BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Nieve. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nieve. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de enero de 2021

Lista de cosas para jugar con la nieve con niños

 Estos días hemos sido en Madrid auténticos domingueros, y, aunque hay muchos que estaban muy preparados porque recordemos que Madrid tiene Sierra, otros muchos no teníamos en casa lo imprescindible para poder disfrutar con seguridad de la nieve. ¿Cuáles son los básicos para que los peques puedan salir a disfrutar y no lo pasen mal? Pues os damos consejos para que si vais a visitar al nieve o tenéis pensado ir con los peques, la experiencia sea única y no os salga por un ojo de la cara. Recomendaciones Low Cost, de reciclaje, mejores tiendas y enlaces de Amazon para tenerlo todo sin salir de casa.

1.Calzado adecuado.

Es cierto que es la asignatura pendiente porque en el caso de los niños el equipamiento en cuanto a ropa y calzado hay que variarlo de una temporada a otra y como no hayan sido unos Reyes previsores la cosa se complicaba bastante. Si no dispones de botas de nieve siempre puedes ir a la gama básica de Decathlon que por 10€ te sacan del apuro y para gente que no va a usarlo mucho es una buena idea, en el caso de mayores podéis elegir mejor alguna bota de trekking fuerte que os sirva para otras ocasiones, hay muchas de ellas que son impermeables para rutas con agua. La impermeabilidad es básica porque la nieve se convierte en agua y es ahí donde la cosa se complica. 

Botas de nieve para niños (desde bebé) en Amazon: 

Desde 10 € aquí

A partir de 20€ aquí.

2. Trucos para no tener que comprar un mono de nieve. 

No os vamos a engañar, un mono de nieve es una inversión que no merece la pena para pasar un día en la nieve. Es cierto que en Amazon los tenéis a partir de 20€ pero es una prenda a la que daréis uso sólo de forma puntual. Eso lo dejamos para los más expertos pero si podemos recurrir a cosas que tenemos por casa y que quizás no recordabas y son muy resultonas para pasar una hora en la nieve o simplemente para una visita corta. 

Nosotros usamos el método de la cebolla, es decir, forrar a la criatura. A las primeras visitas con leotardos y pantalones de diversos materiales para impedir que "calase" rápido. En esta ocasión como nos ah pillado un poco más mayor teníamos un nuevo recursos que quizás si los peques hacen deporte tenéis en casa y no se os ha ocurrido: la ropa térmica. Colocada estratégicamente bajo la tropa normal les aísla del frío y les impermeabiliza para que puedan darse unos cuantos bolazos o usar el trineo. Además si estáis en zonas de frío se pueden usar como ropa interior así que no es una inversión efímera. 

3. Ropa de abrigo

La verdad es que a la hora de elegir los abrigos desde hace un par de años compramos abrigos para la nieve siempre porque son más cómodos, ligeros y además tienen muchos bolsillos, son resistentes y cuentan con los "mitones" de las manos que son útiles cuando no quieren llevar guantes. Los venden en tiendas deportivas al mismo precio que un abrigo normal y se nota la diferencia. No hace falta buscar mucho, en el Lidl o Carrefour sacan siempre modelos infantiles a principios de temporada y no suelen llegar a los 22 euros. Si os pilla mal recordad, si el abrigo que tenéis no es funcional poned un chubasquero sobre la ropa. Eso aislará del frío y evita que se empapen. Si no en Amazon por 30€ podéis disponer de algunos modelos. 

4. Guantes, bufandas y demás complementos. 

Esta es la parte más complicada, los guantes normales no protegen del frío de al nieve, se mojan y son incómodos. Pero tampoco es que los guantes impermeables de nieve abunden , y menos en el caso de los peques. Si estáis apurados nosotros usamos un truco buenísimo, usamos unos guantes de portero, ¿El motivo? tienen refuerzos impermeables en las dos partes, son cómodos y fáciles de secar y además acolchados para el trineo y las guerras de nieve. Menos da una piedra pero de estos si encontraréis talla en cualquier tienda de deportes. Además se atan a las manos y les resultarán cómodos. 

Si quieres abrigar el cuello recomendamos usar bragas, nunca bufandas , para evitar accidentes, que se enganchen o se puedan hacer daño, pero este consejo aplica a cualquier otra actividad, incluso en el patio del colegio. 

Si puedes usar un antiguo buzo de cuando eran pequeños al ser de lana ceden y pueden ser un complemento bueno para debajo del gorro. 

5. Trineos

Si no os pilla la nevada por accidente recuerda que los trineos son una cosa la mar de económica, por 15€ podéis tener uno que os dure varias temporadas (si no surgen accidentes contra rocas o mal uso) pero además ahora venden trineos pala más pequeños y menos aparatosos. Son recomendables sobre las bolsas y los cartones porque debajo de la nieve puede haber cosas indeseables y es peligroso arrojarse por una cuesta sin freno y sin saber si una roca mal colocada va a chocar contra ti. mejor que lo haga contra un trineo que contra el culo de tu hijo. 

Y ya puestos recordad, la nieve debajo tiene hielo, hace frío y hay que llevar mucho cuidado. ¡Disfrutad mucho de la nieve en vuestra visita!. Recuerda que si te pilla de sorpresa la cosa te sale mucho más cara pero si lo miras con tiempo una buena nevada con cuatro cosas en casa se puede convertir en una fiesta sin tener que ir corriendo a wallapop...  

Y si sois profesionales, pues nada que añadir, lo tenéis todo controlado. 

jueves, 14 de enero de 2021

Volvemos a primero de pandemia

 Estos días en Madrid ha nevado. No es un secreto porque la estampa de la Gran Vía nevada y la gente esquiando en Callao han dado a vuelta a España entera. Ha sido un regalo de navidad en forma de un fin de semana para jugar y alargar la diversión. Pero lo que no esperábamos es que ese respiro se convirtiera en un regreso a a situación de marzo con una semana sin cole pero con conexiones infernales. Y eso sumado a que los padres no pueden teletrabajar o que los camiones no llegaban a los supermercados hizo que incluso viviéramos un desabastecimiento real como no lo habíamos visto hasta la fecha. 

Escribo esto para que, en un futuro, cuando veamos estas estampas idílicas en la nieve recordemos también los momentos de crisis, que los ha habido a granel, o las ganas de arrojar los libros digitales del colegio por la ventana. El encierro se hizo efectivo el lunes cuando la nieve dio paso al hielo y era inviable transitar las aceras o los parques. Los hospitales empezaron a ingresar más traumatismos que enfermos de COVID y nosotros nos encerraos para evitar colapsar aún más el sistema sanitario y claro los nervios surgieron como era de esperar. Niños aburridos que no se cansan y con el peso de las tareas y los trabajos. Llegar a las 3 de la tarde tan agotados como si fueran las 11 de la noche. 

El mismo lunes anunciaron que lo que iban a ser dos días se convertía en una semana. Esa es la realidad que dejaron las nevadas en las familias después de las estampas de guerras de nieve y trineos en las cuestas. 

Poco se ha aprendido sobre conciliación en la pandemia, poco hacen las empresas los sindicatos o las asociaciones para poder hacer que en situaciones extremas no estemos como estamos porque nunca ha pasado nada así pero ... aquí estamos después de una pandemia y un temporal único en España sin tener herramientas validas para padres y niños que defiendan su intereses particulares, sus circunstancias personales y que respeten su derecho a existir. 

Creo hablar en nombre de mucha gente cuando afirmo que esta semana ha sido terrible. Casi peor que en marzo porque en marzo la situación afectaba a todo el mundo y esta nevada sólo a una parte de España y en concreto algunas zonas más que otras como pueblos sin medio de trasporte o trabajadores que dependen de su medio de trasporte particular para llegar a sus puestos. Y de nuevo las familias lo han vuelto a pagar haciendo malabares para llegar a todo (o no llegar y punto).

Este es un blog donde hablamos de actividades en familia y de momentos divertidos pero esos días no lo han sido por los plazos de entrega, las videollamadas del infierno y el resto de acciones cotidianas que se han quedado en stand by por “cuatro copos de nieve” . Madrid no estaba preparada a pesar de que se estaba hablando de esa nevada desde hace varios días. No hubo previsión, no hubo respuestas, al contrario, hubo caos y pocas soluciones. Una ciudad colapsada y la imposibilidad de coger el coche pero también zonas donde no había trasporte público para poder salir. Gente en sus coches atrapados, Mercamadrid cerrado y los parques zonas catastróficas. Árboles caídos sin recoger. Las calles imposibles, solo las zonas que los vecinos limpiaban con sus escasos recursos eran de acceso. Las carreteras mal y una semana después el ejercito empieza a ayudar a su limpieza. Se podían haber organizado las cosas de otra manera pero no se hizo y aquí andamos haciendo ejercicios de medir con regla sobre un IPad porque como nos pasó en marzo los libros de texto están en el cole. La situación me enfada y como no hay solución me frustra. 

Siento que este 2021 es una prolongación agónica de las desgracias de 2020. No acaba enero y ya odio el año nuevo. Pero nada, cuando consigamos reponernos de la tarea diaria sacaremos un juego de mesa y con la calefacción a tope seguiremos sobreviviendo porque tampoco quedan muchas opciones. Y pondremos buena cara porque no es postureo, es supervivencia 

2021 ya vale. De verdad. La sociedad no está preparada para más desgracias.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Bebé Friki en la nieve

Pensé que no iba a recuperarme de la primera vez que vi el mar cuando de repente me han llevado a ver al nieve.

La nieve es fea. Es decir, a mi me dicen que me baje del coche y ya les dije que no me bajaba que eso estaba sucio, como cuando tiro la leche del desayuno en el suelo del salón. Así que si no limpian paso.

Pero como siempre no respetaron mis deseos y me sacaron a rastras del coche y me plantaron en una cosa que se llama trineo. El trineo es a priori divertido... excepto si te tiran colina abajo a una velocidad de vértigo porque puedes acabar varado en la nieve que, por cierto, está muy fría.

Los niños en la nieve se entretienen en hacer muñecos de nieve, que es básicamente hacer el moñas y tratar d poner mucha nieve una encima de la otra y que parezca un ser humano, pero en realidad son como Michelín pero en triste.

Después hay más cosas incómodas de la nieve-. Lo primero es que mi madre me forró como un objeto de cristal, que sólo le faltó ponerme burbujas de esas de explotar. 

Un leotardo, calentadores, dos pares de calcetines, unas botas especiales del Decathlon, body, camiseta, peto de cuello vuelto, chaqueta gorda, plumas, bufanda y gorro. Los guantes sólo consiguió encasquetármelos cuando se me empezaron a poner los dedos morados, que yo soy muy mío y eso de que me forren tanto no me va. Así me caía continuamente, claro, no era el hielo, era la escasa movilidad que me dejaron.

Luego intentaron robarme el trineo, después me tiraban nieve, luego me perseguían por en medio del monte,... vamos, que en lugar de ir a la nieve parecía que íbamos de comando.

Después de ese suplicio encima me despelotan para quitarme la ropa porque según ellos estaba "empapao" y me dejan con el culo al aire en medio de la montaña (vale, era dentro del coche pero me gusta ponerme melodramático) y me obligan a irme cuando por fin estaba disfrutando del nuevo elemento.

Y me llevan a comer a Peppa Pig en Segovia que es un pueblo muy chulo porque no hay coches y puedo correr como un energúmeno. Además hay una especie de puente que lo puedo hacer yo con Legos si me pongo que es muy viejo y que iba la gente a verlo muy emocionados...

En fin. He sobrevivido a mi primera excursión a la nieve. 8

 

Canción: La Guerra con Los Esquimales - Ciudadano

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba