Jalowin 2014

lunes, noviembre 10, 2014
Ha llegado Halloween. Es una fiesta de esas que no son de la España profunda. Mi mami, después de una breve reflexión al respecto, dictaminó el año pasado que no me iba a llevar a poner flores al cementerio. Y dado que en los coles se celebra y no voy a ser el niño tonto de la clase que no va disfrazado ni come chuches.... Pues que es mejor unirse a ellos que ir en su contra.

Por eso este año os hemos metido en la vorágine del cachondeo a tope. Primero me he sacado fotos en todo entorno con cementerios, calabazas y demás. Incluyendo la típica compra irracional de camiseta que sólo te puedes poner una semana porque pone Happy Halloween y tiene calabazas por doquier... Vamos. Que hemos saltado al consumismo naranja de forma desorbitada.

La primera compra infructuosa fue la calabaza. Mi madre se las prometía muy felices. "Esto es muy fácil", "se vacía y se hace un dibujo en un suspiro"... Pues menos mal que no se nos puso creativa porque si no llega a estar el "buelo" la lía parda.

Para empezar el cuchillo para hacer el agujero era del tamaño de mi pierna y tres adultos hechos y derechos tuvieron que acuchillar con gran violencia al pobre vegetal. Y entonces llegó el segundo problemón. Vaciarla. Si, si, si. Si crees que es sencillo te equivocas. Primero debimos coger la calabaza más gorda y maciza de la tienda. Con las manos a duras penas separamos unas cuantas pipas y un montón de hilillos calabaciles. Así que el abuelo se fue y regresó con la lijadora eléctrica. Gran idea. Salió todo de dentro de la calabaza y acabó esparcido por toda la cocina: cortinas, paredes, caras de familiares... En fin. Os hacéis a la idea.

Aprendiendo de la experiencia ya no usamos el cuchillos, pasamos a la maquinaria industrial. Taladradora para las formas y para hacer adornos y cortadora industrial que hizo que todo quedara requete mono y súper rectito... 

Claro, si solo enseñas el resultado y no cuentas la peripecia de hora y media de lucha encarnizada todos piensan que hacer una calabaza es guay. Eso si, la amortizamos, persona que salía de casa se la llevaba. A los dos días se empezó a poner pocha y un día misteriosamente desapareció para siempre...

El día 31 las psicópatas de las amigas de mi mami organizaron un fiestón en El Retiro aprovechando que este año el invierno no quería venir. Me disfrazaron de niño pelirrojo con cicatrices y cuchillos. Chuchy. Iba monísimo.

Fueron muchos nenes, algunos disfrazados, otros de calle, y Eva se puso a pintar cosas mientras los niños saltaban y hacían el borrico y las niñas hacían fantasmas con pestañas y corazones. 

Cada loco con su tema. Después de dos horas de ingesta desmedida de glucosa y todos al borde de la muerte por coma diabético la noche nos hizo levantar el chiringuito muy a nuestro pesar. 

De la fiesta me quedo con el pastelón de Cookita. Que era naranja. Y con Dani, que es mi referente de como hacer el bruto en la vida. Las niñas no me gustan. Vikingo trepa mogollón de bien. Y poco más a parte de confirmar lo buenas que están las nubes.

El año que viene más, que al final la decisión de celebrarlo me está gustando. 



Canción: Lollipop - The Chordettes (Lollipop Chainsaw OST) 

Si te gusta compartelo

No os equivoquéis, yo escribo todos y cada uno de los post. Pero mi madre se empeña en ayudarme, corregirme y echarme la bronca porque dice que no quiere que acabe usando el teclado como los niños de hoy en día sin acentos y signos de puntación... Así que si hay algo mal la culpa es suya. Puedes mandarnos un Email a contacto@bebefriki.es

Cosas Parecidas

Siguiente
« Post Anterior
Previo
Post Nuevo »

PUBLICIDAD