BEBÉ FRIKI

viernes, 21 de agosto de 2015

Yo soy... Cabezón

Debo decir que mis rasgos más característicos no son precisamente mi trepidanle belleza y mi simpatía desbordante. Si preguntas por ahí ten dirán que es precisamente lo cabezón y pesado que puedo llegar a ser.

Ojo, ser pesado no es malo. Casi todos los niños son un poco cansinos. A algunos les da por ver mil veces Frozen y a otros por repetir palabras como psicópatas. A mi me da por las rutinas básicas. Y si me las cambian me enfado.

Por ejemplo, hace poco empezamos a rezar a los angelitos de encima de la cama. ¿Todo bien? No. Se reza el "Ángel de la guarda" DOS VECES, y luego el Cuatro esquinitas. Ni de broma voy a hacerlo una o saltarme el final. Y luego dos besitos y a dormir.

El otro día mi padre dijo "dulce de leche" en lugar de "dulce compañía" y le monté un pollo de impresión. No es así y listo.

Además cuando corrijo soy la mar de contundente. Vamos, que me enfado. Y me pillo rebotes de dimensiones apoteósicas. 

Creo que eso lo he enredado de mamá que sostiene que siempre tiene la razón (excepto cuando la tengo yo, claro)

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba