BEBÉ FRIKI

miércoles, 22 de enero de 2020

Reivindiquemos las video cámaras

Apelo a vuestros recuerdos de la infancia. Recuerda a tus padres el día de reyes, en el cumpleaños o en tu comunión. Con un bicho colgado al hombro, una grabadora que pesaba 30 kilos y un montón de cables. Las grabaciones iban directamente a un aparato grabador de vídeo y el enfoque era manual. Sólo sabías si quedaba bien cuando llegabas a casa y lo enchufabas a la tele para ver el recién grabado vídeo.Después seguro que de pequeño te dejaron grabar las vacaciones con las primeras cámaras "digitales" donde había una pequeña cinta que te dejaba previsualizar a la cámara y que luego pasabas al VHS con el vídeo de casa. El colmo de la modernidad. Siempre pensando si pasar por el arco de los aviones podría destruir los recuerdos de tus viajes. O incluso puede que estos objetos, que eran de puro lujo no llegaran a tu hogar hasta mucho más adelante. Luego desapareció  la vídeo cámara.


Ahora tenemos móviles.

Los móviles sustituyen las viejas tecnologías con una serie de ópticas y prestaciones que, si bien no son todo lo buenas que podrían ser, son cómodos y están siempre a mano. Tenemos fotos y recuerdos en vídeo de toda nuestra vida, es raro el día que no saques una foto, de lo que sea, antes llevabas un carrete de 24 fotos para todas las vacaciones. También es habitual  que los móviles mueran. Y cuando eso pasa la mitad de las veces no has hecho copia de seguridad de tus fotos y vídeos en meses. El disgusto te lo llevas pero una vez sustituido por una gama superior se te vuelve a olvidar copiarlo hasta la siguiente desgracia. Al final tenemos un montón de recuerdos que no pasan al formato físico, que no reproducimos en la tele o vemos en un álbum y que, por lo que sea, pueden ser destruidos cuando el disco duro muera o nos roben el móvil.

De un tiempo a esta parte habréis notado que han vuelto a ponerse de moda las cámaras de fotos. La capacidad de estas de modificarse, cambiar, su fácil uso y el precio asequible ha hecho que recuperemos las cámaras reflex y las saquemos en ocasiones especiales. Fotos con luminosidad, con zoom y que desde luego hacen más felices los recuerdos de esa actuación del cole o de ese viaje especial. Y es cierto que todas ellas graban vídeo y volvemos a hacer lo mismo, confiarnos a que entre el móvil y la cámara de fotos podemos sustituir esas imágenes móviles que recogerán sus primeros pasos o la primera palabra.

Por fortuna las vídeo cámaras han cambiado, como pasó con las cámaras de fotos son cada vez más compactas, tienen mucha autonomía, son cómodas de transportar, más fáciles de usar y además una resolución única sin saltos de zoom como en las reflex o vídeos oscuro de noche como en el móvil. Sin olvidar la gran batalla perdida de los móviles y las cámaras de fotos que son los micrófonos de nueva generación, direccionales y perfectos para evitar que se cuelen los ruidos no deseados o se nos oiga, como orgullosos padres, reír o preguntar a un volumen desorbitado. Incluso algunos fabricantes tienen opticas de Leica, una maravilla que supera cualquier óptica del mercado de móviles.

Ahora es posible grabar no sólo en HD, también en 4 K desde que se presentó allá por 2006 el primer dispositivo capaz de hacerlo. Un avance que del ámbito profesional pasó al doméstico consiguiendo que con un poco de maña hasta la persona más tecno lerda pueda grabar y editar sus vídeos con los efectos y calidades que más les guste. Cosas que antes no podríamos ni soñar y que ahora pueden hacer que los tediosos vídeos de horas de vacaciones tengan su versión divertida, su versión compartible en redes y , por supuesto, su versión integra para toda la familia.

Igual que nos pasamos a las cámaras reflex y viendo los tamaños de las nuevas cámaras y su autonomía estamos bastante seguros que para el próximo viaje nos haremos con una porque queremos tener recuerdos de película, en alta definición y que nos duren toda la vida. 


Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba