BEBÉ FRIKI

lunes, 3 de agosto de 2020

Normas en las playas en tiempos de coronavirus

Este año no está siendo un verano normal. Seguro que muchos tenéis vacaciones en agosto y aún os estáis pensando si ir a la playa, a un hotel rural o si quedaros en casa. No podemos ayudaros en esta difícil elección pero si daros algunas pistas sobre las normas y condiciones que podéis encontrar en las playas españolas en este peculiar verano de 2020. 


En primer lugar aclarar que cada municipio posee su propia normativa en cuestión de playas por lo que lo que sucede en una playa como por ejemplo en Benidorm , no aplica a la playa más cercana, por eso intentaremos recopilar todos los escenarios posibles para que tengáis a mano algunas de las cosas que os pueden pasar este año en la visita a la playa.

1. Aforos y acceso. 

El principal problema de las playas son los controles de acceso y los sistemas para controlar el aforo. Si se trata de playas pequeñas con mucha afluencia de gente o playas de grandes ciudades os podéis encontrar con controles de aforo con reserva previa, con horarios limitados, con turnos de mañana o tarde. La mejor manera de saberlo es mirar los carteles de las playas antes para planear las visitas. 

Algunas necesitas reservarlas el día antes o incluso con varios días. Disponen de accesos limitados para poder controlar las reservas y además el desalojo. En los sitios con mucha afluencia han distribuido en dos los horarios de forma que puedes ir por la mañana o por la tarde y se aprovecha para limpiar a medio día. Otras no limitan el tiempo de estancia pero si cierran a la noche y verifican que se abandone el recinto con cordones policiales, personal extra e incluso drones. El permanecer en la playa con horarios limitados tiene pena de multa. 

Otro consejito es que no apuréis la salida. A la hora de salir se forman tapones y colas donde la distancia de seguridad se respeta poco o nada entre los niños, las sillas, las sombrillas y los chiringuitos varios. Además la higiene en las zonas de duchas y las aglomeraciones son malas combinaciones. 

Es normal que las playas hayan limitado los accesos y , por ejemplo, tengan algunos de entrada y otros de salida o sólo se pueda entrar por una zona concreta para limitar y controlar la gente que hay en el recinto. Hay algunos municipios que han habilitado apps y webs para que sepas el estado de ocupación de las playas a tiempo real. Puedes consultar el listado en este post de Viajar Despeina.


2. Los vigilantes de “playa segura”

En las playas han aparecido nuevos seres que se encargan de vigilar y mediar en los pequeños conflictos en la arena. Las normas básicas son  de sentid común pero a veces se necesita un poco de ayuda. Se encargan de controlar las distancias de seguridad y el uso de mascarillas. Sus funciones son  verificar que: 

- Las sombrillas y los grupos no estén muy pegados. 2 metros de distancia entre ellos. 

- La distancia de la primera línea no esté muy pegada al mar. Mínimo de 2,5 metros. 

- Que la gente que pasee por la orilla lleve mascarilla. Aunque el baño y la estancia estática en las sombrillas permiten quitarnos el dichoso complemento si decides que quieres dar un paseo por la orilla si debes llevarlo. 

- El uso de elementos prohibidos en las playas. En algunos municipios se han limitado el uso de colchonetas, palas, pelotas y demás en la zona de baño y en la orilla pero este dato es muy variable y debes mirarlo en el cartel informativo de cada playa. 


3. Los usos de elementos comunes de la playa.

Dependiendo de tu destino puedes encontrarte con varios escenarios: que hayan cerrado duchas y grifos para limpiar los pies, que estén abiertos sólo en las plataformas de salida de las playas y no en las de entrada o que estén totalmente abiertos.

Esta es la zona más peligrosa de la playa en cuanto a contacto con otros bañistas ya que aunque hay playas que han instalado una señalización para indicar que sólo se usen estos elementos de uno en uno hay gente que considera que pueden meterse y usarlos con otros usuarios que no son de su núcleo familiar. En resumen, controlad que no se os ponga nadie delante o emplead argucias para que la ducha “extra” esté bloqueada mientras la usáis o no respetarán su distancia de seguridad. 


4. Sentido común. 

Este año estamos improvisando mucho pero si que hay cosas que podemos implementar después de analizar un poco la situación en las playas y hay varios trucos que queremos compartir. 

Si este año podéis eliminar el picoteo de la playa mucho mejor, en su defecto usad envases individuales para cada persona y nunca compartáis las mismas botellas. 

Evitad que los niños jueguen en la orilla, la gente pasa para bañarse y paseando así que es la zona más peligrosa de contagio de toda la playa. 

Usad elementos de contención para las sombrillas ajenas como marcar el perímetro de seguridad con murallas o agujeros, es de lo más disuasorio. 

Evita fumar o ponerte en zonas donde fumen. En muchas zonas está ya prohibido pero si no lo está recuerda que hay estudios que dicen que el virus se mantienen suspendido en el aire mucho más si se difunde con el tabaco.

Siempre ve calzado. Ten en cuenta que debes tener las mismas precauciones que cuando sales a la calle, lleva chanclas en máximo tiempo que puedas y sobre todo en las zonas de duchas. 


Espero que hayamos solucionado alguna de vuestras dudas y recordad cuidaros mucho a vosotros y a los vuestros.

Publicar un comentario

SIGUENOS EN INSTAGRAM

 
Arriba