BEBÉ FRIKI

jueves, 21 de mayo de 2015

La granja

Posiblemente sea El Niño más feliz del mundo aunque sea más de ciudad que el asfalto... Pero eso no cuenta el día que me llevaron a asilvestrarme al campo.

Mi "buelo" tiene un amigo en Zaragoza que tiene "pipis". No uno ni dos, cienes y cienes de "pipis", todos en una nave super grande para poder jugar con ellos. Estoy bastante seguro de que ese no es el objetivo principal pero me vale.

Pues allí me planté yo a ver a los "pipis" y fue llegar y emocionarme. Intentar cogerlos, jugar con ellos, perseguirles, acariciarles, y reírme como un poseso. Lo juro, unas risas descomunales cada vez que se escapaban. Cosa mala.
Después de tanta emoción me llevaron a ver un caballo. Muy bonito pero lo que realmente me gustó fue Canela, el pony. 

Dicen que todos los nenes de pequeños piden a los Reyes un pony, pues allí lo tenían. Y al principio no te creas pero después... Después me vi poseído por el espíritu de John Wayne y no había quien me bajara del cuadrúpedo. 

Así que fui hasta la casa en pony y luego jugué con todo lo motorizado que había por allí, triciclos, monopatines, bicis... 

Después merendamos otra vez con los pollos antes de volver a la capi.

Montar en el coche y caer destrozado fue todo uno.

La sorpresa vino al llegar a casa, allí descubrí que habíamos secuestrado a nuestras primeras mascotas. Pero eso es otra historia...





Canción: Un Buen Recuerdo - La Granja


2 comentarios :

  1. Ohh que chulada de sitio!! Ya se le ve en la carita que esta encantado!

    ResponderEliminar
  2. Y lo mejor es que ningún pollo salió dañado de su visita 😅

    ResponderEliminar

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba