Angry Birds en Telemadrid (Frikiolimpiadas)

miércoles, noviembre 12, 2014 Cuentame qué opinas
Las Frikiolimpiadas son un evento de dimensiones épicas donde venden cosas muy frikis y los señores juegan para demostrar lo listos que son sobre cosas de El Señor de los Anillos, Star Wars, Star Trek, y cosas japos, y videojuegos, y ciencia ficción, y juegos de mesa... Vamos, de todo. Menuda panda de colgados, de verdad. Los adultos están grillados, unos pegándose como en la Edad Media, jugando al Quidditch, o dándole a las cartas... Gente comiendo tartas en plan gochona, personas disfrazadas de flipar...

Y como siempre, una oportunidad que no podían dejar escapar mis progenitores para disfrazarme de pajarito y dejarme correr en libertad por el mundo.

Lo que más le gustó a mi family fueron las tiendas y el stand de Érase un Evento, donde había tres chicas Súper simpáticas, encantadoras y majísimas ( y no lo digo porque me dieran chocolate, nos seáis mal pensados, que eso sólo ayuda, no es definitivo). Pues eso, tenían ropa medieval que había hecho una de ellas con sus propias manitas y te dejaban disfrazarte y sacarte una foto gratis... De mi tamaño no había nada, pero no pretenderás que tengan una espada en una roca y no intente sacarla... Eso es de locos... ¡Soy Arturo! 

Las fotos en cuanto estén en nuestro poder y os las enseñamos, lo prometo, que yo soy de fiar.

En medio de mi periplo con la espada llegó mi momento de fama. ¿Sabes eso de los "15 segundos de fama" pues a mí me han llegado muy pronto, pero no cuentan, que es televisión local... Todos sabéis que llegaré a la tele nacional, o mejor aún, a la internacional, hasta que no salga de la Tardis en la BBC, no pienso parar...

Os dejo con este momento histórico. 



Canción: Stripped - Rammstein (DM cover)


Jalowin 2014

lunes, noviembre 10, 2014 Cuentame qué opinas
Ha llegado Halloween. Es una fiesta de esas que no son de la España profunda. Mi mami, después de una breve reflexión al respecto, dictaminó el año pasado que no me iba a llevar a poner flores al cementerio. Y dado que en los coles se celebra y no voy a ser el niño tonto de la clase que no va disfrazado ni come chuches.... Pues que es mejor unirse a ellos que ir en su contra.

Por eso este año os hemos metido en la vorágine del cachondeo a tope. Primero me he sacado fotos en todo entorno con cementerios, calabazas y demás. Incluyendo la típica compra irracional de camiseta que sólo te puedes poner una semana porque pone Happy Halloween y tiene calabazas por doquier... Vamos. Que hemos saltado al consumismo naranja de forma desorbitada.

La primera compra infructuosa fue la calabaza. Mi madre se las prometía muy felices. "Esto es muy fácil", "se vacía y se hace un dibujo en un suspiro"... Pues menos mal que no se nos puso creativa porque si no llega a estar el "buelo" la lía parda.

Para empezar el cuchillo para hacer el agujero era del tamaño de mi pierna y tres adultos hechos y derechos tuvieron que acuchillar con gran violencia al pobre vegetal. Y entonces llegó el segundo problemón. Vaciarla. Si, si, si. Si crees que es sencillo te equivocas. Primero debimos coger la calabaza más gorda y maciza de la tienda. Con las manos a duras penas separamos unas cuantas pipas y un montón de hilillos calabaciles. Así que el abuelo se fue y regresó con la lijadora eléctrica. Gran idea. Salió todo de dentro de la calabaza y acabó esparcido por toda la cocina: cortinas, paredes, caras de familiares... En fin. Os hacéis a la idea.

Aprendiendo de la experiencia ya no usamos el cuchillos, pasamos a la maquinaria industrial. Taladradora para las formas y para hacer adornos y cortadora industrial que hizo que todo quedara requete mono y súper rectito... 

Claro, si solo enseñas el resultado y no cuentas la peripecia de hora y media de lucha encarnizada todos piensan que hacer una calabaza es guay. Eso si, la amortizamos, persona que salía de casa se la llevaba. A los dos días se empezó a poner pocha y un día misteriosamente desapareció para siempre...

El día 31 las psicópatas de las amigas de mi mami organizaron un fiestón en El Retiro aprovechando que este año el invierno no quería venir. Me disfrazaron de niño pelirrojo con cicatrices y cuchillos. Chuchy. Iba monísimo.

Fueron muchos nenes, algunos disfrazados, otros de calle, y Eva se puso a pintar cosas mientras los niños saltaban y hacían el borrico y las niñas hacían fantasmas con pestañas y corazones. 

Cada loco con su tema. Después de dos horas de ingesta desmedida de glucosa y todos al borde de la muerte por coma diabético la noche nos hizo levantar el chiringuito muy a nuestro pesar. 

De la fiesta me quedo con el pastelón de Cookita. Que era naranja. Y con Dani, que es mi referente de como hacer el bruto en la vida. Las niñas no me gustan. Vikingo trepa mogollón de bien. Y poco más a parte de confirmar lo buenas que están las nubes.

El año que viene más, que al final la decisión de celebrarlo me está gustando. 



Canción: Lollipop - The Chordettes (Lollipop Chainsaw OST) 

Madrid Games Week II Edición (para todos)

jueves, noviembre 06, 2014 Cuentame qué opinas
Es el segundo año que me llevan a este sitio lleno de teles y niños enganchados a los mandos. Este año ya con movilidad la cosa ha mejorado bastante. Eso si, me crea mucha confusión todo. La gente iba disfrazada de cosas raras, me ofrecían pistolas, me hacían fotos... Y todo por que me han confundido con un tal Nathan Drake. Está claro que no puedo salir de casa sin afeitar. A este paso acabo firmando autógrafos. Es mi destino.

En fin. Al tema. Mi padre es muy de jugar y mi madre muy de sacar fotos pero esta vez encontramos el equilibrio entre las dos vertientes de psicopatía y básicamente hice lo que me dio la gana. Es decir, destruir. Armado con una espada era el amo. Si, pequeños míos, darme una espada y dominaré el mundo.

La verdad es que la feria mola bastante. no me dejan subir en los Brum, brums. Lo cual a mi, no te voy a engañar, me joroba. Pero la cosa podía ser infinitamente peor. A cambio dejaron que me expresara creativamente con muchas otras cosas: trepar, abrazar muñecos y cantar... Por que lo más guay de la feria para mí y para todos los presentes - no os engañéis - fue mi primer concierto.

La cosa empezó un poco tímida pero... ay amigo, cuando me suelto no hay quién me pare. Soy un crack de dimensiones apoteósicas. Menos mal que llegué yo por que era la única forma de dejar de escuchar en todos los karaokes de la feria a Bisbal y Pablo Alborán, nombres que cuando sea mayor espero no tener que recordar, y con mi vena más indie deleité a los presentes con mis gorgoritos y mi preciosa voz. Bueno, y mis coreografías ensayadas horas y horas en el salón.

Así al final la ovación no se hizo esperar y supongo que en breve tendré que firmar autógrafos. La fama es bonita chicos. 


  

Canción: Hope for the Future - Paul McCartney

 

PUBLICIDAD