BEBÉ FRIKI

miércoles, 31 de julio de 2013

El cambiador, ese gran invento...

Mi madre tiene una crisis. Cuando estoy en la cuna perreando para qué me coja se asoma como sí estuviera en un pozo muy hondo y le fuera imposible alcanzarme. En la pisci, para cogerme del suelo, inicia una maniobra de levantamiento en tres tandas acompañadas de resoplidos y mugidos. Incluso cuando me viste o cambia en pañal se le salta una lagrimita que nada tiene que ver con lo mono que soy.

Lo que le pasa a mamá se llama clínicamente: "estar desriñonada".

La verdad es que no creo que haya una medicina para eso, bueno, ponerme a dieta pero eso no va a pasar... Pero ha encontrado algo para paliar ese peculiar dolor punzante en los riñones: el cambiador.

En casa no tenemos, me cambian en la cama, pero en la cuna de viaje hay uno. No iba a montarlo pero al final se decidió y su vida cambió a mejor. Entre sus muchas funcionalidades está la de mantenerme a una altura manipulable pero lo que más fascina a mi mamá es la correa. 

Mi mamá es un despiste así que cuando no se olvida de algo me pone en un lugar seguro - porque dice que soy muy peligroso - y luego me recupera. De este modo me echa el cinturón y se va más tranquila. 

¡Las cosas que inventan!

A este paso va a comprarse uno para Madrid que está en fase consumista...

Canción: Changes - David Bowie

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba