños pero es que mis padres tienen desde siempre una teoría con respecto a eso del alcohol. El alcohol no es malo si no lo hacen malo. Vamos, que ser capaz de apreciar el vino o la cultura vinícola no me va a convertir en carne de botellón, si no que me dará la capacidad de saber cuando, cómo  y qué beber cuando tenga la edad y apreciarlo sin caer en el coma etílico. "Normalización y no demonización" gran lema casero de mamá.

Después de la visita y la cata de rigor (y la compra de un par de vinitos de recuerdo) nos fuimos a dar una vuelta -aka comer como gochos- a Logroño. La calle del Laurel era la caña -así en plan literal. Venga a vinos, venga a tapas, todo bueno, bonito y barato. Además la gente de Logroño súper maja.

El hotel de lujo, cama grande y zona centro, a dos pasos de La Frikileria, la mejor tienda de todo Logroño porque está llena de Totoros. Y su dueña un cielo que no coartó mi libertad de abrazar muñecos por doquier. Después de luchar contra la tentación de comprar media tienda vimos el centro y estuvimos muy a gustito dando una vuelta por el casco antiguo, más cañas, más tapas... Ya sabéis la dinámica del viaje, ¿no?

El día siguiente había procesiones varias y cogimos palmas del domingo de Ramos. Aquí la ente cuelga chuches de la palma. Gran idea. Porque deja de ser un árbol para ser un árbol de chuches, eso es mucho mejor. Sin duda. Paseamos por el río, comimos y bebimos - gran invento eso del aperitivo- y nos fuimos a El rincón del vino, un restaurante asador donde comimos muy bien regandolo todo con un Rioja Vega (a mi me dieron agua, cago en tó) , yo sólo postre, que era lo que quería desde el principio. Mis papis vinos y carnecitas, salieron la mar de contentos aunque ya con cara de volver a casa. Esa es la cara de los domingos por la tarde.


  








Se les pasó un poco al parar en Burgos a merendar, pero la cruda realidad es que estas escapadas son muy cortas.

Nos lo pasamos genial y damos las gracias a Rioja Vega por invitarnos pero sobre todo por portarse tan bien, tratemos a cuerpo de rey y dejarme venir al viaje con mis papis... 

Logroño es un destino ideal para desestresarse un fin de semana, apacible, tranquilo, muy bonito y la gente muy simpática.

Lo del aperitivo hay que instaurarlo también en Madrid... ¡Lo tengo claro!

Porque no nos engañemos, sin mi la vida es mucho menos emocionante...







Canción: Días de Vino y Rosas - La Habitación Roja


La habitación Roja: #1 Días de vino y rosas' from Acordes Urbanos on Vimeo.

El segundo cumple friki se acerca.

viernes, marzo 20, 2015 1 Comentario
El cumple friki se avecina. 

No queda ni un mes para que se ponga en marcha la apasionante nueva aventura de cumplir dos años. En medio mi madre, que este año ha reclutado intrépidas amigas con talentos artísticos, pretende celebrar un fiestón para la ocasión.

Yo, en mi humilde y corta experiencia cumpleañera me he dado cuenta de que en realidad hay cuatro cosas que funcionan con los niños y hay que explotarlas... 

1. Donde se salta hay diversión. 

Esto se aplica directamente a personas cuya casa tiene cuarto común equipado con castillos hinchables o camas elásticas.

Contra más brutos y grandes mejor. La posibilidad de que un invitado de menos de 15 kilos salga rebotado hacia el techo por un brinco de alguien mayor o que incluso alguna lampara sufra la cólera divina es grande pero si no no tiene tanta gracia.

2. Boxes are fun

Si. Lo más guay desde que el tiempo es tiempo es tener una caja tuneada. La triunfado de la caja autobús aún persiste en nuestros corazones. Contra más grande la caja mejor. Y gana premio el que antes la rompa. Por supuesto.

3. Gusanitos 

No os molestéis en hacer grandes cosas, encargar tartas de fondant monísimo...lo que queremos son gusanitos, preferiblemente en vasos de plástico o directamente desde la bolsa.

Y si podemos regarlos de CocaCola mucho mejor. Si luego nos subimos por la pared es que ha estado guay.

4. El estado al final de la fiesta.

Muy importante. Las fiestas de bebés solo triunfan si este es el estado de resaca total nada más caer en el coche. Si no has fracasado estrepitosamente.

Así que este año mi mami se ha puesto ya manos a la obra, ha contratado a las mejores organizadoras de fiestas infantiles de Madrid, y del mundo mundial, se va a hacer con la tarta más rica del planeta y va a invitar a los niños más molones para el fiestón del siglo...

Os lo contaré con pelos y señales. Os va a encantar.



Canción: Party Party - Niños del Brasil

Mi primer cine "de verdad"

martes, marzo 10, 2015 3 Comentarios
¡Qué narices! Mi primer festival de ciencia ficción: La muestra Syfy.

Aquí entramos por la puerta grande. Nada de chiquillerías. Lo del cine de verano está superado. Ahora toca ser un señor mayor y ver las películas con criterio, comiendo palomitas y sentado en mi butaca. Y la verdad es que no ha salido muy mal.

Debo decir que los augurios no eran prometedores. Nadie daba un duro por mi capacidad de portarme bien en esta ocasión. Había apuestas sobre cuánto iba a aguantar. Malas personas.

Ya en la entrada del cine, una de esos seres vivos que salen en Cazamariposas osó incluso vaticinar el desastre sin conocerme de nada. Pues te chinchas. Que yo soy muy fan de Totoro.

¡Ah! Que no os lo he dicho. Que me llevaron a ver además un clasicazo: Mi vecino Totoro de Miyazaki, que ha ganado este año el Oscar honorífico. Vamos, cine de autor en toda regla. Además fue un placer compartir el momentazo con Pa y el niño que es igual que Pa.

Y como ya la conozco y me gusta mucho pues allí llegué, me di un par de carreras por el cine, comocí a los amigos frikis de mis padres y me puse hasta las cejas de palomitas y chuches.

No voy a olvidarme de decir que me pusieron las mejores galas para la ocasión. Un trajecito la mar de mono...

Canción: The Path of Wind - Joe Hisaishi

El caso de la comida voladora

miércoles, marzo 04, 2015 Cuentame qué opinas
Me alimento de "Caos", si hombre, esas cosas de leche y chocolate. Puedo tomar al día un litro y medio de Colacao sin inmutarme. Pero alimentos sólidos que no sean chuches no.

Ni uno.

Ya ni la tortilla de patata.

No contento con eso además me he vuelto un destructor. No vale sentarme a la mesa con mis padres, ni en la trona, ni en la mini silla de pintar.

En cuanto no miran (y a veces incluso mirando) cuando no quiero más enfiló un guantazo al plato y listo. Hasta platos de plástico me he cargado de los porrazos. Y el sofá ya tiene unas manchas de lo más sospechosas que han calado de las fundas hacia abajo. Y esto, no te creas, lo hago con sólidos y líquidos. Que te sientas y empiezas a notar el pantalón empapado y soy yo que he compartido mi agua con el cojín. 

Si a eso le sumas mi nueva pasión por la pintura mural ya te haces a la idea de cómo está todo.

Mami, que es muy pragmática ha optado por la compra de gadgets para la supervivencia maternal. En este caso el plato-ventosa de Nuby. La cosa es muy simple y satánica. Pones el plato a la mesa y no hay forma de quitarlo. Lo he intentado. Así que la única opción era vaciar con la cuchara el contenido a mano. 

¿Pues no va el dichoso plato y tiene tapa y cuchara? Así que de sacar la cominda nada de nada.

De momento lo reconozco: bebé 0 - Plato Nuby 1. Pero insistiré...


Canción: Los Platillos Volantes - Los Salvajes

Carnavales 2015

lunes, marzo 02, 2015 1 Comentario

Los carnavales molan.

Este año mi mami se puso en plan canción de Mecano y se coló en una fiesta y me vistió requete mono de príncipe azul encantador ( y aquello todo lleno de princesas, un harén me monté, oye). 

Y la verdad es que guay. Comida, Coca Cola ligth sin cafeína, churris... No se puede pedir nada más.

Luego viví los coletazos de la existencia de disfraces en poder de mi madre. Que ya se sabe, si tu madre tiene un disfraz te lo pone aunque sea para comprar el pan en modo "amortización" total.

Así que en mis múltiples personalidades he ido de Drácula, de marinero e incluso en un crossover imposible de Drácula marinero.


Canción: Judy con Disfraz - Los Sirex

PUBLICIDAD