BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta calcio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta calcio. Mostrar todas las entradas

sábado, 16 de febrero de 2019

La leche como fuente de vida

 La nutrición es, y será siempre, un caballo de batalla en cuanto a salud se refiere, y más aún si nos centramos en poblaciones con necesidades específicas como el caso de las mujeres gestantes, los niños de corta edad o incluso en la entrada de la menopausia. En estos momentos de la vida el cuerpo desarrolla una serie de necesidades de las que a veces no somos conscientes y que, en realidad, sin una dieta muy específica, o un complemento nutricional, no llegan a cubrirse. Vamos a tratar grandes temas sobre las necesidades de estas etapas, grandes mitos que rodean a la alimentación en las embarazadas, la ingesta de azúcar y los complementos alimentarios de forma rigurosa pero entretenida. Así que si tienes dudas. ¡Sigue leyendo que vienen curvas!


Pecar de exceso o de defecto.

Uno de los principales problemas que surgen a la hora de tratar casi todos estos temas es la tendencia de algunos a "curarse en salud" aumentando la ingesta de forma desproporcianada de determinados nutrientes. Del otro lado están aquellos que por desgana, desconococimiento o simplemente por creencias arraigadas no se plantean la cobertura de las necesidades básicas de estos periodos que que pueden derivar en complicaciones durante el embarazo para la madre y para el feto. Por eso es de vital importancia en primer lugar saber que el asesoramiento de un sanitario cualificado es totalmente preceptivo.

Necesidades especiales durante el embarazo.

Las mujeres tienden a ganar peso en el embarazo, esto se debe básicamente a dos factores:

1. La necesidad de preparar el cuerpo para los cambios que se van a desarrollar durante la gestación

2. A dotar de los nutrientes específicos que necesita el bebé mientras permanece en el útero materno.

Los estudios tienen claro que la ganancia de peso durante el embarazo se traduce directamente en un 27% más o menos para el feto, un 6% va al líquido anmiotico y un 5% a la placenta acuosa, hay otros lugares donde se deposita ese exceso como un 6% en los pechos que se preparan para su nueva función o la acumulación de lípidos (grasas de toda la vida) en el cuerpo de la madre que ronda un cuarto de la ganancia total. Además ese aumento de peso se da de forma paulatina, no de golpe, concentrándose en las primeras 12 semanas el 5% del mismo y aumentando más o menos 0,4 kilos por semana desde ese momento. Para hacernos a la idea en la semana 20 el feto pesará en torno al 15% de lo que se calcula será su peso final.

¿Sabías que el útero necesita aminoácidos y proteínas? El 12% de lo ingerido va directamente a cubrir esas necesidades. También es recomendable aumentar la ingesta de fibra y que los lípidos sean del 30-35% de la ingesta diaria. Pero es en la ingesta de vitaminas y minerales donde las carencias son más contundentes y suele recetarse los complementos alimenticios, y donde entra el consumo de leche normal y enriquecida, como manera natural de ayudar a esta asimilación.

A pesar de que una dieta adecuada puede llegar a cubrir las necesidades de una persona normal los estudios demuestran que normalmente no se suele dar. Más aún si hablamos de niños o mujeres embarazadas. En el caso de las gestantes os sonarán el refuerzo de ácido fólico, hierro, Yodo y calcio. Es más, su consumo debería aumentarse en casos especiales como en casos de desnutrición materna anterior o simultanea a la gestación, en casos de adolescentes por la complejidad de los cambios hormonales de la combianción de ambas situaciones , en casos de embarazo múltiple o en caso de tener alguna otra enfermedad específica que recomienden su ingesta.

¿Qué se debe reforzar durante el embarazo?

 Según "La leche como vehículo de salud para la población. Situaciones fisiológicas especiales: mujer gestante" de Ángela Hernández Ruiz, Teresa Valero Gaspar, María José Soto-Méndez, María Jesús Cancelo Hidalgo, Gregorio Varela Moreiras, Ángel Gil Hernández y editado por Fundación Española de la Nutrición (FEN), Fundación  Iberoamericana de Nutrición (FINUT)  y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) de 2018. que podéis consultar AQUÍ, reconoce que la cantidad de mujeres que no llegan al consumo mínimo de estos nutrientes alcanza el 50% de la población gestante. Es decir, la mitad de las mujeres , y sus futuros hijos, corren riesgos derivados de esta baja ingesta que se traducen como defectos en el tubo neuronal, entre muchas otras problemáticas.

 La Doctora Mará Jesús Cancelo, Secretaria General de Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) explicó cuales son los principales problemas para la correcta nutrición y las repercusiones a nivel de salud para madre y feto en el ámbito nacional.


  • Ácido Fólico

Durante las ponencias realizadas por el IPN en Granada se explicó que el consumo de ácido fólico es básico desde antes de quedarse embarazada porque la formación del tubo neural se desarrolla hacia el día 21 tras la fecundación , la tercera semana, momento en el que muchas mujeres aún no sabes si quiera que están en estado. Por eso la mujer que quiere quedarse embarazada debería comenzar con esta suplementación desde 3 meses antes de quedar en cinta y se recomienda continuar hasta tres meses después de haber dado a luz. Por norma las autoridades sanitarias españolas recetan 0,4 mg de ácido fólico como suplemento estándar aunque se puede adquirir además sin recurrir a pastillas a través de alientos fortificados como algunas leches reforzadas que hay en el mercado o con leches específicas para este tipo de situaciones que acaban de lanzarse al mercado.

Documentación de la OMS sobre ingesta de Hierro y ácido fólico: https://www.who.int/elena/titles/daily_iron_pregnancy/es/

  • Calcio

En cuanto al calcio la verdad es que las recomendaciones generales se centran en aquellas madres que tienen baja ingesta de calcio, adolescentes o si se ha detectado riesgo de preclamsia. También se trató específicamente sobre la necesidad de ese calcion el los primeros años de la vida del niño pequeño con Jesús Rodriguez Huertas con su estudio sobre la leches y los derivados donde analiza la importancia de no excluir los lacteos de las dietas para tener una alimentación completa en todas las etapas de la vida. 



  • Vitamina D

La vitamina D está volviendo a estudiarse en el caso de las embarazadas. Normalemente se había sacado de la ecuación, pero se ha demostrado que es fundamental para la calcificación del esqueleto del feto, siempre viene bien un paseo por bajo el sol, a pesar de ellos la población ha generado un déficit de esta vitamina durante las ultimas décadas.


  • Hierro

En cuanto al hierro es curioso que las embarazadas suelan desarrollar anemia ferropénica cuando el cuerpo absorbe mucho más hierro y algunos factores como la desaparición de la menstruación deberían favorecer que esto no sucediera. De todas formas el hierro es un mineral que no es de fácil absorción por el ser humano así que se recomienda combinarlo, por ejemplo, con vitamina C para poder garantizar una biodisponibilidad mayor.

  • Yodo

El Yodo es básico para garantizar un buen funcionamiento de la tiroides que es uno de los controles más habituales durante el embarazo. Lo curioso del Yodo es que se encuentra en sales, mariscos, pescados y lácteos se necesita una cantidad mínima para cubrir las necesidades.

Guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Independientemente del uso de pastillas para ayudar con este tipo de demandas es interesante saber que la leche contiene muchísimo calcio, vitamina D, vitaminas de grupo B.

Para aquellas personas que no quieren recurrir a medicamentos por que les resulta incómodo el formato de las pastillas, porque quieren optar por algo más "natural" o simplemente quieren reforzar un poco su alimentación existen fórmulas de lácteos en el mercado revisados por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, por dar algún dato en ellos podéis encontrar: el 100% de la cantidad diaria recomendada de ácido fólico, el 100% de la CDR de yodoel 47% de la CDR de Omega 3 EPA+DHA y un 38% del calcio recomendado al día. Eso quiere decir que en una botella de 100 ml puedes encontrar una cantidad de nutrientes específicos para embarazadas y madres lactantes de gran valor nutricional.

¿Qué se debe eliminar durante el embarazo?

No sólo hay que cuidarse con complementos, también es necesario tener en cuenta las prohibiciones y el sentido común para evitar determinados hábitos insalubres en grandes dosis y peligrosos como son los excitantes, que en el caso de estar esperando un bebé pueden perjudicar de forma muy seria al feto.

La cafeína por ejemplo, no está totalmente prohibida y se ha estudiado que un consumo inferior a 200 mg no es perjudicial. Es más o menos el equivalente a dos cafés con leche. Recuerda que los tés llevan teína y su efecto es igual que el de la cafeína. Subir esta dosis incurre en riesgos de bajo peso o aborto espontáneo. En el caso del alcohol los estudios son más complicados porque las madres , obviamente, intentan no reconocer que han bebido durante el embarazo por la gravedad de los problemas gestacionales que van desde los abortos espontáneos, bajo peso, muerte fetal o alcoholismo fetal (que puede ocasionar retraso de evolución posterior emocional e intelectual, defectos cardiacos, enfermedades graves para el futuro niño).

La leche en niños pequeños.

En el caso de los menores se del mismo perfil que en el caso de las madres. Los pequeños , después empezar al alimentación complementaria, necesitan tener una dieta sana y equilibrada que se traduce en reforzar ingestas de nutrientes como proteínas, lípidos, hierro y vitamina D en cantidad muy superior a la que se recomienda en al edad adulta. Por eso habréis oído las recomendaciones de no usar leches desnatadas en menores ya que la fuente de energía que significa la leche, unida a la accesibilidad que permite su consumo varias veces al día sin problema a través de lácteos y derivados hace que sea muy sencillo que se pueda consumir sin grandes problemas.

Es decir, frutas, verduras, hortalizas, pescados y lácteos no deberían faltar en la dieta de los más pequeños nunca. Y aún así los análisis demuestran que los niños españoles tienen una ingesta muy alta de proteínas, lípidos y ácidos grasos saturados, y bajas ingestas de ácidos grasos Omega 3, hierro y vitamina D.


Durante las ponencias del marco del Blogtrip Puleva Infantil el  Doctor José Maldonado, Profesor Titular de Pediatría de la Universidad de Granada y Facultativo Especialista de Área en la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil del Hospital Universitario Virgen de las Nieves (Granada) presentó los resultados de un estudio llamado “Ingesta de micronutrientes en niños. ¿Es necesaria la fortificación de alimentos?” donde explicaba que la leche, por su fácil absorción, su gusto y su presencia en todas partes es el mejor vehículo para controlar la ingesta de los nutrientes más necesarios en la alimentacación normal y en cualquier caso  a través de leches enriquecidas ya que sus formulas han mejorado sobre manera en los últimos años con la gestión de las grandes empresas y su ayuda para que desaparezcan de sus ingredientes los azúcares refinados añadidos siendo ya , a nivel de aporte de azúcar semejante a un vaso de leche normal.

El azúcar añadido. Mitos y realidades que no conoces.

Es necesario ingerir hidratos de carbono, entre esos hidratos de carbono se encuentra el azúcar pero ni todos los azúcares son buenos ni la leche es el mal encarnado en cuanto al consumo de azúcar. De hecho una de las cosas más básicas que os vamos a recomendar un poco más abajo es reconocer qué azúcar está en cada aliento mirando su etiqueta para no despistaros y creer toda la información que podáis encontrar en internet.

La cantidad estimada de hidratos de carbono con respecto al total ingerido de calorías en un día normal es de la mitad. Si, el 50% de lo consumido son hidratos de carbono y no todo es "azúcar añadido", en todos los alimentos hay azúcares naturales como la fructosa en la fruta o la lactosa en el caso de la leche.


¿Cuanta lactosa hay en un vaso de leche normal? Pues os soprenderá saber que la presente en un vaso de leche, unos 250 ml, es de 12 gramos de lactosa. Si hablamos de una porción estándar de yogur estaríamos hablando de cerca de 6 gramos. Es decir, todo lo que supere esa cantidad es azúcar añadido por el motivo que sea. Si queréis un ejemplo gráfico , por ejemplo, en los batidos de sabores se añade entre una y tres cucharadas por cada porción consumida.

Nosotros no hemos usado nunca leches reforzadas en la alimentación. Hasta la fecha su composición, para disimular los añadidos de minerales y vitaminas llevaban sabores artificiales como la vainilla y azúcares añadidos y teniendo en cuenta la dieta de nuestro hijo y sumando que su sabor no le agradaba en exceso hizo que nuestro romance con este tipo de leches fuera más bien breve. Sin embargo es un alimento muy aconsejable para aquellas familias que realmente no tienen tanta suerte con los pequeños, aquellos que no son tan abiertos a consumir frutas, verdura, pescado... Y así reforzar las carencias de una forma más sana que un complemento específico de farmacia. El Doctor Federico Lara, Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición, explicó los avances en este sentido de la marca para eliminar el azúcar añadido en las leches infantiles. De hecho ya tienen en el mercado varias leches infantiles con objetivos cumplidos.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y  la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) han reocmendado reducir los azúcares en un 10% pero desde Puleva han ido un poco más allás y han iniciado un camino de tres años con la primera fase ya conseguida con unos resultados que minorizan el azúcar el 30% en sus leches en julio de 2017 pero consiguieron llegar al 50% y este año ya son libres 100% de azúcar añadido. Y en el caso de Puleva MAX han llegado al 50% y en este año (2019) llegarán a la reducción del 100%. En el caso de los batidos sus productos tienen un 30% menos de azúcar que el resto siendo los que menos azúcar añadido tienen en el mercado (han reducido en un gramo la porción por unidad), y además están enriquecidos con vitamina D... y lo más importante, en ninguno de estos productos el sabor ha cambiado para sus consumidores así que sumamos calidad y cantidad de nutrientes sin renunciar al sabor. En su catálogo ya tienen dos leches , precisamente las orientadas a los más canijos, Peques 2 y Peques 3 que ya no tienen azúcar añadido.


Como conclusión, la leche y los lácteos en general deberían formar parte de cualquier dieta sana y equilibrada.


Si te interesa saber más sobre mitos en la alimentación infantil te recomendamos pasar por el artículo sobre la ponencia de Marián García (Boticaria García) que encontrarás en este enlace: http://www.bebefriki.es/2019/02/la-era-de-la-incomunicacion-falsos.html


SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba