BEBÉ FRIKI

jueves, 17 de febrero de 2022

Escapada en familia a AMSTERDAM. Cosas que hacer con niños en tres días en la capital de Holanda

 Amsterdam es una ciudad preciosa y muy turística. Quizás sea un destino adorado por los jovenzuelos por su lacia relación con las drogas y las señoras de su Barrio Rojo pero la verdad es que ofrece muchos lugares preciosos y curiosos para visitar en familia. Nosotros disfrutamos de sus calles, canales y millones de puentes durante tres días y nos salimos un poco de la ruta habitual. Descubrimos sitios muy turísticos y otros un poco menos y aprendimos de algunos errores típicos producto de lo mucho que ha cambiado la ciudad. Os contamos lo que vimos y, lo más importante, los trucos que usamos para poder entrar sin colas y ahorrando unos cuantos euros. 


1. El Free Tour

Normalmente es la mejor opción para conocer el centro sin estrés, aprender de la historia y la cultura y que te pongan los dientes largos para hacer alguna excursión con ellos. Nosotros nos decantamos por dejar las maletas y arrancar aventura con la vista general que duró tres horas y nos dieron ideas para rellenar algunos huecos o conseguir entradas complicadas. Es necesario reservar plaza y se paga la voluntad. Además si vas más de tres días te darán opciones para hacer alguna excursión chula. Hay muchas operadoras y todas con buenas referencias así que os recomiendo que os decantéis por el que tenga la hora que más os cuadre. 

Free tour por Ámsterdam

2. La casa de Anna Frank

Es, posiblemente, el monumento más recomendable para los peques y que entiendan un acontecimiento tan triste como la invasión nazi. El problema es que la venta de entradas es brutal y no suele haber si no las has comprado con meses. ¡Tranquilos! Tenemos la solución. Al día se empiezan a liberar entradas que han sobrado de teleoperadores y tours. Así que, móvil en mano, actualiza cada poco a diferentes horas del día y podrás reservar la visita en el mismo día con un poco de suerte. Nosotros lo hicimos así y fue fenomenal. La visita va con audioguías y se entra en franjas horarias. Dentro podéis tardar lo que queráis y hay mucha parte de memorial donde podéis entablar una conversación interesante con los peques.

3. Museos y más museos.

Hay una plaza entera llena de ellos, pero ¿Son los ideales para los peques? Aunque suene tentador puede que ver las obras completas de Van Gogh no sea lo que quieran ver los canijos. ¡O sí! Tienes para todos los gustos y las mejores pinacotecas que recogen todo el arte flamenco. El Risk Museum y el Van Gogh son los más populares y debes reservar una mañana o, incluso, el día entero para poder verlos enteros. Pero tenéis otras opciones menos populares pero más divertidas. 

Os recomendamos el MOCO Museum. No es un museo dedicado a los mocos, pero eso molaría. Se trata de un museo creado en una casa típica que recoge exposiciones de arte contemporáneo. Tiene una exposición fija impresionante y las temporales suelen ser de 10. En el bajo además existe una sala donde te puedes meter dentro de la habitación de Van Gogh sacada directamente de la mente de Lichtenstein. También tienen sede en Barcelona. Si te decantas por esta opción te recomendamos que compres las entradas por internet porque te ahorrarás la cola y además unos eurillos. 

4. Cervezas

Sí, Amsterdam s la cuna de la cerveza Heineken así que seguro que os apetece visitar la fábrica. nosotros teníamos un recuerdo de hace muchos años y es totalmente diferente en la actualidad. La Heineken Experience es una de las atracciones turísticas más populares pero es también la más orientada a público joven, más que una visita a la fábrica es más una estancia en un pub. Es una pena. Es cierto que conservan los barriles, la zona de caballos y poco más. La zona de degustación que antaño era un bar con comida y bebida es casi una discoteca. Ojo, las colas son bastante frustrantes, es mejor que reserves entrada on line y ahorrarte la espera. 

Pero si queréis una alternativa razonable y curiosa os recomedamos ir a toamr una cerveza artesana en La cervecera Brouwerij ‘t IJ está en el molino De Gooyer , así además podéis ver un molino sin salir de la ciudad. La encontraréis en Funenkade 7 1018AL. Se pueden reservar catas y visitas en su web. 

5. Diamantes

Los niños tienen una curiosidad nata y ver como hacen y pulen los diamantes puede ser un descargo si os habéis metido muchos museos. En esa misma plaza tenéis una de la fábrica de diamantes Coster, una de las más famosas del mundo. La visita es libre y gratuita  y es aconsejable reservar. Hay varias fábricas más e incluso un museo si os interesa mucho. Esta visita que os recomendamos para hacer con peques es de 30 minutos de duración, un descargo para los canijos. Las otra opción es la fábrica Gassan.

6. Los canales

No podéis abandonar Amsterdam sin dar un paseo en barco por los canales. Muy turístico pero para ellos una aventura. Es más bonito de noche pero tener en cuenta que los servicios cierran pronto acostumbrados a los horarios españoles. Son algo caros, entre 12 y 20 euros dependiendo de la operadora. Salen de los principales puntos turísticos y se puede contratar con combinados. Los más simples son los que se encuentran cerca de la estación central pero también los podéis coger en frente de la casa de Ana Frank o frente a la Heineken Experience. Si contratáis on line tened cuidado de ver cual es su punto de embarque. Suelen durar 75 minutos y algunos incluyen picoteo y vino. 

7. Piérdete por la ciudad.

No sólo las actividades de la guía merecen al pena, arriésgate a explorar, visita los mercadillos, barrios diferentes... con niños el barrio rojo o los cafés no son lo más recomendable pero puede que el Amsterdam familiar te sorprenda para bien. Zonas de tiendas, peatonales, parques, actividades de ocio... Es una ciudad que lo tiene todo. 


¿Quieres saber algo más de la visita? Déjanos un mensaje y te ayudamos a planificar tu viaje. 

¿Qué vas a hacer en Ámsterdam?

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba