BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Oporto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oporto. Mostrar todas las entradas

jueves, 8 de febrero de 2018

Oporto con niños: La librería más bonita del mundo, Lello

¿Sabes esos datos tan divertidos sobre las ciudades que te indican edificios antiguos, curiosos o destacados? Pues en nuestra ruta por Oporto hicimos parada de tres lugares emblemáticos que son considerados los más bonitos de su género. Todos tan diversos como una cafetería, una librería y un restaurante de comida rápida. Además dos de ellos han inspirado a J.K Rowling en la creación del universo Harry Potter. Si eres un fan del libro o simplemente no te quieres perder atracciones bonitas de la ciudad apunta estas direcciones en la agenda y no dejes de hacerles una visita.


Empezaremos por el punto más turístico de los tres. Situada en R. das Carmelitas 144 la Livraria Lello es uno de los puntos turísticos de la ciudad de Oporto. Se inauguró en 1869 y con su estilo modernista y su impresionante escalera y acabados en madera son los principales reclamos, ya muy por encima de las piezas literarias que esconden en su interior. Su popularidad ha crecido tanto en estos tiempos que ahor a para poder pasar es necesario adquirir una entrada de 4 euros por persona que luego te descuentan si quieres comprar algo en su interior. 

Aunque la librería es preciosa los visitantes van porque inspiró a J.K Rowling para describir la famosa escuela de magia de sus libros de Harry Potter. Y viendo los techos, esa escalera imperial de dos ramas y los colores es más que razonable. La buena mujer decidió mudarse a Oporto en sus años mozos y vivir allí dando clases de inglés para mantenerse. Por eso tanto este punto como la cafetería de la que os hablamos más adelante pueden presumir de ser la inspiración para uno de los escenarios de literatura juvenil más destacados de este siglo (bueno, del anterior también). 

La visita comienza en la tienda de al lado, justo en la esquina se compran los tickets y aunque se pueden comprar por internet (y ahorrar las colas) os aconsejamos que paséis por la tienda porque es una monada. Podéis dejar allí mochilas y bolsos para ir más cómodos y además sacar alguna foto gamberra en su andén 9 3/4 o comprar merchandising en forma de Funkos, libros o peluches entre muchas otras cosas. 

Dentro de la librería me ha encantado el carro de mina para transportar los libros y las estanterías infinitas, las escaleras que suben o acaban en ventanales. Y es que en sus dos plantas, y a pesar de la cantidad de gente que hay por allí siempre encuentras algo único y divertido. 

 Si no tenéis ideas de en qué gastar los 4 euros hay un libro infantil (no editado en español a pesar de que el 90% de los visitantes somos de aquí) que es una monada sobre la propia Librería y que vale 6,90 y se llama In the most beautiful Bookshop in the world: Lello. 

Narra la visita de un niño por al librería y sus secretos y cómo elige el libro perfecto para él. La verdad es que no se han herniado mucho en el título pero es un buen recuerdo que se puede encontrar en portugués, francés o inglés, así que al menos si los papis se defienden en alguno de esos idiomas te hace el apaño sin gastar mucho. 

Hay libros en español, pereo el precio está un poco alto y os sale mucho mejor comprarlos en casa incluso sin descuento.

 Las fotos salen muy monas y el ambiente es genial.  Eso sí, intenta evitar las horas puntas porque tiene unas colas que quitan el hipo. Nosotros fuimos un día entre semana pronto y no hubo problema. 

No cierran ningún día así que ... es cuestión de probar.

Más información: 
https://www.livrarialello.pt/

viernes, 2 de febrero de 2018

Oporto con niños: Sea Life y Serralves.

Hay una cosa genial de hacer viajes y dedicar más tiempo del que la gente normal decide dar a una ciudad. Es la idea de salirse de las rutas establecidas y hacer cosas fuera del programa habitual. Visitar cosas un poco más alejadas y disfrutar con los autóctonos de actividades fascinantes. Nosotros incluimos en ese día fuera de la ciudad dos paradas muy interesantes: El museo de arte moderno de Serralves y el Sea Life de Oporto. ¿Te animas a venir con nosotros?



Serralves es uno de los museos más interesantes de Oporto, su colección de arte moderno es inigualable pero además hay muchas cosas más de las que disfrutar en familia. Ala construcción es mastodóntica, se hizo siguiendo la moda art decó de los años 20 y no falta un detalle. Y en los años 80 se unió la finca y la casa con el museo de Arte moderno. Nosotros, a pesar de que eso del arte raro nos gusta decidimos dejarnos perder por los jardines. Y tanto que nos perdimos ¡¡Aquello resultó ser inmenso, grandísimo, eterno, kilómetros de finca, de jardines cada cual más curioso, grutas, estanques, e incluso pistas de tenis y zona de ganado. horas y horas puedes pasar por ese parque sin salir!!. Inmenso. 18 hectáreas. Y la verdad es que nos encantó, a los grandes y a los pequeños, para correr, mojarse y hacer el payaso, recorrer la villa atravesando paredes y espejos o simplemente saltando por las piedras intentando no acabar mojado hasta arriba. Por supuesto fracasé estrepitosamente.


Ubicación
Rua Don Joao de Castro, 210

Horario
Desde abril hasta septiembre: de martes a jueves de 10:00 a 19:00 horas.
Viernes, sábados, domingos y festivos: de 10:00 a 20:00 horas.
Desde octubre hasta marzo: de martes a viernes de 10:00 a 18:00.
Sábados, domingos y festivos: de 10:00 a 19:00 horas.
Cerrado todos los lunes, el 25 diciembre y el 1 enero.

Precio
Adulto: 10€ (entrada completa).
Jardines: 5€.
Tarjeta Porto Card, carnet joven y mayores de 65 años: 50% de descuento.
Menores de 18 años: entrada gratuita.
Primer domingo del mes de 10:00 a 13:00 horas entrada gratuita.


El camino a Serralves permite pasar por delante de la Casa de Música pero en realidad lo realmente divertido está al otro lado, siguiendo en dirección al Océano Atlántico.

En autobus acabas en el Castelo do Queijo allí playa y vistas maravillosas, mucha gente haciendo surf y justo a su vera el Sea Life, el acuario de Oporto, uno de los más kids friendly que hemos visitado.

El acuario se puede visitar en unas dos horas y conviene tener en cuenta los horarios de las charlas porque son una pasada, puedes ver como dan de comer a los tiburones o dar tú mismo de comer a las rayas. Pero no vamos a adelantar acontecimientos.

El edificio tiene dos plantas y cuando accedes pasas por una especie de puerta de ascensor donde tras un pequeño vídeo pasas a ver los acuarios. A parte de la increíble decoración de todas las zonas lo más curioso es que está a la altura de los más pequeños. Supongo que no os habéis dado cuenta pero vuestros padres seguro que si, o en su defecto sus riñones, para ver los animales normalmente hay que aupar criaturas. Pero en el caso del Sea Life no. Las actividades están a poca altura, todo se puede ver sin tener que levantarse y los paneles para jugar están incluso en el suelo. Además tienen una zona de piscina de contacto donde una chica muy maja me dejó tocar un erizo de mar. Entre barcos hundidos, cofres del tesoro y piscinas enormes llegamos a la primera parada, la más fascinante. El monitor habla en todos los idiomas del mundo y es super divertido. Nos presentó a todos los animales del acuario: los tiburones de punta negra, la tortuga Marisa,... El acuario además está decorado con ruinas y estatuas hundidas, con Poseidón vigilando los bichos. Despue´s de saberlo todo sobre los animales el chiquillo fue a dar de comer a los tiburones. Y allí se pudieron todos los bichos del acuario ciegos de comida. 


La otra actividad molona es con las rayas, las rayas son animales muy feos, y dan bocados muy gordos, son bastante agresivas, pero... ¡¡Puedes darle de comer!! Otra monitora explicó cosas sobre ellas y nos dio unos guantes de latex y un poco de carnaza, pescado y cosas de esas y nos acercamos a la piscina, a la de tres soltamos nuestros trozos de comida y pudimos ver cómo los devoraban.


En la tienda me compré un tiburón, es tradición, ya lo sabéis, y después nos quedamos en la cafetería, que tenía un precio muy razonable y en la zona de juegos a disfrutar un poco y descansar antes de dar un buen paseo.

Me encantan los acuarios, he visto muchos, pero sin duda por accesibilidad, actividades, y decoración el de Oporto ha sido sin duda uno de las que más me ha molado. Sea Life es una "cadena" y hay uno en España, concretamente en Benalmadena, la verdad es que estamos deseando ir a ver si mola tanto como su vecino luso. 

Ubicación: 
R. Particular Nº 1 Castelo do Queijo, 4100-379 Porto, Portugal

Horario: 
De 10 a 18 horas a diario y hasta las 19 horas los fines de semana. De lunes a domingo.

Precio: 
Entre 12 y 15 euros

La zona de Foz, donde se encuentran estas actividades es muy bonita, es genial pasear por la orilla del mar pero también soñar con encontrarnos con Iker Casillas que dicen que vive por aquí, no nos llamaron para tomar un café ni nada.

No hay derecho.

lunes, 29 de enero de 2018

Oporto con niños

Hace poco hicimos una pequeña escapada en familia a Oporto. Oporto es un destino genial desde España por varias razones. La primera es la cercanía, hay muchísimas ciudades que están a golpe de coche de Portugal y el resto tienen vuelos Low cost la mar de apañados que salen mejor que la gasolina, incluso yendo varias personas. Además Portugal como destino turístico para España es muy cómodo porque el nivel de vida es similar (incluso más bajo) y el alojamiento no es prohibitivo. Además los niños pagan poco o nada en las atracciones turísticas.


Como contras podemos decir que efetivamente tiene unas cuestas muy majas, pero no tan terribles como las de Lisboa, de hecho la ciudad nos ha gustamos mucho más que Lisboa, sin duda, hay más cosas que ver, es más pintoresca y entretenida.

Alojamiento

La primera elección fue el alojamiento. Nos decantamos una vez más por un apartamento. Esta vez nunca comimos o cenamos allí pero la comodidad de desayunar a nuestro rollo, en pijama y relajados sin estar pendientes de los horarios fue genial. Además elegimos muy bien, el alojamiento estaba en pleno centro (10-15 minutos andando de todo) así que ahorramos mucho en transporte y de paso comimos y cenamos fuera todos los días.


Además la muchacha nos aconsejó mil sitios para ver, comer y pasar el rato. Muchos de ellos fueron una triunfada como los mercados, la fábrica de natas o el restaurante con las mejores Franceshinas para comer en Oporto. Pero de eso os hablaremos más adelante. El apartamento además estaba decorado genial y tenía un jardín que era una maravilla, y con super cerca, parada de metro línea directa del aeropuerto cerca y un restaurante hiper portugués a dos portales. Nos alojamos en The Gallery Studios, por si pasáis por allí y queréis ir a apuesta segura. La atención de Dulce, la propietaria, fue exquisita, tanto que nos dejó una botellita de vino de Oporto que disfrutamos una noche relajados y unos dulces típicos.

La comida

Comer en Portugal es sencillo y para niños sus platos típicos son muy comestibles. La Francesinha es una especie de sandwich mutante con filete, chorizo, jamón, queso, huevo, y una salsa de cerveza que pica muy poquito. La media es que el menú con este plato te salga entre 9 y 12 euros en cualquier sitio. Otra cosa fácil de encontrar es el Cachorro que es una especie de Francesinha más pequeña con pan de panini y salchicha a parte de jamón y queso. Muchos sitios le ponen salsa también pero en otros no, así que los peques van servidos.Nosotros cenamos un día en el mítico Café Santiago por recomendación de nuestra "casera" y fue una triunfada, esos si, pedazo de lista de espera... Habíamos leído que había mucho turista pero la verdad es que cuando fuimos eran todos autóctonos.

El transpote

El transporte si es un poco lioso. Las tarjetas no valen para todo, unas valen para una cosa y otras para otra, una vez cargas una tarjeta con un billete sólo puedes recargar ese mismo billete, la zona centro es una y la periferia otra... Al final es mejor echar cuentas porque si estás céntricos sólo necesitas ir al aeropuerto cuando llegas y te vas, nosotros también cogimos un día extra porque fuimos a Serralves y a la playa, que por cierto fue una excursión que moló mucho. Aún así el transporte es bastante barato si evitas el bono turístico que sólo es beneficioso si vas a coger todos los tranvías de la ciudad. Los tranvías no son de uso normal como en Lisboa, son ajenos a la red de transporte normal y cuestan 3 euros por cabeza (el precio puede variar cuando lo leas, está actualizado a 2018) y los peques no pagan. Hay sólo tres líneas pero merece la pena darse una vuelta.

Más transporte que mola es el marítimo, coger un barco para hacer la ruta de los puentes hasta el mar, sobre todo si vas con pequeñajos, es un must de la ciudad.

¿Quieres saber qué hacer en una escapada por Oporto? 

Pues atentos a los siguientes post con pequeñas rutas, locales que molan, actividades diferentes... Pero te dejo con un avance en forma de vídeo para que cotillees las cosas que hicimos y que te vamos a contar. ¡Dale al PLAY que es gratis! 

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba