BEBÉ FRIKI
Mostrando entradas con la etiqueta Miniland. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Miniland. Mostrar todas las entradas

domingo, 21 de junio de 2015

Playeando con Miniland

En el puente de mayo, como hacen todos los madrileños decentes, escampamos a la playa. Yo tengo la memoria un poco atrofiada así que no me acordaba mucho de lo guay que es el mar. También es cierto que el año pasado con hacer la croqueta ya tenía suficiente, pero este año he evolucionado y soy lo más parecido a Calatrava pero en bebé que os podáis imaginar. Me paso el día haciendo "bollos", o como la inculta de mi madre dice "castillos".

Después de tres días en la playa las cifras eran desoladoras: Cubos de la playa 0 - Bebé 2. Es decir, murió un cubo, más concretamente su asa y una rastrillo, las cosas esas de los chinos que las hacen fatal.  

Pues bien, había que pasar al plan B que era volver a pecar y comprar otro juguete playero de escasa calidad o decantarnos por el equipo profesional de playa. Viendo los resultados del partido anterior ganó la opción de llevar los accesorios irrompibles de Miniland que incluyen: cubo con pala, pala escabadora y rastrillo y camión gigante.

Las pruebas básicas fueron superadas. Por simplificar: me subí encima, tiré el cubo a la porra, lo llené de agua y rellené el agujero gigante, enterré el cubo y lo desenterré a pulso... Vamos, perrerías varias, ya sabes.

Y ganó el cubo. Y me cuesta reconocerlo porque la verdad es que suelo ganar yo. Pero vamos, que como dicen por ahí, han ganado una batalla pero voy a ganar la guerra... No te creas... Que aunque sostienen que son irrompibles, súper seguros, y además la mar de bonitos seguro que encuentro su punto débil  y los destruyo. Si pudieron con la Estrella de la Muerte yo puedo con el cubo como que me llamo Miguel.

Pero el camión no me lo cargo, que ese me mola. Lo lleno de arena, de agua, lo paseo por la playa... Me lo paso bomba. Además en casa lo uso para transportar cosas súper importantes como piezas de puzzle o zumos. Es multiusos. No se le han oxidado ni los ejes de las ruedas del mar ni nada, no se ha descoyuntado cuando me senté en cima en plan borrico y además sus colores molan mucho (porque son los que me se, no os voy a mentir).

Estoy encantado con mi kit playero que veréis mucho este verano, mucho, mucho.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Jugando a los coches con Miniland

Creo que todo niño entre el año y los 70 tiene una sola obsesión en su cabeza: los coches (con la variante de las motos, claro). Los coches son geniales, tienen ruedas y son fuente inagotable de juegos, ruedan, chocan, vuelan, ... y luego incluso pueden ir por carreteras, de verdad o ficticias.

Últimamente he generado una tendencia a hacer que sus carreteras sean las paredes de las casas. Y la verdad es que eso provoca una reacción poco positiva en mis progenitores (o en las caras de los propietarios de las paredes en general). Así que Papa Noel, que es muy listo, me ha "sugerido" que puedo empezar a usar los coches de una forma mucho más civilizada.

Miniland es una marca de juguetes educativos preciosísimos. Tienen una selección de juegos de lo más variopinto, desde construcciones a juegos de imitación con materiales muy buenos (no quiero decir que sean comestibles, aunque lo intentaré) y acabados a prueba de bomba. Y en su sección de vehículos tienen un tapete que es el sueño de cualquier fan de las casas pinterest, una "alfombra" plegable que se puede guardar cuando se acaba de jugar. Es decir, que evita la expansión de los juguetes hasta tomar la casa entera como si se tratase de un virus mortal.



Por supuesto este hecho es el que más valora mi mamá, aunque me paso el día diciendo que quiero las carreteras. Las señales de tráfico, al contrario que otros juegos, están incluidas en el tapete y no son verticales, de forma que se puede usar desde pequeñines sin miedo a confundir un palo de STOP con una piruleta y liarla parda.

Además tiene una variedad de coches muy majos. van desde los Mini de 9 centímetros, los Go y Jobs de 12 y los dumpy de 18. (de los gigantes ya no hablo que eso es ya mucho...) El tamaño ideal para el tapete es el de 12 centímetros y se pueden jugar tranquilamente con muchos vehículos. Tanto por forma como por color son bastante atractivos y la verdad es que no he conseguido desmontar aún ninguno...

Por supuesto los coches los puedes sacar de casa y darles paseos por el mundo, yo ya no salgo sin llevar uno en la mano... ¡A ver cuanto dura el juego entero!

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba