BEBÉ FRIKI

lunes, 13 de julio de 2020

Thinking Foods: Cocinando pizzas sanas con niños

Seguro que muchos de vosotros estáis en las mismas circunstancias que nosotros, a los peques les gusta mucho cocinar pero sois unos paquetes. Es más, mi especialidad es la cocina italiana, básicamente porque la pasta es muy fácil de hacer y la innovación sólo está en la salsa que va del tomate con carne picada a la carbonara básica. Y así, junto con una socorrida tortilla de patata mi criatura piensa que soy una excelente cocinera. Por favor, no le saquéis de su error. Por supuesto intentamos inculcarle el amor a la cocina aunque con nuestras dotes y la capacidad creativa de un niño de 7 años nuestro plato estrella ha sido la pizza. Y según el peque hace las “mejores pizzas del mundo” pero luego no se las come nunca porque recurrimos a esas bases congeladas del super que parecen cartón piedra. Pero ahora heos pasado a un nuevo nivel de sofisticación culinaria con el mejor descubrimiento del mundo, las bases de pizzas de Thinking Foods.


No os vamos a engañar, las pizzas tienen fama de ser , alimentariamente hablando, de lo más insalubre de la dieta pero en realidad puedes hacer una pizza sana en casa con paciencia e ingredientes naturales. Otro factor para ello es el tiempo, requiere varios días de preparación de la masa cosa que, objetivamente hablando, es a veces imposible. Pero hemos descubierto esta empresa que hace masas de pizza (que pueden usarse para hacer pan, calzones o incluso originales tostas) y nos han abierto un nuevo mundo de posibilidades. 

Lo primero se encuentran muy fácilmente desde su web donde hay packs que son una maravilla pero también, para los que preferís visitar el comercio físico, están en la sección de congelados del Carrefour, por ejemplo. Las pizzas son tamaño individual pero generosas y además tienen una importante variedad para poder hacer a los peques comer cosas nuevas. Thinking foods es una empresa que se dedica a realizar masas para restaurantes usando siempre un estándar de calidad en sus ingredientes con masas 100% naturales, orgánicas y con Trigos nobles como Espelta, Trigo Sarraceno, Quinoa, o 5 cereales. 

Permiten que de forma segura y rápida se mantengan los estandares de calidad así como a que su forma de amasado sea siempre sencilla y fácil a la hora de ser preparada así que, después de una experiencia en hostelería , las masas de pizzas ideales que sueña todo pizzero llegan a tu casa para poder disfrutar de un producto esponjoso, sabroso pero a la vez muy, pero que muy sano. Por eso nos animamos a probarlas, por eso y para intentar lanzar las pizzas al aire como en las películas y no morir en el intento. 

Hablemos de ingredientes.

Las pizzas que usábamos hasta ahora eran esas que venden en packs que parecen una galleta,  no son las más sanas del mundo porque llevan todo tipo de conservantes y añadidos poco sanos, por eso la idea de hacer pizza los viernes es como el “capricho” de guarrear, la cosa ha cambiado un poco ahora. 

Las bolitas tienen aproximadamente entre 200 y 400 gramos de producto y están listas para descongelar y , tras un pequeño reposo, amasar y cocinar. Eso es bastante cómodo porque con unas horas a temperatura ambiente puedes disponer de la masa lista para trabajar. Y además hace que la cocción de la pizza sea de 5-10 minutos por lo que es muy rápido. 

Permite tener gran variedad como masas de quinoa, espelta, cinco cereales, algas e incluso la pizza de remolacha que triunfa siempre por su color rosa entre los canijos. Esa variedad permite hacer combinaciones infinitas desde las más clásicas a innovar haciendo autenticas locuras. 

Amasar es sencillo ,simplemente dejando caer el propio peso de la pizza tomará la forma que necesitemos y la textura más fina o más gruesa que deseemos darle. Desde ese momento, que no tarda más de 5 minutos y hace las delicias de los canijos, hasta que entre en el horno , comienza la fiesta de la creatividad en la cocina. 

Cocinar con niños 

Muchas veces somos reacios a introducir a los pequeños en la cocina pero en ocasiones hay determinados procesos donde pueden intervenir y disfrutar de “cocinar su propia comida”. Con este tipo de pizzas lo disfrutan el doble porque son participes de todo el proceso de forma segura y divertida. No hay nada mejor que pasar tiempo de calidad con ellos y además puede sacarte de un apuro para no dejarlos solos mientras preparas la comida. 

Mira el paquete

Lo que nos ha llevado a dar el cambio a estas pizzas son tres factores. El primero es que realmente son mucho más sanas. Al mirar la lista de ingredientes nos ha convencido la manera artesanal de su elaboración. Os animamos a echar un ojo a las etiquetas siempre que compréis un producto y así decidir si innovar o incluso cambiar de marca de forma radical como hemos hecho nosotros. 

El segundo factor es que, como hemos mencionado antes, la preparación no lleva mucho tiempo y nos parece de lo más lúdico. 

Y el tercer factor es el precio que es sorprendentemente competitivo y tan insignificante que preferimos huir de esas bases prefabricadas que usábamos hasta ahora. 

¿Están buenas?

No, están deliciosas. Son blandas, tiernas y tienen un sabor delicioso. Aguantan gran cantidad de ingredientes y se doran sin ponerse duras. Podemos elegir además la masa que más nos conviene para el tipo de pizza que queremos crear y hace que la experiencia de cocinarlas sea una fiesta en la cocina. 

La empresa

La empresa tiene sede en Valencia, concretamente en Miramar, y se convirtió en un referente en la hostelería de España donde llevan operando desde 1990. Juntaron fuerzas con Carrefour para que las masas pudieran llegar también al por menor y que los consumidores pudieran tener la opción de comprarlas y hacerlas en sus casas allá por 2017. Y triunfaron, vaya si triunfaron. El sabor, la presentación pero sobre todo los ingredientes naturales las convirtieron en uno de los productos más consumidos y populares de la sección de congelados que es donde nos enamoramos de ellas. 

¿Repetiremos? 

No dudéis que vais avernos preparar muchas pizzas, cuando las haga el peque recurrirá a su especialidad de atún, jamón y salchicha pero también os daremos algún gusto más sano con queso de cabra y cebolla caramelizada o pollo picante alguna noche cuando acabemos derrotados. 

Si no habéis probado estas curiosas “bolas de pizza” y os topáis con ellas en el super no dudéis en darles una oportunidad, son cómodas, rápidas de hacer y mucho más prácticas para almacenar en el congelador. Comer rico no es sinónimo de no comer sano. ¡Una pizza no amarga a nadie de vez en cuando!

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba